Diversificación curricular de la educación media

MC
/ 30 de diciembre de 2018
/ 12:48 am
Síguenos
01234

Más

Por Jaime Martínez Guzmán

Antes de 1960, los egresados de la escuela primaria en la continuidad de sus estudios ingresaban, directamente, a las carreras que se ofertaban en la educación media. En dicho año se inició una reforma de este nivel, implementando su división en dos modalidades, el Ciclo Común de Cultura General (3 años) y el Ciclo Diversificado, este con 2 años para el Bachillerato en Ciencias y Letras y 3 años para las demás carreras profesionales.

Hasta 1990, en nuestro país, solamente de ofrecían en la educación media, las carreras de Magisterio, Comercio, Bachillerato en CC y LL, (opción especial para estudios superiores), Bachillerato en Administración de Empresas y Secretariado Comercial. Además las modalidades ofrecidas en los institutos técnicos y en las escuelas de agricultura en Catacamas y en San Francisco de Atlántida.

Ante la ingente necesidad de ofrecer mejores y más amplias oportunidades diversificadas de estudio y dentro de los objetivos de vinculación de la educación al trabajo productivo, siendo titulares de la Secretaría de Educación, en la administración del presidente Callejas Romero (1990-1993) nos empeñamos, con un excepcional equipo técnico, en la tarea de creación de nuevas carreras. Adicionalmente iniciaron su funcionamiento dos escuelas agrícolas, la de Macuelizo, Santa Bárbara y la de Nacaome, Valle. Además fue creado el Sistema de Educación Media a Distancia (SEMED), para favorecer a jóvenes y adultos impedidos, por diversas razones, de asistir al sistema presencial.

Se abrió el abanico de oportunidades educativas en el nivel medio, implementando carreras con la denominación de bachilleratos técnicos, como: Computación, Mercadotecnia, Educación en Salud, Caficultura, Hostelería y Turismo, Cooperativismo, Acuicultura y Promoción Social. Se autorizaron estos estudios, en institutos existentes, teniendo en cuenta las necesidades regionales, tal como Caficultura en Marcala y El Paraíso, lo mismo que Hostelería y Turismo en Santa Rosa de Copán y Tela. Al currículo de estas carreras se le imprimió fortaleza, esencialmente, en la formación de competencias técnicas que facilitaran a los egresados, su inserción en el mercado laboral. Además con el suficiente bagaje académico para su continuidad hacia los estudios universitarios, esencialmente, en carreras afines.

Ya salidos de nuestra administración, los egresados de los bachilleratos técnicos que optaron por seguir estudios en la UNAH, se encontraron en esta, con dificultades de admisión, al considerar que en su plan de estudio, ciertas asignaturas, como Biología, Química y Física, tenían menos horas en relación con el plan de Bachillerato en CC y LL. Sin considerar que en la UNAH siempre han sido admitidos los egresados de Educación Comercial, carrera que ni siquiera tiene en su plan de estudios dichas asignaturas. Las autoridades educativas que nos sucedieron, no pudieron o no quisieron defender una posición que, curricularmente, fue correcta y funcional. Optaron por aumentar el número de horas de clases semanales al plan de estudio, de 36 horas, que es lo normal, hasta 46.

En el año 2003, en la administración del presidente Ricardo Maduro, fue aprobado y presentado el documento denominado Currículo Nacional Básico (CNB), que se sustentó en la Propuesta de Transformación de la Educación del Foro Nacional de Convergencia (FONAC), con base en una consulta y consenso nacional. En dicho instrumento, en la educación media el ciclo común, queda “absorbido” por la educación básica, en su tercer ciclo (7º, 8º y 9º grados). La educación media solamente es ahora lo que antes fue el ciclo diversificado.

En la actualidad, la educación media está conformada por dos orientaciones: 1) Modalidad Científico Humanista (2 años), con formación orientada hacia la continuidad de estudios en el nivel superior, tal como fue el Bachillerato en Ciencias y Letras. 2) Modalidad Técnico Profesional, (3 años) en el cual están comprendidos los denominados Bachilleratos Técnico Profesionales, que son los mismos que antes se denominaron, simplemente, Bachilleratos Técnicos, por su énfasis en las competencias técnicas, facilitadoras del acceso al trabajo, más que del acceso a estudios superiores, pero no desestimulantes de estos. Al respecto, consideramos:

1.- Que el currículo de los bachilleratos técnico profesionales debería tener más carga, propiamente técnica procedimental, hacia el trabajo productivo.

2.- Que, por falta de oportunidades de trabajo, la mayoría de los egresados del nivel que tienen alguna facilidad económica, optan por ingresar a la UNAH y lo hacen, generalmente, en carreras distintas a su orientación básica.

3.- Que, dada las dificultades del empleo, deberían incorporarse al currículo los fundamentos del emprendedurismo y de la administración, como forma de inducción hacia el auto empleo.

4.- Que debería implementarse un programa para apoyar proyectos de equipos de estudiantes por egresar, proporcionándoles un capital semilla, para su ejecución controlada.

5.- Que debe hacerse efectivo el proceso de formación dual, integrando y coordinando acciones entre los centros educativos y la empresa privada, para garantizar la preparación del recurso humano que se requiere.

Hemos escuchado al recién nombrado secretario de Educación, ingeniero Arnaldo Bueso, manifestando que una de sus prioridades será el mejoramiento de la calidad educativa, siendo un camino para ello la debida formación y capacitación de los docentes. Consideramos que es evidente que en la educación media, donde más hay carencia de personal, convenientemente formado y capacitado, para atender las asignaturas técnicas, dado que la proliferación de la diversificación curricular, se ha adelantado a la formación de sus docentes.

(*) Ex Secretario de Educación

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América