Ahora van con el INFOP

MC
/ 24 de diciembre de 2018
/ 12:53 am
Síguenos
01234

Más

Una de las características del proceso “neoliberal”, impuesto desde fuera por los organismos que conocemos y de los cuales no resulta agradable ni mencionar su nombre, es el de arrebatar el patrimonio nacional, (riqueza nacional), a nuestros pueblos. Teóricamente se dice que este proceso de endurecimiento, del capitalismo como sistema económico social y el neoliberalismo, como modelo del sistema capitalista, empezó en nuestros pueblos latinoamericanos, por la república de Chile, en tiempos de un golpista poco recordado. De allí, por recomendación de los organismos internacionales, que reciben instrucciones a su vez, de los grandes emporios empresariales del planeta, se ha desplazado como fantasma que recorre estos pueblos, por el resto de nuestros países, donde los resultados han sido más de acumulación de riqueza para una élite, y una pobreza, digamos “paupérrimo” para las grandes mayorías de la población, que en resumidas cuentas es el pueblo.

Y es que no es para menos, riquezas que antes, eran del pueblo, pues eran conforme la Constitución de la República, parte de nuestro patrimonio nacional, a la cual tenía acceso el pueblo, el hombre de caite, como dicen en nuestra campiña, a costos relativamente bajos, hoy se ha convertido en una terrible mercancía, sujeta al principio económico de según la demanda es la oferta, de las cuales la Empresa de Energía Eléctrica, como la compañía cementera de la ciudad de Comayagua, son un ejemplo, entre otras, de primera plana.

En este sendero de privatizarlo todo, porque ese es el estandarte del “modelo neoliberal”, eliminando su función social, en vista de que, para esos señores, lo social ya no existe, la que históricamente correspondía al Estado moderno, al cual, al parecer, quieren dejarlo como a los inicios de la Revolución Francesa, (Revolución Industrial), donde el Estado, solamente se dedicaba a recaudar impuestos, a ejercer funciones de policía y a impartir justicia. Ahora bien, lo paradójico de esto, es que los hondureños cada cuatro años, vamos a procesos electorales, para elegir autoridades para que gobiernen “en beneficio del pueblo”, y si hoy todo lo poco, que conservamos para que el Estado ejecutara su labor, está pasando a manos privadas, como consecuencia de la aplicación del modelo neoliberal, la función del Estado, se está limitando cada día, mucho menos, de tal manera que al no contar con sus órganos correspondientes para ejercer su trabajo, se dedica a simples labores de bacheo, tal son las “medidas económicas” conocidas, que los mismos organismos que citamos patrocinan.

Y como la misión del modelo que comentamos es arrebatarle todo al pueblo, hoy se argumenta con mucha fuerza, que el fantasma de la privatización pretende llegar al “INFOP”, una institución que desde su origen fue creada con un noble objetivo, al igual que el resto de empresas de servicio, el de desempeñar una labor en beneficio del pueblo, particularmente en la juventud. El INFOP ha sido bautizada y en efecto así lo es, como “la universidad del pueblo”, donde se han formado muchos operarios en las diferentes ramas del conocimiento, infinidad de jóvenes conocemos con talleres de carpintería, ebanistería, sastrería y un prolongado, etc.; que nos han manifestado que su escuela de formación ha sido el “INFOP”.
Desafortunadamente, como el modelo económico tiene consecuencias en el orden social también, ya muchos de esos centros de trabajo conocidos como la Pequeña y Mediana Empresa, que daban trabajo a muchos hondureños, han desafortunadamente desaparecido.

Hasta el momento la organización sindical ha desempeñado un papel de vanguardia en la defensa de los intereses nacionales y ojalá lo sigan haciendo, con ahínco, como debe ser, desde luego, que a esta labor debe incorporarse el pueblo que no puede obviar su responsabilidad, porque quienes pretenden quedarse con nuestra riqueza nacional deben entender, que si hoy, con la complicidad de nacionalistas y liberales, que en la práctica significan lo mismo que han hecho gobiernos siempre dóciles a los organismos internacionales, se están quedando con lo que es del pueblo, mañana el mismo pueblo, va enarbolar el estandarte: “de recuperación de la riqueza nacional”.

Manuel Aguilar Palma
Periferia de San Miguel de Heredia

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América