La propuesta de la UNAH

MC
/ 22 de diciembre de 2018
/ 12:42 am
Síguenos
01234

Más

Por: Julio Raudales*

Ya el Latinobarómetro había indicado en 2017, que el mayor reto que enfrentamos los hondureños es encontrar un empleo que satisfaga mínimamente nuestras expectativas de vida.

Dicha percepción quedó comprobada en el estudio que esta semana presentó el Departamento de Economía de la UNAH. No cabe duda, la razón principal de que 500 compatriotas se vayan cada día del país, el clima de ingobernabilidad y desamparo que respiramos, la confrontación social y el desaliento generalizado, encuentran su causa principal en la imposibilidad que tiene la gente para obtener un ingreso necesario para vivir bien.

El estudio señala las causas para la precariedad que enfrentan los trabajadores en Honduras: Una estructura demográfica incoherente con la realidad del siglo XXI y la inexistencia de una política social integradora y debidamente financiada.

En efecto, las cifras oficiales de las que echa mano el trabajo de los académicos, muestran que entre 1988 y 2018, es decir en 30 años, hemos más que duplicado nuestra población que pasó de 4.5 millones a 9.1 millones de habitantes, siendo ahora en su mayoría urbana (54.6%), femenina (51.4%) y joven (casi 70% menor de 30 años).

Pero esto no debería ser un problema, a priori la estructura poblacional parece coherente con un panorama adecuado para el desarrollo. ¿Qué es lo que está fallando? El trabajo señala la falta de servicios públicos de calidad en el sector rural y la consecuente migración del campo a la ciudad, la poca integración de la mujer al mercado laboral y la baja escolaridad, como los elementos que mayormente explican la aguda problemática del trabajo precario en el país.

Lo interesante del documento es que los profesores del Departamento de Economía de la UNAH nos hacen una propuesta basada en las características poblacionales y en las limitantes encontradas, para la generación de empleo de calidad en el mediano plazo.

Lo primero es volver al agro. A pesar de que el mundo del siglo XXI nos deja claro que los empleos agrícolas son los menos rentables, es evidente que nuestro país tiene una deuda con la producción alimentaria que es necesario subsanar.

En 1970, la población hondureña era de 2.7 millones de habitantes y su hato ganadero de 2.2 millones, para el 2018 nos hemos más que triplicado y el hato ganadero no llega a 3 millones de cabezas, lo mismo sucede con la producción de granos básicos y el cultivo de otros bienes alimenticios. Es evidente que la falta de tecnología e incentivos adecuados ha menguado claramente las posibilidades de empleo decente en el sector rural, pese a que uno de cada tres trabajadores se dedica a esas labores.

El segundo gran motor para la generación de empleo digno, según los profesores de la UNAH, es el sector forestal. En la actualidad, casi el 50% de las tierras deshabitadas de Honduras tienen potencial para el desarrollo productivo de los bosques. Países como Chile, Canadá y Noruega, han hecho de la industria maderera, uno de sus principales motores de desarrollo. Lo anterior requiere de la atención prioritaria del gobierno, tanto para el ordenamiento y regulación adecuados, como para facilitar asistencia técnica a quienes se dediquen a esta actividad.

Por ultimo, se puede generar empleo rápido si se desarrolla e incentiva adecuadamente el sector turismo. Está claro que el país tiene el potencial, sin embargo, el tema no se ha abordado con la seriedad necesaria y esto ha provocado que cada vez menos personas quieran visitar nuestro país. Es crucial que se tomen medidas que permitan la formación rápida de personal que dé atención adecuada a los visitantes y echar a andar cuanto antes la estrategia que fuera aprobada hace unos meses.

Los economistas de la UNAH piensan que, si se implementa con seriedad esta iniciativa, podrían generarse unos 800 mil empleos en los próximos 5 años. Lo anterior disminuiría de forma significativa los riesgos que enfrentamos en la actualidad. Es necesaria la reacción urgente de autoridades, empresarios y sociedad en general para que se pueda revertir la situación actual. Es justo reconocer esta iniciativa de la academia, pero nadie podrá hacer por los hondureños lo que no hagamos por nosotros mismos.

*Economista y sociólogo, vicerrector de la UNAH.

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América