“Milagro de Dios”, niño que muere y vive (Video)

MC
/ 20 de febrero de 2019
/ 03:26 am
Síguenos
01234
“Milagro de Dios”, niño que muere y vive (Video)

Más

EL NEGRITO, Yoro. Un pastor evangélico, Efraín Landa, del municipio de El Negrito, en el departamento de Yoro, asegura que el niño que “muere y resucita” es “un milagro de Dios”.

Hace cuatro días que el pequeño murió por primera vez, y a pesar de ello su cuerpo no despide ningún mal olor, con lo cual el Señor nos dice, este es mi plan, esto es lo que yo quiero hacer, porque él le está hablando a los pobladores de El Negrito.

“El tema es muerte y resurección, por tal razón Dios quiere decir que él no quiere que ninguna de sus ovejas perezca, y la gente debe analizar que el mensaje lo está dando por medio de este niño, y si el Señor nos está hablando por medio de esta criatura, entonces la gente debe entender el mensaje”.

“Al pueblo yo le recomiendo lo que dijo Jesús, “yo les digo que se arrepientan, que se conviertan y que busquen una iglesia, que dejen el pecado, que paren de hacer cosas pecaminosas, lo cual a mí no me agrada, porque busco a verdaderos adoradores, que adoren en espíritu y en verdad”.

“El Señor vino a la tierra, no para hacer un espectáculo como las obras que hacen en los circos, vino para ofrecer su cuerpo en paga de nuestros pecados”.

“Este niño no ha podido ser sepultado, porque a 20 minutos de haber expirado, resucita y luego vuelve a morir, lo cual se ha convertido en una rutina, por lo que los médicos se han quedado perplejos ante este acontecimiento”.

El inucitado hecho ocurre en el barrio El Salitre, de El Negrito, Yoro, donde los vecinos y personas del lugar no comprenden que es lo que sucede en sus alrededores, ya que en ese mismo departamento cada año “cae una lluvia de peces”.

Los padres han manifestado que de pronto el niño se enfermó, sufriendo una fuerte calentura y diarrea, por lo cual lo llevaron al centro de salud del pueblo, donde posteriormente falleció producto de su enfermedad.

Ante la muerte del menor, el personal médico le notificó lo ocurrido a sus progenitores, por lo que ellos se limitaron a trasladarlo hasta su casa en el barrio El Salitre, donde lo velaron y lloraron su partida, pero cuando ya lo iban a sepultar, su tía Telma le pidio a sus padres que le permitieran chineralo por última vez, lo cual le fue concedido, pero en ese momento notó que su sobrino estaba respirando, al tiempo que se movía, por lo cual empezó a hablarle y el pequeño reacionaba a lo que ella le decía.

Por la reacción del niño, su tía comenzó a llorar de alegría, lo cual fue transmitido a todos los presentes que no salían del asombro y acto seguido decidieron regresar a la casa, donde al poco tiempo volvió a morir, y desde entonces han estado viviendo esta dura experiencia, donde expira y luego resucita y viceversa, lo cual ha despertado el interés de las iglesias y de la ciencia médica. (EB)

 

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América