El Año Nuevo 2019

MC
/ 27 de diciembre de 2018
/ 12:14 am
Síguenos
01234

Más

Por Jorge Roberto Maradiaga

Doctor en Derecho Mercantil, catedrático universitario
y especialista en Derecho Aeronáutico y Espacial

Cada año comprende un período de 365 días (366 días, los años bisiestos), dividido en doce meses, que empieza el día 1 de enero y termina el 31 de diciembre. Después de la celebración de la Navidad correspondiente al año (2018), todo se centra en el advenimiento del año nuevo. Existe plena coincidencia y es además entendible, que todos deseamos que el año nuevo nos depare un futuro mejor, que se superen todas las dificultades, obstáculos, sinsabores y malos momentos vividos durante el año que se va. En función de ello, sin distinción alguna, todo mundo se prepara para su celebración, convencidos de que es saludable y constructivo fincarse nuevas expectativas personales, familiares y profesionales.

Tal como lo destacan analistas del tema, el Año Nuevo es la celebración del inicio del año siguiente en el calendario, en función del tipo de calendario utilizado. La más común es la del 1 de enero, del calendario gregoriano, que fue instaurado por el papa Gregorio XIII en 1582, y que se utiliza en la mayoría de los países del mundo. Por causa de esta celebración, el 1 de enero es día festivo en casi todo el mundo.

Reiteramos, el Año Nuevo es la fiesta que conmemora el inicio de un nuevo año. La fecha en que se realiza esta celebración depende del tipo de calendario utilizado, siendo la más utilizada el primero (1) de enero, fecha según el calendario gregoriano, usado en la mayoría de los países del mundo. Tradicionalmente, el calendario romano comenzaba el primer día del mes de marzo, sin embargo, los romanos establecieron posteriormente el día 1 de enero como primer día del año.

La celebración del Año Nuevo es una de las más antiguas y universales de las festividades. Hace aproximadamente unos 4,000 años, los babilonios fueron los primeros en convertir el Año Nuevo en un ciclo festivo que duraba 11 días y que se celebraba al comienzo de la primavera.

Pero fue el emperador Julio César el que cambió la fecha al 1 de enero, primer día del mes dedicado al Dios Jano. Esto fue confirmado en las adaptaciones que hizo el papa Gregorio XIII, y es el calendario que rige en nuestros días. Es de destacar que con la expansión de la cultura occidental al resto del mundo, durante el siglo XX, el 1 de enero se convirtió en una fecha de carácter universal, incluso en países con sus propias celebraciones de Año Nuevo (por ejemplo, China).

Con propiedad, la literatura destaca que en la actualidad, la celebración de Año Nuevo es una de las principales celebraciones en el mundo. Grandes eventos se realizan en las principales ciudades del mundo durante la Nochevieja (víspera del Año Nuevo correspondiente al 31 de diciembre), siendo acompañados con los más grandes eventos de pirotecnia. La tradición de Nochevieja y Año Nuevo es casi tan antigua como la humanidad, pero cambia de fechas y modo de celebrarla de acuerdo a los diferentes tiempos y culturas. Lo que siempre se mantiene intacto es el espíritu de celebración de los hombres y la esperanza de que el próximo año sea mejor, tal como esperamos todos los hondureños que ocurra.

Actividades que se concretan: 1. La tradición de las 12 uvas: en el sitio que ocupa cada comensal se coloca previamente una copa con 12 uvas y, de acuerdo con el ritual, se debe comer una uva por cada una de las 12 campanadas del reloj. De esta forma, los anhelos y aspiraciones se hacen realidad… por lo menos eso dicen; 2. Sentarse y volverse a parar con cada una de las doce campanadas: trae matrimonio; 3. Recibir el año nuevo con dinero dentro de los zapatos: trae prosperidad económica; 4. Para tener mucha ropa nueva: la noche del 31 debes usar la ropa interior al revés; 5. Poner un anillo de oro en la copa de champaña con la que se hará el brindis: te asegurarás que no falte el dinero; 6. Cocinar un pescado sin quitarle las escamas: para asegurarse un buen pasar económico.

Además de lo anterior se concreta: 6. Encender velas de colores: las azules traen la paz; las amarillas, abundancia; las rojas, pasión; las verdes, salud; las blancas, claridad, y las naranjas, inteligencia; 7. Repetir en voz alta o mentalmente la frase “voy a ser feliz este año” junto a los doce campanadas; 8. Si se sale a la calle, tratar que la primera persona que se vea sea joven, ya que mientras menor sea, mayor será la felicidad; 9. Sacar las maletas a la puerta de la casa para tener muchos viajes el año que comienza. Mejor aún, es dar la vuelta a la manzana arrastrando las maletas; 10. Usar ropa interior amarilla la noche de fin de año, para asegurar felicidad y buenos momentos; 11. Comer una cucharada de lentejas (cocidas) dentro de los primeros minutos del nuevo año para tener prosperidad; 12. Lavarse las manos con champaña y azúcar: para tener dinero. A las 12 de la noche, se meten las manos a una fuente con azúcar. Luego se lavan con champaña; 13. Repartir espigas de trigo: símbolo de la abundancia. Lo ideal es repartirlas entre todos los asistentes y también esparcirlas por la casa; y, 14. Quemar al muñeco “viejo”: para desprenderse de las cosas malas del año que termina.

E-mail: jorgermara@gmail.com
Jorge.mara@yahoo.com

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América