Policía decomisa cajas de balas “superpoderosas”

MC
/ 17 de diciembre de 2018
/ 05:00 am
Síguenos
01234

Más

“Descanse en paz” o la abreviatura R.I.P, de “Requiescat In Pace”, en Latín, es el nombre que identifica a un tipo de bala altamente destructiva que se está comercializando de manera clandestina en Honduras.

Con este tipo de municiones se estaría acabando con la vida de habitantes a nivel nacional, en momentos en que las cifras de muertes violentas han disminuido, según las estadísticas oficiales.

Hace unas semanas, miembros de agencias de investigación y seguridad del Estado, encabezada por la Policía Nacional, hicieron un decomiso de varias cajas de balas R.I.P, pero la acción no trascendió, según fuentes policiales que conocieron sobre esa incautación en el norte y atlántico del país.

En el importante decomiso también participó la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC) del Ministerio Público (MP).

Se conoció por agentes de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) que una de las incautaciones se realizó en el departamento de Islas de la Bahía. Posteriormente hubo escenas criminales en donde se encontraron esparcidos los casquillos de este tipo de balas, además de operativos en donde perdieron la vida algunas personas en el norte y centro del país.

Una de esas víctimas fue identificada como supuesto miembro de la Pandilla 18, quien fue ultimado en Tegucigalpa con “Balas R.I.P.”, pero no sé reveló mayores detalles, ya que se prosigue con la investigación.

DESTROZO INSTANTÁNEO

R.I.P es el nombre comercial que resume el grado de penetración que tiene esta clase de munición, que direccionada hacia cualquier objetivo, causaría irremediables daños. En varias zonas del área central y norte de Honduras ya se han encontrado en escenas de crimen, por lo que hay casos de muertes violentas, aún no esclarecidas en donde se usó esta munición, según agentes policiales cercanos a casos relacionados con maras y pandillas.

Un solo de estos pertrechos de metal puede destrozar instantáneamente los órganos vitales y huesos con un solo disparo, a diferencia de otras balas explosivas que en su trayectoria dejan heridas y daños menores, aún cuando dejan orificio de salida.

Las RIP, en cambio, pueden salir del cuerpo, pero dejan a su paso las nueve esquirlas puntiagudas demoledoras, por eso es prohibida su comercialización en varios países del mundo y Honduras no es la excepción.

En un stand de La Armería de Honduras, se le consultó a personal de esta empresa autorizada para la venta de armas y municiones en el país, sobre la forma de adquirir la munición RIP para arma calibre 9 milímetros.

Respondieron que no era producto que ofertan en las clasificaciones de municiones fuego anular (el primer tipo de cartucho metálico práctico), fuego central (balas más frecuentes) y municiones para escopetas de todo tipo, incluyendo para cacería.

VENTA EN MERCADO “NEGRO”

Si bien, en Honduras no se venden oficialmente, el mercado negro ya intentó no solo comercializarlas, sino usarlas. Las balas RIP hasta poseen este sugestivo nombre a nivel de mercadeo, lo que ha permitido que el producto sea uno de los más cotizados en el mercado legal en los Estados Unidos e ilegal en los demás países de América.

Incluso, en la caja hasta trae dedicatoria a los amantes de las armas y de este tipo de municiones potentes. Sumado a ello esta frase: “The last round you’ll ever need” que traducido al español significa “La última ronda que necesitarás”.

Esta leyenda aparece escrita en una caja de 20 balas, lo que ha generado ventas y mayor publicidad, inclusive por redes sociales, en donde se venden con la marca “R.I.P.”, “Radically Invasive Proyectile” o Proyectil Radicalmente Invasivo.

Según el fabricante G12 Researth, cada caja de balas R.I.P. representa “una ronda de defensa personal que maximiza la disipación de energía en su objetivo”, entiéndase esto como un disparo que no solo penetra el objetivo, sino que dispersa esquirlas puntiagudas adentro de cualquier cuerpo humano, animal o gomas para prácticas de tiro.

“El proyectil R.I.P. está hecho de cobre sólido, creado con los últimos diseños y tecnología de fabricación que cambiará la industria balística”, cita la leyenda en la caja, de tal manera que los interesados en su uso prefieren creer que las siglas R.I.P. es una garantía de confianza, es decir, que persona o animal que reciba el impacto de esta bala debe darse por cruelmente muerto.

PROMOCIÓN EN INTERNET

En varios videos subidos en internet por los “amantes” y expertos en el uso de armas de todo tipo, se pueden ver en “Slow Motion” (o movimiento en cámara lenta), cómo en las pruebas de municiones, sea con fines de “marketing” o para mostrar sus destrezas y fascinación, las balas R.I.P. son la sensación del momento.

En los videos se aprecia la trayectoria y los daños que deja a su paso esta munición, cuando el tirador usa como “blanco” un bloque de gel o goma para estos propósitos, en donde además la velocidad de la bala, está a punto de salir del objetivo.

La Convención de La Haya prohíbe este tipo de balas de punta hueca, incluso en la guerra. Paradójicamente, estas son legales en países como Estados Unidos, por policías y civiles, según bibliografía en internet.

 

DATOS
En el caso de un ser humano, al recibir una R.I.P., no solo le traspasaría sus órganos vitales, ya que a medio camino la bala estalla en varios pedazos, destruyendo cada órgano en forma radial, a diferencia de otra clase de balas también mortales. Esa diferencia es lo que hace meditar a los entes operadores de la seguridad que, de aumentar el trasiego ilegal de este producto, no solo la víctima podría morir violentamente, sino que las personas que estuviesen a su alrededor también.
¿QUÉ SEÑALA LA LEY?
Según la Ley de Control de Armas de Fuego, Municiones, Explosivos y otros similares son:

1.-ARMAS PERMITIDAS:
-Armas de puño o armas cortas: Los revólveres y pistolas semiautomáticas hasta cero punto cuarenta y cinco pulgadas (0.45), u once puntos cinco milímetros (11.5) de calibre.
-Armas de hombro o armas largas: Fusiles y carabinas de acción mecánica y semiautomática, hasta cero punto trescientos ocho pulgadas (0.308) de calibre o cero punto treinta cero seis (0.30-06) de calibre.
-Escopetas de acción mecánica o semiautomática de los calibres diez (10), doce (12), dieciséis (16), veinte (20), y cero punto cuatrocientos diez (0.410), siempre que el cañón no sea menor de dieciocho (18) pulgadas.
Bajo las disposiciones de esta ley, las personas naturales o jurídicas podrán ser únicamente propietarios de hasta un máximo de tres (3) armas de fuego a su escogencia entre los tipos de arma y calibres permitidos en esta Ley, salvo las excepciones que expresamente señale la presente Ley.

2.-MUNICIONES PROHIBIDAS
-Las que no correspondan a los calibres de armas cuyo uso es permitido por esta Ley.
-Las que no sean adquiridas o importadas por medio de La Armería.
-Las que no ostenten ningún tipo de marcaje, aquellos cuyo proyectil u ojiva ha sido alterada o modificada para expandirse, explotar o contengan sustancias venenosas o tóxicas.
-Los proyectiles modificados con una carga propulsora mayor para alcanzar más velocidad y poder de penetración o expansión.
-Aquellas, cuyo calibre no pueda precisarse o identificarse como de uso permitido.
-Proyectiles perforantes de chalecos antibalas o blindajes explosivos pre fragmentados o no contemplados como permitidos.

Municiones “RIP” para diversas armas
1. R.I.P. 380 ACP
2. R.I.P. 9 MM
3. R.I.P. 357 SIG
4. R.I. P. 40 S&W
5. R.I.P. 10 MM
6. R.I. P ACP
7. R.I. P. 12 GA SHUTGON
©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América