Las Naciones Unidas y los países subdesarrollados

MC
/ 16 de diciembre de 2018
/ 02:47 am
Síguenos
01234

Más

Por: Lic. Gustavo Adolfo Milla Bermúdez

Honduras es un país miembro de la Organización de las Naciones Unidas, y como ser miembro le toca participar en casi todos los foros, en lo cual intervienen otros países, para exponer sus ideas, sus conocimientos y sus necesidades que necesitan de la cooperación de otras naciones.

En la Asamblea General de las Naciones Unidas hacen uso de la palabra cada uno de sus representantes o delegados. Expresando sus motivos y problemas de carácter político, económico y sociales.

Qué sucede con los países subdesarrollados, desarticulados e invertebrados. Se da el caso que cuando estos países les toca su intervención, los pises grandes no asisten, pues no interesa n las exposiciones de ninguna nación pequeña. El que escribe fue delegado por varios años.

Ojo, no estoy inculpando a la organización en sí, sino a los países poderosos, que no le dan importancia a los países sardinas.

En la Asamblea General de las Naciones Unidas asisten las grandes potencias. En ello hacen oír su voz, naciones que tienen varios siglos de existencia y tienen un alto desarrollo cultural y económico, y estados que nacieron ayer, y que acusan grandes carencias como los jóvenes países centroamericanos y del Caribe, y como también los estados africanos. No hay problema que preocupe hondamente a los pueblos, que haya sido planteado con entera libertad ante la conciencia universal. Hoy en día lo que nos preocupa en el continente latinoamericano es el surgimiento del socialismo de siglo XXI, que deberían todos los países miembros ante las Naciones Unidas para luchar porque no prospera ese desequilibrio psicológico-político. Los fenómenos políticos son fenómenos psíquicos, obedecen a reacciones psicológicas de gobernantes y gobernados.

Por ello la obra intelectual, política y económica, en todos los aspectos de las Naciones Unidas, forman un inmenso acervo documental.

No se había realizado en ninguna otra época de la historia. Hoy por hoy, el peor sufrimiento es el temor a la inseguridad que aqueja a la humanidad. Esperamos que cuando se serenen las pasiones políticas, se disponga de un lugar decente para vivir en armonía y en paz.

Dijo un gran hombre un día, todo lo llevamos expuesto sobre la fornicación de las Naciones Unidas, nos lleva a esta conclusión: Llegar un día en todos los pueblos logren una convivencia universal, pacífica y segura, libres del temor y la miseria… Ojalá que no sea sobre los escombros de su vida social. .El hombre para sobrevivir tendrá que poner una mayor atención en las formas políticas y económicas. El futuro de la ciencia política encierra la solución de estos problemas. Por ello, más que esquemas políticos formales, esta disciplina ahonda la naturaleza social del hombre, explica su conducta y la encausa en los derroteros naturales de su propia naturaleza. Por ello la ciencia política es la ciencia del devenir histórico.

Una crisis del poder, es una crisis de civismo, o sea, en último término, una crisis del hombre.

Comprender al hombre como un fragmento de la humanidad es admirarlo y temerle al mismo tiempo. El hombre no acaba de comprender que su vida sobre la tierra es limitada, y hasta que se canse el sol, continuará pensando que es inmortal.

Por ello ningún gobierno o Presidente como el abogado Juan Orlando Hernández que preside los tres poderes del Estado, no tiene la potestad y el derecho de hacer ensayos peligrosos que puedan poner en peligro la vida del pueblo, como tampoco tiene derecho a cometer los groseros errores que la ignorancia o la ceguera política lo obliguen a realizar.

La soberanía nacional, como la división de poderes, como las declaraciones del hombre y del ciudadano, como otras instituciones políticas, está obligado a respetar si es hombre con dignidad, ética y moral y respetando los cañones de la democracia y la libertad en que vive el pueblo.

Luchemos por una patria como la soñaron nuestros próceres.

Que Dios salve Honduras.

E-mail: ga-milla@hotmail.com

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América