COMPITEN POR EL ESCASO TRABAJO

MC
/ 20 de diciembre de 2018
/ 12:15 am
Síguenos
01234
COMPITEN POR EL ESCASO TRABAJO

Más

AHORA que están en esas rondas de negociación del salario mínimo este otro tema de la desocupación –y de paso la educación como requisito para obtener empleo– debiese ser motivo del debate entre gobierno, empresarios y trabajadores. Esta noticia no es nada alentadora: “La necesidad de obtener ingresos para comprar sus estrenos y ayudar a la economía del hogar en esta víspera de Navidad y Año Nuevo, empuja a que muchos profesionales universitarios de diversas carreras disputen los empleos temporales con egresados de colegios”. “Entre los que tienen títulos de educación superior hay arquitectos, ingenieros en sistemas, periodistas, profesionales del derecho, economistas y pedagogos que, incluso, cuentan con una maestría”. “Sin embargo, ese currículo no les da ventaja a la hora de obtener la plaza de trabajo, ya que debido a su formación académica, su aspiración salarial es superior a la de un joven con educación media, que por lo general termina siendo el contratado”.

Lo anterior es perturbador. Pero también lo es que no hay discusión alguna en esas altas esferas ministeriales, ni en el Consejo de Educación Superior, ni en las comisiones especiales que regulan otros aspectos de la enseñanza, sobre la naturaleza del sistema educativo. ¿Si las carreras que enseñan en las universidades, como el volumen de alumnos que se matriculan en procura de su título, sea lo que demanda el mercado laboral? O yendo más allá, ¿si los colegios y universidades sacan los graduados que el país requiere para remontar el atraso estructural que padece? Ya días, en el Consejo Laureate de Unitec, que integramos, planteamos esta disyuntiva. (Con todo y que esta universidad es una de las que ha creado, en base a estudios serios de investigación, para ofrecer a sus altas solicitudes de ingreso, mayor cantidad de carreras acopladas a la demanda laboral del mercado). Sin embargo, ¿qué discuten en esos espacios de evaluación de carreras y currículos académicos, los rectores de las distintas universidades? ¿Se ha planteado examinación alguna de esta encrucijada en que se encuentra el país a nivel de los más altos funcionarios gubernamentales responsables de la calidad educativa? Se desconoce si ello –el meollo del problema educativo– siquiera ha sido objeto de análisis en esos foros donde se dictan las políticas nacionales sobre la materia. Hasta que no se hagan esfuerzos por enderezar lo que anda a la deriva o por lo menos encauzar lo que camina sin brújula u orientación, continuará el país lamentando la vergüenza de estos guarismos deprimentes.

“De acuerdo a un estudio realizado por el Observatorio de la UPNFM, alrededor del 30 por ciento del total de graduados en los colegios culminaron sus estudios con excelencia académica, pero solo un 10 por ciento de ellos tienen la posibilidad de estudiar en las universidades”. ¿Y si lo hacen, de qué les sirve cuando egresan titulados si no hay plazas en el mercado laboral? Este es otro dato aterrador: La Facultad de Ciencias Económicas de la UNAH revela en un estudio que de la Población Económicamente Activa (PEA), solo el 50 por ciento cuenta con un empleo”. Dos fenómenos que en su coalescencia hacen mucho más complicada la posibilidad del país de salir de su secular rezagamiento.

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América