Pobladores aterrorizados: “Chupacabras” mató a dos campesinos (Video)

MC
/ 25 de marzo de 2019
/ 05:10 am
Síguenos
01234

Más

Testimonios recabados dan cuenta de la muerte de dos personas atacadas por el denominado “Chupacabras”, un ser que para algunas personas es un mito y para otras se trata de una entidad biológica extraterrestre.

En los lugares donde se han reportado los letales ataques los pobladores se encuentran aterrorizados, ya que aseguran que las víctimas presentaban extrañas señales y eso les hace creer aún más que el furtivo ser no solo ataca al ganado vacuno y otras crías de corral, sino que también a los humanos.

Por muchos años la humanidad ha venido conociendo a través de reportes de diferentes países que la extraña criatura ejecuta lances entre hatos ganaderos hasta aves de corral, con tal precisión que los cortes parecieran hechos con bisturí, porque ataca directamente a órganos internos y la vena yugular.

En Honduras, a mediados de 1990 se registró que, en un sector de Nacaome, Valle, se reportó la presencia de un supuesto “come lenguas” que acabó con decenas de ejemplares de ganado vacuno.

REGRESABA DE FIESTA

Ahora se habla que ha habido víctimas humanas. Uno de los hechos recientes se registró hace tres semanas en una comunidad de Yamaranguila, Intibucá, donde vecinos relatan que un joven conocido como “Geovany” habría sido víctima de la furtiva criatura, que ahora ha reaparecido con extrañas capacidades, según lo informado.

“El muchacho fue a una fiesta bailable al municipio de Yamaranguila, y después se fue a medianoche para su aldea, pero no llegó a su casa y salieron a buscarlo y lo encontraron a los tres días en una montaña que está un poco retirado del lugar”, explicó el poblador José Martínez.

Agregó que, “lo extraño es que estaba en una hondonada que nadie podía entrar y no sabemos cómo pudo haber llegado hasta allí y no había ninguna huella y pensamos que algún animal silvestre se lo llevó. Y lo otro es que estaba bien pálido como que el Chupacabras le había sacado la sangre”, describió.

ATERRORIZADOS

Sin embargo, hace dos semanas los pobladores de la aldea El Naranjo, Siguatepeque, Comayagua, se sintieron aterrorizados al conocer que un jornalero conocido como “Tulio” apareció muerto en una labranza sin presentar golpes ni heridas, más que un “pinchazo” en el pie como si le hayan aplicado una inyección o una venoclisis para succionarle la sangre.

El lugareño, Miguel Ángel Martínez, afirmó que el campesino se fue solo en horas de la mañana a cortar unos postes y luego se acostó a descansar bajo la sombra de un árbol, mientras se quitaba los zapatos para estar más cómodo.

“Allí había un agujero cerca y, al parecer, de allí salió un animal que lo atacó por los pies y le chupó toda la sangre”, aseguró Martínez, quien indicó que ahora les da miedo ir solos al monte.

Comentó que el ataque ocurrió al mediodía, pero cuando ya se acercaba la noche los lugareños salieron a buscar al joven y se encontraron con la dolorosa sorpresa que estaba sin vida.

Los ataques del depredador también se reportan en otras comunidades de la zona donde les ha matado varias vacas de manera misteriosa y sus relatos son similares a los de otros hechos ocurridos en distintos puntos de la geografía nacional y otros países.

Eleazar Romero: “Chupacabras no es de este planeta”

El veterinario hondureño, Eleazar Romero, afirmó que el mítico ser llamado “Chupacabras” no es de este planeta, por la forma de atacar a sus víctimas.

“El Chupacabras ataca de manera muy especializada porque el orificio es muy especializado. Yo creo que de aquí del planeta no lo es”, señaló Romero, para indicar que ningún experto de las entidades especializadas en Honduras tiene la capacidad de identificarlo porque no investigan.

Así, apuntó que “a mí me llama la atención que este caso ha estado en manos de los Estados Unidos y europeos, que sí investigan y no pueden tener una conclusión muy específica y llama la atención que lo han vigilado y no han podido capturarlo”.

Otra de las interrogantes que se hizo el veterinario es que el ente tiene la capacidad de hacer cortes precisos y succionar toda la sangre de las víctimas.

“Ningún animal de este planeta tiene la capacidad de alimentarse de tanta sangre y al hacerlo de una vaca estamos hablando de una gran cantidad de litros de sangre y no existe ningún felino que se atreva solo a alimentarse de tanta sangre”.

La otra característica del “chupacabras” es que mata varios animales, a la vez, solo para consumirles la sangre sin dejar derrames, vestigios de riña, nadie lo detecta, aunque haya presencia de perros y otros animales que puedan ser testigos de sus ataques, pero no accionan y más bien se puede decir que les hipnotiza.

OPINIONES
“Encomendarse a Dios”
Atanacio Amaya (poblador de El Naranjo, Siguatepeque): “Solo queda encomendarse a Dios porque yo duermo solito en esa casa y oro todas las noches”.
“Dos vacas muertas”
Maritza Mejía (vecina de El Zapote, Siguatepeque): “A mi hermano le aparecieron dos vacas muertas y de la nada y estamos preocupados porque no sabemos qué les pasó”.
“Les sacaron la lengua”
Omar Mejía (poblador de El Zapote): “Cuatro vacas nos aparecieron muertas y estaban sanas y fuimos al día siguiente y las encontramos muertas y como que les habían sacado la lengua”.
AVISTAMIENTOS Y ATAQUES A HUMANOS:

Los primeros avistamientos del “Chupachabras” se reportaron en la isla de Puerto Rico en 1995, y desde entonces se han reportado en lugares tan lejanos como Maine y Chile, e incluso fuera del continente americano, como Rusia y Filipinas. La mayoría de los informes de avistamientos provienen de América del Norte como México, América Central y América del Sur, especialmente en países como Costa Rica, Bolivia, Ecuador, Argentina, Brasil, Puerto Rico, República Dominicana, Honduras, Nicaragua, Colombia, Guatemala, El Salvador, Panamá, Perú, Chile, Uruguay, Venezuela, Paraguay y algunas zonas del sur de Estados Unidos, reporta Wikipedia. El nombre proviene de los supuestos hábitos hematófagos de la criatura, del que se cree que ataca a animales domésticos, especialmente cabras, succionando toda la sangre del cuerpo del animal.

Después de haber alarmado a las autoridades y la población de Puerto Rico, el “Chupacabras” ha sido reportado en Guatemala, donde fue atacando de la misma manera las granjas locales. Guatemala después fue identificado como el autor de los ataques a los animales de granja en México, Miami y Costa Rica.

A través de la necropsia de los restos de animales víctimas del “Chupacabras”, había varias heridas en los animales sacrificados, con una abertura profunda en el cuello, que parece haber sido absorbido toda la sangre. Se encontró también que los cuerpos no están en el rigor mortis, “que parece más bien extrañas muertes en el sangrado, como en estos casos, no hay absolutamente” ácido sarcolaáctico, que mantiene la elasticidad de los tejidos. Pocas fueron las ocasiones en que el “Chupacabras” fue visto.

Los testimonios hablan de una criatura bípeda, a veces se describe con las alas de un murciélago, la altura de un metro alrededor de la cabeza ovalada y grandes ojos rojos, miembros superiores e inferiores con tres dedos con garras, y un boca con colmillos que sobresalen. Algunos testigos describen también tiene una espina dorsal. Al parecer, cubiertos de pelo gris. También parece dar saltos y deja huellas de unos diez centímetros similares a las de un canino.

En mayo de 1996 se produjo la noticia del primer ataque del “Chupacabras” a un ser humano. El periódico mexicano La República, informó en su portada la noticia de que un extraño ser con alas largas y atacó a un agricultor en una “granja, dejando rasguños por todo el cuerpo”.

Otros incidentes de agresión por el “Chupacabras” a los seres humanos se han producido en Costa Rica y Puerto Rico. Se tiene reportes que el “Chupacabras” también ha matado a personas. Las víctimas fueron un hombre San Antonio, Guatemala, en 1996 y otro crimen, atribuido en 1988, en Guarapiranga, en el Estado de Sao Paulo, Brasil, donde se encontró el cuerpo de un hombre horriblemente mutilado. Ambos cadáveres presentaban los mismos signos de víctimas del “Chupacabras”: tres agujeros en el cuello y la ausencia casi total de sangre, además de el cuerpo con marcas de garras.

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América