Seis días de calvario y bebé no escapó de la muerte

Seis días de calvario y bebé no escapó de la muerte
MC
/ 21 de febrero de 2019
/ 05:50 am
Síguenos
01234
380
Compartido
700
Visto
Más

**Lo desenterraron, porque el niño les reveló que estaba vivo
** Pobladores se oponen a que Medicina Forense se lleve el cuerpo
** Pastoras evangélicas, poderoso mensaje de la vida y la resurrección

ELNEGRITO, Yoro. Seis días de calvario, el llanto y la desesperación como compañeras permanentes de una familia cuya historia ha conmovido a la comunidad de El Negrito, Yoro y ha trascendido más allá de nuestras fronteras.

Todo comenzó el sábado 16 de febrero cuando los servicios médicos de un centro asistencial de la localidad reportaron la muerte del pequeño Antonio Jesús Martínez de 18 meses de edad, sin pensar el giro inesperado que tendría dicho acontecimiento.

Fue sepultado al día siguiente, sin embargo, cuando ya descansaba en tumba, el presentimiento de una tía obligó a los familiares a desenterrarlo y según versiones de testigos del lugar el menor estaba con vida, algo que los médicos no consideran posible.

Pero los familiares de Martínez y los pobladores se aferran al sentimiento y hacen caso omiso de los conceptos de los especialistas alegando y defendiendo con uñas y dientes la teoría que su amado está vivo, e incluso hay quienes afirman que es un “dios”.

El humilde barrio El Salitre, se ha convertido en el lugar más frecuentado de El Negrito, los niños se desvían en su camino a la escuela para saber lo que sucede, los religiosos asumen lo acontecido como algo divino, el miércoles la casa donde se encuentra Martínez, fue sumamente concurrida ya que ese día se planeaba enterrarlo luego que de nuevo los médicos lo declararon muerto el martes por la noche, no obstante todo cambió cuando a las 9:45 de la mañana sus familiares aseguraban que el pequeño dio síntomas de vida.

La noticia se regó como pólvora en toda la comunidad y hasta los más incrédulos llegaron para ver lo que ellos consideran un milagro.

´´Está vivo, Dios me lo reveló en mis sueños, él es “dios”, no sé por qué me lo quieren llevar, no ha muerto”, gritaba desconsolada y llorando la joven María Ramírez, tía del pequeño.

La casa entera estaba rodeada de personas que asistieron al lugar, los estudiantes seguían llegando, no había espacios para más carros en las afueras, un señor sin camisa enseñaba su abdomen en la casa de al lado, todos estaban presentes para celebrar que Martínez, había vuelto a la vida.

DPI Y AGRESIONES

A las 10:00 de la mañana, dos vehículos llegaron inesperadamente al lugar, agentes de la DPI y una forense eran sus ocupantes, un tipo mal encarado estaba al mando de la misión, ingresaron de manera abrupta a la casa con el firme objetivo de llevarse el cuerpo del menor lo que causó la ira generalizada de los presentes.

´´Salgan todos, solo que se quede la madre y el padre del niño´´, fue la orden de uno de los agentes, sin embargo, no pudieron ocultar sus malas actitudes ya que a través de una ventana se pudo observar como le ordenaban a Antonio Martínez, padre del pequeño que tenían que darle sepultura, y como el hombre se negó fue agredido físicamente por un agente.

Mientras en el interior del lugar la forense revisaba al menor, afuera se escucha el grito unánime de ´´que no se lo lleven, que no se lo lleven´´, encabezado por los familiares y acompañado por una comunidad indignada que estaba dispuesta a todo, unos se armaron con piedras, leños y otros comenzaron a empujar las puertas para forzar la entrada.

Luego los agentes salieron completamente serios y en silencio, cuando los periodistas buscaron interrogar a la forense, ella se limitó a marcharse rápido y en esa evasión de los micrófonos y cámaras, el tipo mal encarado demostró su cobardía empujando a una periodista, la comunicadora no se quedó con el agravio le respondió dándole un par de manotadas en la espalda despertando el apoyo de los pobladores que le gritaron de todo al agresor.

DE LA ZOZOBRA A LA EXALTACIÓN

Los familiares no la pasaron nada bien con los agentes de la DPI, el ambiente se puso tenso y a su marcha muchas damas rompieron en llanto porque vieron amenazada la posibilidad de seguir disfrutando de la presencia de su amado.

Sin embargo, todo dio un giro a las 11:39 de la mañana, Amanda Euceda, amiga de la familia doliente, salió del interior, levanto los brazos y exclamo, ´´el niño volvió a dar señales de vida´´, esa afirmación cambió el ambiente, el llanto ya no era de dolor y el lugar se convirtió en una fiesta.

A la orilla del ataúd del niño sus familiares entonaban alabanzas, en las afueras doña Florencia Padilla, una predicadora gritaba que ese gesto era milagro divino y que debía ser un mensaje para los que viven en pecado.

AFERRADOS A LA ESPERANZA

Llegaron las 3:00 de la tarde, la hora pactada para el entierro, sin embargo, doña María Vásquez y su esposo Antonio Martínez, aferrados a su esperanza y apoyados por sus vecinos y amigos tomaron la determinación de mantener en casa el cuerpo del niño con la ilusión que recupere el aliento.

Visiblemente afectada, con el cansancio producido por tantas noches de desvelo, su madre pide comprensión.

´´Mi hijo está vivo, lo siento en mi corazón de madre y además tenemos testigos que se mueve y que ingiere líquidos, me lo quieren matar y eso no lo voy a permitir´´.

La historia sigue su curso, los médicos dicen que el menor está muerto, pero de momento la familia Martínez, no se rinde y pide por la vida de su pequeño.

MÉDICO DICE QUE EL NIÑO ESTÁ MUERTO

El profesional de la medicina, Julio Nolasco, quien además es jefe municipal de la localidad dijo que es imposible que el niño tenga síntomas de vida y que simplemente son muestras catatónicas, aunque aclaró que no se trata de un caso de catalepsia.

´´El informe es claro desde el primer día, murió el sábado y así lo determinamos, no tiene vida, hemos mandado pediatras y médicos generales y la conclusión es la misma. Hay personas muertas que dan esa sensación de tener algunos gestos, pero le repito el niño ha muerto´´.

´´Mi recomendación es que lo vea un forense para que dictamine y la familia quede tranquila para que lo entierren pronto porque tenerlo demasiado tiempo en casa puede generar algún tipo de bacterias que afectarían a más miembros de la familia´´.

VIDA

Las pastoras que llegaron a orar por el bebé, entre ellas Lorenza Inestroza, dijo que esto puede ser “un poderoso mensaje de la vida y la resurrección, pues estamos cerca de la Semana Santa, que fue cuando crucificaron a Jesucristo”. (Por: Jairo Landa/fotos: Henry Carbajal)

Los forenses llegaron, pero salieron “volados” porque los pobladores no permitieron que sacaran al bebé.

profilepic_mas/img/whatsapp.jpeg
Recibe La Tribuna PDF en tu Whatsapp
Suscríbete
profilepic_mas/img/telegram-2021.jpeg
Recibe La Tribuna PDF en tu Telegram
Suscríbete
profilepic_mas/img/tribuchat-2021.jpeg
Recibe más servicios con nuestro Tribuchat
Suscríbete
©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América