La suerte de los paulistas

MC
/ 22 de diciembre de 2018
/ 12:32 am
Síguenos
01234

Más

Por: Carlos López Contreras
Ex Canciller de la República

Según Enrique Krauze (El poder y el delirio), Fidel Castro le pidió al presidente electo de Venezuela, Rómulo Betancourt, que se convirtiera en el tesorero de la revolución en todo el continente, con los ingresos del petróleo. Betancourt le respondió que ese recurso pertenece a los venezolanos. Castro desairado, en represalia le puso la guerrilla y, la primera denuncia del intervencionismo castrista en América Latina provino del gobierno de Betancourt. Poco después, Cuba era suspendida de la Organización de los Estados Americanos.

El Foro de San Pablo junto con el régimen de La Habana adoctrinaron a Hugo Chávez y lo promovieron para presidente de Venezuela quien, desde el poder, puso los petrodólares al servicio de una aventura de predominio regional, no solo financiando campañas políticas de sus afines en el continente sino que, además, afianzando los regímenes de Cuba, Nicaragua y de la misma Venezuela.

La versión latinoamericana del comunismo, después de la implosión del régimen de la Unión Soviética, fue la promoción del socialismo del siglo XXI, que pudo sostenerse y expandirse durante un tiempo, gracias a la bonanza del petróleo. Formaron parte de esa ideología, en mayor o menor grado, los presidentes de Brasil, Uruguay, Bolivia, Paraguay, Ecuador, Argentina y Chile.

A Honduras se trató de incorporarla a esa corriente por medio de la Asociación Bolivariana de nuestros Pueblos de América (ALBA), pero el pueblo hondureño ultrajado por Chávez en nuestro propio suelo, reaccionó adversamente ante el bloque del socialismo del siglo XXI, y culminó con la destitución del presidente Manuel Zelaya por el Congreso Nacional, constituyendo Honduras el límite de la expansión de ese socialismo. En adelante solo conoció la decadencia.

La respuesta del foro de San Pablo — que a la sazón dominaba la OEA– ante su fracaso en Honduras, fue violenta, y por medio de su secretario general, logró la suspensión de Honduras de esa organización, y cerrarle los créditos de las agencias financieras internacionales, incluyendo los ya aprobados del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE). En el ámbito del Sistema de la integración centroamericana (SICA), cerraron el comercio con Honduras por 72 horas para forzar la caída del gobierno, pero los empresarios regionales no resistieron el aislamiento y demandaron reducir el cerco económico a 48 horas.

Es conocido el arreglo negociado entre representantes del expresidente Manuel Zelaya y del presidente Roberto Micheletti, mediante el acuerdo Guaymuras. Pero poco se conoce sobre la suerte de los promotores y acompañantes del Foro de San Pablo.

Fidel Castro falleció de causas naturales y su hermano Raúl asumió el poder en una sucesión dinástica, para luego entregarlo a su heredero político, aunque sigue al frente del Comité Central del Partido Comunista de Cuba; Hugo Chávez y Ernesto Kirchner fallecieron, el primero de cáncer y el segundo de infarto. Ha circulado una fotografía en la que aparecen Chávez, Lula y Kirchner, con un pie de página que dice: “El que quede vivo va preso”. Y Lula cumple 12 años de cárcel por corrupción y su sucesora fue destituida por el Poder Legislativo, como ocurrió en Honduras. El exobispo Fernando Lugo de Paraguay, también fue destituido por el Poder Legislativo en el 2012, sin que Paraguay fuera suspendido de la OEA, ni aislado financieramente. Por su parte, Cristina de Kirchner enfrenta un inminente desafuero para responder por las revelaciones de los cuadernos de las coimas. Rafael Correa dejó el poder y pidió asilo en Bélgica, ante requerimientos de la justicia de Ecuador. Sobre Felipe Calderón trascendió que
en procesos judiciales en Estados Unidos lo mencionan como receptor de sobornos del narcotráfico. Zapatero de España, perdió el poder de modo dramático y dirigentes del PSOE lo señalan como incondicional del régimen de Nicolás Maduro, quien enfrenta oposición férrea, reprime ferozmente a su pueblo, generando éxodo de dos y medio millones de venezolanos, que huyen de la miseria y de la represión política. Daniel Ortega sin más petrodólares también enfrenta una oposición que demanda su dimisión, a la que combate a sangre y fuego. Mauricio Funes de El Salvador, se ha refugiado en Nicaragua perseguido por la justicia de su país por corrupción. Álvaro Colom de Guatemala fue nombrado por Luis Almagro delegado en las elecciones 2017 de Honduras, pero tuvo que abandonar su misión para responder por presuntos delitos de corrupción en su país.

Honduras sobrevivió al “tsunami” político del 2009, que demandaba la restitución en la presidencia de un expresidente de manera “inmediata, incondicional y segura”.

Pero la crisis política hondureña se resolvió por la vía de la negociación directa, en Tegucigalpa, mediante el Acuerdo Guaymuras y las elecciones de ese año.

Hay dos frases muy populares en España que es oportuno recordar aquí: la primera atribuida a Su Majestad el Rey Juan Carlos en el marco de una cumbre iberoamericana: “¿Por qué no te callas?”. Y la otra, “¡No te metas en honduras!”.

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América