Democracia y estabilidad gubernamental

MC
/ 18 de diciembre de 2018
/ 01:02 am
Síguenos
01234

Más

Por Nery Alexis Gaitán
ngaitan@yahoo.com

Desde siempre estamos claros que hay que defender nuestro sistema democrático. Ello garantiza la tranquilidad y paz social. De esa forma nos encaminamos al desarrollo del país que todos deseamos.

Pero es necesario que se fortalezcan las instituciones democráticas para afianzar la convivencia nacional. Y, sobre todo, que el sistema de justicia se siga depurando hasta que se apliquen las leyes como debe ser sin importar quien caiga.

Y es que en Honduras, la plaga endémica que ha condenado la población a la miseria, se llama corrupción. La cual se ha enraizado en todos los estratos de la sociedad. No están lejanos los tiempos en que no se encausaba a nadie por actos de corrupción. En la actualidad, y hay que admitirlo, se ha empezado una lucha frontal contra la corrupción misma, la cual debe seguir hasta las últimas consecuencias.

Los políticos deben entender que los tiempos han cambiado y que ya no pueden seguir alimentando la corrupción. Ahora hay entes fiscalizadores que están empezando a pedirles cuentas a toda clase de empleados y funcionarios públicos. Eso ha fortalecido nuestra democracia.

Sin embargo, hay políticos que se especializan en querer desestabilizar nuestro sistema de vida. Ellos, con una trayectoria de corrupción que es innegable, andan en busca de desestabilizar la actual administración gubernamental, con el Presidente Juan Orlando Hernández al frente.

La agenda de estos políticos de oposición busca asirse de cualquier circunstancia verdadera o no, para sembrar caos en el país.

No participaron en el diálogo político dándole la espalda a los intereses de Honduras. Piden que JOH renuncie y lo desconocen como Presidente, nada más cínico de su parte porque avalaron el proceso electoral que dio el triunfo a los nacionalistas.

Ahora quieren vincular los actos personales de un hermano del Presidente con la administración gubernamental. Nada más alejado de la verdad. Por un lado el mandatario fue claro al afirmar que él no está defendiendo a nadie que haya violentado la ley. Y por otro lado, los opositores clamaban a los Estados Unidos para que le pidiera cuentas al Presidente y se adelantaran las próximas elecciones, pero se dieron con la piedra en los dientes.

La administración norteamericana dejó en claro que no vincula al gobierno con los actos de una persona, aunque sea parte de la familia del Presidente. Al contrario, lo apoyan en su gestión. “A pesar de los retos que enfrentó Honduras este año, no podemos dejar de reconocer que el país ha tenido importantes avances en diferentes áreas como la mayor participación ciudadana en la lucha contra la corrupción e impunidad, la seguridad, el fortalecimiento de las instituciones y el diálogo nacional… Los Estados Unidos, como amigo, socio y aliado de Honduras, seguirá trabajando hombro a hombro con el pueblo hondureño, el gobierno del Presidente Hernández, la sociedad civil, la empresa privada y los gobiernos locales para lograr un presente y un futuro pacífico, unido, democrático, seguro y próspero en bienestar del pueblo hondureño, que tanto lo merece”.

Esta larga cita es para evidenciar que si extranjeros abogan por la prosperidad y la paz en nuestro país, ¿por qué los políticos del populismo izquierdista no pueden hacer lo mismo?, ¿por qué solo males le generan al pueblo hondureño?, ¿algún día van a colocar los intereses de Honduras de primero?

Es en verdad lamentable cómo estos políticos no descansan en su indigna tarea de querer desestabilizar nuestra democracia y de paso al gobierno nacionalista. Es hora de que el pueblo hondureño empiece a repudiar a estos políticos, como en realidad lo está haciendo, que solo intranquilidad social prometen.

Los hondureños somos un pueblo noble y merecemos vivir en paz. ¡Rechacemos a los políticos oportunistas que solamente velan por sus intereses!

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América