Historia y significado del Año Nuevo

MC
/ 29 de diciembre de 2018
/ 12:04 am
Síguenos
01234

Más

Por: Noé Pineda Portillo
noepinedap@yahoo.com

Así como la Noche Buena o Navidad es una fiesta de tradición cristiana universal, algo similar sucede con la llegada del Año Nuevo. Con la diferencia que no tiene origen cristiano o religioso, sino político.

Tradicionalmente, el calendario romano comenzaba el primer día del mes de marzo, casi coincidiendo con el nacimiento de la estación primavera, o sea, primera estación del año (primavera, verano, otoño e invierno). Todas ellas tienen una fecha de inicio y otra de terminación, en total son de tres meses cada una. Era en el mes de enero, cuando los cónsules de la Antigua Roma asumían el gobierno, por lo que el emperador Julio César, en el año 47 antes de J.C., modificó el sistema y creó el calendario juliano.

Los romanos dedicaron el día 1 de enero a Jano, el dios de las “entradas y los comienzos” o bien “entradas y salidas” (año viejo que sale y año nuevo que entra). El mes de enero recibió nombre en honor a Jano, que se representaba con dos caras, una que miraba adelante y una que miraba atrás (año nuevo y año viejo). El calendario de origen romano fue modificándose por los emperadores Marco Aurelio y Julio César antes de Cristo y finalmente en 1582 de nuestra era, se impuso el calendario durante el papado de Gregorio XIII, y desde entonces fue adoptado por todos los países del mundo, especialmente en años recientes, cuando el comercio internacional, pretende hablar un mismo idioma.

El comienzo de un nuevo año, tiene un significado especial para las diferentes culturas del mundo. Es un momento lleno de historia y tradiciones y, aunque la mayoría de nosotros celebramos y ponemos unas metas para el Año Nuevo, muy pocos conocen lo que hay detrás de las celebraciones y propósitos y es probable que muy pocas personas estén enteradas de las diversas maneras en las que se recibe el Año Nuevo en las distintas culturas y regiones.

Como hemos dicho, el calendario actual viene manejándose desde el tiempo de los romanos antes de Jesucristo y fue el papa Gregorio XIII, quien le dio la configuración actual, por eso se le llama calendario gregoriano. La celebración del Año Nuevo era una práctica pagana, y por esta razón, la Iglesia Católica lo condenó, pero después la aceptó para congregar a mayor cantidad de fieles.

Aunque la celebración de la llegada del 1 de enero es celebrada casi en todo el mundo, incluyendo los que practican otras religiones y con otros años en uso, se celebra con diferentes creencias, según las culturas regionales. Por ejemplo en España, en Madrid reunirse en la plaza “Puerta del Sol” a las 12 de la noche y comer doce uvas, traerá doce meses de felicidad. En Japón, antes del día de la celebración, es necesario limpiar la casa por dentro y por fuera, para purgar el año anterior y darle la bienvenida al Año Nuevo. En Escocia, la gente visita a sus vecinos para desearle la buena suerte en el Nuevo Año. En Grecia se cocina una tarta con una moneda de oro o de plata dentro, la persona a la que le toca la porción con la moneda, tendrá suerte durante todo el año. En Latinoamérica también tenemos nuestras propias tradiciones, unas copiadas de España y otras de nuestro propio origen. Para todos ¡feliz Año Nuevo!

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América