Miembros de maras y pandillas se reducen de 25,000 a 5,000

MC
/ 24 de diciembre de 2018
/ 04:40 am
Síguenos
01234

Más

Una reducción importante en la membresía de las maras y pandillas que operan en Honduras se ha identificado en el último informe de la Fuerza Nacional Antimaras y Pandillas (FNAMP), antes Fuerza Nacional Antiextorsión (FNA), comparado con los datos que la Policía Nacional de Honduras manejaba en 2015.

Hace tres años la cantidad de mareros y pandilleros en Honduras era de 25,000 miembros, según la Policía Nacional y de 36,000 según la Agencia para el Desarrollo Internacional de Estados Unidos (USAID).

Hoy la Fuerza Antimaras y Pandillas reporta que la membresía activa de estos grupos criminales es de 5,000 miembros, 2,800 operan en la costa norte y 2,200 en el centro oriente, la mayoría de la pandilla 18 y de la Mara Salvatrucha o MS-13.

DISTRIBUCIÓN

A noviembre de 2018 la Fuerza Nacional Antimaras y Pandillas reporta que, de los 5,000 miembros, 2,650 son de la pandilla 18; 1,900 de la MS-13 y 450 de otros grupos similares que operan en el país como banda Los Chirizos, Los Benjamines y El Combo que no se Deja, entre otros.

En Ocotepeque, Lempira, Intibucá, La Paz, Valle, Olancho, Islas de la Bahía y Gracias a Dios, la FNAMP no reporta operatividad de maras y pandillas, ni de otros grupos criminales, sin embargo, en el resto del país sí.

La Fuerza Antimaras y Pandillas fue creada en julio de 2018 y absorbió la estructura de la FNA, dedicada a combatir el delito de extorsión.

La nueva fuerza combate la extorsión, pero también la criminalidad como lo anunció el día que se fundó por el Presidente Juan Orlando Hernández.

DELITOS

El informe revela que el modus operandi de las maras y pandillas sigue siendo la extorsión y el narcotráfico / narcomenudeo.

La FNAMP ha evitado que los ciudadanos paguen a estos grupos criminales más de 263 millones de lempiras desde 2013 hasta la fecha.

Otros delitos conexos que cometen los pandilleros y mareros de la 18 y de la MS-13 hoy en día, son el robo de vehículos, asociación ilícita, tráfico de armas, municiones, indumentaria policial y militar.

También se están dedicando a la trata de personas, homicidios, asesinatos y terrorismo.

Con los recursos financieros que obtienen de sus actividades ilícitas, están lavando activos según el último informe de la Fuerza Nacional Antimaras y Pandillas, hecho que se pudo constatar en los Operativos Avalancha I, II y III, donde se le decomisaron 169.8 millones de lempiras a la Mara Salvatrucha, un gran golpe a las finanzas de la estructura criminal.

HISTORIA

Las maras y pandillas nacieron en el estado de California en Estados Unidos, en la década de los 90, y a raíz de las deportaciones masivas del gobierno de Estados Unidos, comenzaron a organizarse en el Triángulo Norte que lo compone Honduras, Guatemala y El Salvador.

La rivalidad entre la pandilla 18 y la MS-13 por el territorio, dio pie a una guerra sangrienta que ha dejado miles de personas asesinadas.

En la primera ciudad de Honduras que se instalaron fue en San Pedro Sula, Cortés, donde comenzaron a ganar adeptos.

Desde el año 2000 hasta la fecha se ha implementado un combate frontal contra las maras y pandillas en Honduras, pero es hasta 2013 que se establece una fuerza para combatir la extorsión, delito que les ha dejado millonarias ganancias.

Con el bloqueo de llamadas en los centros penales, traslados de cabecillas a cárceles de máxima seguridad y la denuncia de los ciudadanos, la Fuerza Nacional Antimaras y Pandillas continúa combatiendo la extorsión y la criminalidad de estos grupos que cada día tienen menos membresía.

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América