La confianza: el GPS personal

MC
/ 30 de diciembre de 2018
/ 12:56 am
Síguenos
01234

Más

Por Hildemaro Infante

Consultor Gerencial, docente y escritor
www.hinfante.com, Twitter:@hinfantei)

Las personas sin confianza se paralizan, les cuesta encontrar una ruta hacia sus metas y viven en aislamiento, porque esta es la que soporta el desarrollo y consolidación de relaciones personales sustentables, (pareja, amigos, negocios, etc.) Las relaciones humanas en sí mismas son actos de confianza.

Independientemente de la religión que se profese, tomar las riendas del destino individual implica tener confianza porque es la herramienta que le permitirá enfrentarse a los temores. La confianza es complementaria al fortalecimiento de la autoestima y al momento de definir claramente cuál es la búsqueda personal en la vida, las capacidades se ponen en práctica, transformándose en posibilidades personales.

Confiar o desconfiar es un GPS que regula las expectativas de la vida: confiar siempre es un “buen negocio”. Cuando se desarrolla en la conciencia la desconfianza se pierde, convirtiéndose en una perspectiva habitual de la vida, en una rutina. Esta perspectiva negativa es un peso en las espaldas y las personas víctimas de su enfoque se involucran en dudas constantes y un gasto elevado de energía.

Los seres humanos poseen disposiciones aprendidas para preferir resolver problemas a través de la confianza o la desconfianza.

Uno confía si supone que esta conducta concuerda. Un clima de confianza facilita el intercambio y disminuye las defensas; evita el dogmatismo, facilita el desarrollo personal y el respeto interpersonal.

Efectos de las interacciones realizadas con el enfoque de la desconfianza son:

* Cierra las posibilidades de una comunicación asertiva y genera incertidumbre.

* Produce distorsiones porque predispone e interpreta mal el mensaje del otro.

Efectos de las interacciones realizadas desde el enfoque de la confianza:

* Libera la creatividad de las personas y reduce las actitudes defensivas en interacción personal.

* Posibilita abrirse y revelarse a sí mismo y ante otros.

* Reduce la complejidad, disminuyendo la vulnerabilidad.

No se puede vivir en armonía si la confianza está ausente, se desarrolla la seguridad en una persona porque se presume que en su comportamiento no existen dobles intenciones; no hace juicios a la ligera sobre los demás; trabaja comprometidamente, finaliza las actividades encomendadas cuidando hasta el más mínimo detalle y sabe manejar su tiempo siendo puntual.

Con la confianza los seres humanos crean un activo personal que se incrementa o disminuye dependiendo de las conductas diarias que se practican. Un indicador sencillo para medir la confianza, es la cantidad de amigos que se tienen, el número de personas que solicitan los servicios que se prestan y las responsabilidades que se asignan en el trabajo; estos son parámetros que permiten establecer los niveles de confianza y cómo se debe accionar para incrementarla.

Dejar de sentir temores y ganar más confianza no es solo una habilidad innata, se puede aprender y ser el resultado del desarrollo de hábitos de conducta, por eso es una competencia humana que se debe asumir como necesaria y fortalecerse con la actuación diaria, tomando conciencia cómo las conductas y decisiones del día a día la impactan.

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América