México, USA y Centroamérica

MC
/ 21 de diciembre de 2018
/ 01:12 am
Síguenos
01234

Más

Por Juan Ramón Martínez

2018 no ha sido uno de los años mejores. Empezamos con el desacuerdo político, afortunadamente menguado, aunque no resuelto del todo. Ello nos da esperanzas para el futuro. La situación económica se resintió con la inestabilidad y el desacuerdo. Y como consecuencia de la contracción, el desempleo ha aumentado y la pobreza se ha acercado silenciosamente a muchos hogares.

Por encima de estas realidades que debemos evitar en el futuro, han operado circunstancias incontrolables. Algunas positivas, otras negativas. En las primeras, la reducción de los precios del petróleo, aunque con tendencias alcistas al principio, al final ha cerrado a menos de 50 dólares el barril. Gracias al gobierno y a los empresarios, han aumentado las exportaciones, mejorando nuestra balanza comercial global. Pero, ha pesado más lo negativo. La lucha comercial entre las grandes economías, nos ha afectado, especialmente en dos sectores: el precio del café y el tema de la inmigración hacia Estados Unidos, fuente de la mayor parte de nuestras remesas. En lo primero, hay una sobreoferta del grano, tanto por el mejoramiento de las plantaciones, así como por el ingreso de la producción de Vietnam, bajando los precios.

En lo negativo, el tema de la inmigración nos ha estremecido. Porque la movilización de los inmigrantes antes sigilosa, sin retar a las autoridades de USA, pasó a una mediática que, alarmó justificadamente a las autoridades estadounidenses. Hemos sido testigos de acontecimientos dolorosos; pero también, de expresiones de solidaridad, especialmente de México y de muchos líderes estadounidenses que, muestran gran sensibilidad ante las dificultades que exaltan los nervios de los compatriotas más ansiosos que, sin valorar el peligro, exponen sus vidas en una ruta cargada de incertidumbres.

Cerramos con una nota positiva. Vienen aires esperanzadores. El nuevo gobierno de México, presidido por López Obrador y especialmente su canciller Marcelo Ebrard, vinculado emocionalmente con Honduras, ha tomado conciencia de nuestros problemas, y ha levantado su voz, alentándonos y dándonos confianza que, no estamos solos. Ellos, de alguna manera han influido sobre el presidente Trump, en vista que la solidaridad mexicana, nos volvió visibles ante los teóricos políticos de Estados Unidos. La última declaración de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, es muy buena y esperanzadora, y vale la pena glosarla en lo que cabe en esta columna.

En primer lugar los dos países, “México y los Estados Unidos buscan continuar modernizando nuestra cooperación bilateral para reflejar los cambios en el mundo y asegurar que nuestros ciudadanos se beneficien directamente”. Y van más adelante, cuando afirman que “estamos comprometidos a promover un fuerte crecimiento económico regional, empleos mejor remunerados y mayores oportunidades para todos nuestros ciudadanos”.

Y no se quedan solo en palabras. Los dos países, “hoy se comprometen a fortalecer y ampliar nuestra cooperación bilateral para fomentar el desarrollo económico y aumentar la inversión en el sur de México y Centroamérica, para crear una zona de prosperidad. Ambos países reconocen los fuertes vínculos entre el crecimiento económico en el sur de México y el éxito de la promoción de la prosperidad, el buen gobierno y la seguridad en Centroamérica. Estados Unidos recibe con beneplácito el nuevo Plan de Desarrollo Integral lanzado por el gobierno de México en conjunto con los gobiernos de El Salvador, Guatemala y Honduras para promover estos objetivos. México y los Estados Unidos liderarán el trabajo con socios regionales e internacionales para construir una Centroamérica más próspera y segura, y así abordar las causas subyacentes de la migración con el objetivo de que los ciudadanos puedan construir mejores vidas para ellos y sus familias en casa”. Y se compromete Estados Unidos a aportar $5,800 millones de dólares para reformar instituciones y desarrollo económico en nuestra región. Y sin excluir el sector privado. México por su parte, compromete $ 25 mil millones para los próximos cinco años.

Dan una fecha: fines de enero de 2019, para acordar un marco estratégico de cooperación en Centroamérica. Para lo cual, anuncian una cumbre, para la que, debemos prepararnos. ¡Albricias! Creo que esta es la mejor noticia del año. Lo que hace falta es que, nos pongamos de pie. Y ante el apoyo externo movilicemos lo mejor de nosotros, deponiendo diferencias y trabajando en favor del país, forjando una gran alianza para la prosperidad con México y los Estados Unidos. Mejor las inversiones en la región.

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América