MODERACIÓN Y LA SALUD PRIVADA

MC
/ 28 de diciembre de 2018
/ 12:57 am
Síguenos
01234
MODERACIÓN Y LA SALUD PRIVADA

Más

DE los artículos de opinión que mayores “likes” recibieron de los lectores fue el intitulado “Atención Médica Privada”.

Sugeríamos que algún diputado presentase un proyecto de ley, ahora que el Congreso Nacional es dirigido por un reconocido y excelente profesional de las ciencias médicas. Algo –dijimos– que agradecerán cientos de miles de compatriotas enfermos que acuden a las clínicas privadas. Aunque, quizás, la pesada agenda antes del receso navideño, impidió que alguno de ellos tomara la iniciativa. Así que vamos a probar ahora que ha habido cambio en la Secretaría de Salud. Bien pudiese ser que enviasen al Legislativo un proyecto consensuado con el Colegio Médico, listo para discutir en cuanto arranque el año. La propuesta va encaminada a favorecer pacientes que van a los hospitales particulares al restablecimiento de su salud. Alguna norma debería haber para regular los cobros tanto por la atención médica que reciben los dolientes, por el costo de los exámenes clínicos, el uso de los aparatos que les enchufan, de las medicinas y demás insumos exigidos en el tratamiento.

Tantas veces hemos escuchado gente que pasó por esos ajetreos quejándose que les cobraron hasta por la mala mirada. Sucede que quien va enfermo, o lleva a un familiar delicado, no piensa en ese momento lo que pueda costarle la atención que urgentemente necesita. En ese estado de fragilidad, lo material es lo de menos, aunque adelante tenga que empeñar la vida para cancelar facturas. Otros aducen que según el sapo es la pedrada. Aunque no necesariamente. Como ejemplo un caso del que nos enteramos por pura casualidad, de una persona que salió de su pueblo buscando buena atención en una clínica de Tegucigalpa. No estuvo más de 5 horas desde que llegó, le practicaron infructuosamente el procedimiento, hasta que lo despacharon con rumbo al panteón. Sin embargo, la estancia le costó –bueno ya no al finado– a sus familiares, la módica suma de más de medio millón de lempiras. Para ser exactos –al estilo norteamericano que no cobran en números redondos– 598 mil lempiras. No hay forma de eludir la deuda, ya que, de previo, aparte del depósito entregado, se firma un pagaré. No es bueno generalizar. No nos consta que igual suceda en otros centros hospitalarios. Sin embargo, en centros de salud responsables de otras partes del mundo, orientan al cliente con información precisa sobre los cobros que puede esperar, tanto por el cuidado médico como por el costo del tratamiento.

Dichosos quienes cuentan con seguros médicos. Solo que lo que no pueden cobrar a pacientes de modestos ingresos, se desquitan con las empresas aseguradoras. Pero también, si no estamos equivocados, sobre eso hay límites. Aquí, empero, esto funciona a la mano de Dios. Una oportunidad para la emisión de una ley, que regule los costos en los centros privados de salud. (Digamos que los médicos cobren allí en los hospitales lo que cobran por consulta en sus prácticas privadas. Que no inflen los precios de los exámenes de laboratorio ni de los medicamentos). Así como emitieron una ley para conceder descuentos a los viejitos de la tercera y de la cuarta edad. Ninguna clínica particular va a cerrar por regulación prudente que se emita para hacer más asequible la salud privada a los pacientes. Solo se ocupa moderación, para que médicos no manden recibos solo por ir a enseñar su linda cara y tanto el servicio prestado como las medicinas, exámenes y materiales tengan relación con el valor real del mercado.

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América