Desviaciones al juramento hipocrático

Desviaciones al juramento hipocrático
OM
/ 4 de noviembre de 2019
/ 12:05 am
Síguenos
01234
380
Compartido
700
Visto
Más

Por Adán Hilario Suazo Molina
Coronel de Aviación (Retirado)

Emergió de la profundidad de la penumbrosa noche, avanzaba lento, jadeante pero seguro y decidido, sin importar el peligro y valiéndose de la tenue luz de su teléfono móvil, sorteó difíciles obstáculos, bajando y subiendo escaleras, sorteando complicados laberintos, por las azoteas del complejo hospitalario, en fin una experiencia digna de un súper heroe, de esos que aparecen en las películas modernas, era comprensible, el cumplimiento de su deber como médico le exigía el riesgo asumido, debía cumplir su deber, pues su paciente ya esperaba en sala de operaciones, la cirugía era impostergable.

La situación que relatamos, corresponde a lo que dedujimos, al curiosear un video que se ha vuelto viral en las redes sociales, se trata de un médico especialista del Hospital Escuela, quien tuvo que arriesgarse en la aventura citada, para dotarse de la vestimenta esterilizada reglamentaria, para uso en los quirófanos, ¡cumplir su deber!, qué humano, profesional y admirable gesto. ¡Hasta aquí todo bien!

Como simples ciudadanos, consideramos la profesión médica, como una actividad profundamente ligada al entorno humanitario; sumado a la importancia que reviste su facultad para proporcionarnos sanación o salvar vidas, también el médico nos brinda esperanza, motivación y amistad.

La Medicina, es una ciencia milenaria, data desde hace siglos; en el (V a. C.), nos refiere la historia, que fue el médico griego Hipócrates el creador del antiguo juramento que lleva su nombre, dicha promesa, simboliza un solemne compromiso ético que realizan los médicos al integrarse a esta noble profesión, dicho juramento ha experimentado adaptaciones a las situaciones y evoluciones humanas; fue en el año 1948, después de la Segunda Guerra Mundial, cuando se proclama el juramento hipocrático de la Convención de Ginebra; era comprensible, las atrocidades cometidas por los médicos nazis, obligaron a reformar y adaptar a la realidad dicha promesa. Por supuesto, lo recalcamos: se trata solamente de un compromiso ético, pero recordemos, la ética es la base de los principios y valores, en especial la moral, el compromiso comprende, todo lo relacionado con el tema axiológico.

Es admirable la forma cómo la medicina ha evolucionado. Millones de personas hemos sido favorecidos por la intervención de excelentes médicos, Dios Todopoderoso ha permitido que la investigación y la tecnología, conceda modernizaciones y descubrimientos que muchos llegamos a considerar hasta milagrosos. No obstante, hay límites comunes que el ser humano no puede evadir y nuestra misma condición de imperfección nos limita, por ello surgen errores, muchos de ellos por la tendencia de dejarnos envolver por las pasiones mundanas, por la emoción o por la simpatía hacia cierta causa, lo cual no tiene nada que ver con nuestros deberes esenciales para lo que hemos sido formados, se puede producir fallas muy a pesar de cuánta formación hemos recibido, el lado de la imperfección, nos puede orillar a faltar o disminuir nuestra real capacidad.

Es preciso reconocer que hay tres actividades que podríamos catalogar como las grandes “influencers” mundiales, en definitiva, las que después de la familia, ocupan un lugar esencial en la formación, orientación y cohesión de las sociedades, estas son la educación, las iglesias y la medicina; los maestros tienen en sus manos la educación y formación del ser humano, las iglesias son el apoyo espiritual, mensajeros paz y de fe, los médicos por su parte tienen en sus manos la capacidad de salvar vidas. Las acciones que desarrollen dichas instituciones o particularmente sus miembros, son determinantes en la opinión y proceder público, es complejo entremezclarlas con temas políticos improductivos; pero considerando que el derecho a politizar les asiste, esto debería ser absolutamente personal y alejados de su actividad profesional.

“No permitiré que entre mi deber y mi enfermo vengan a interponerse consideraciones de religión, de nacionalidad, de raza, partido o clase”, un extracto del juramento hipocrático, hemos citado esta parte de la promesa, por lo susceptible que es en estos tiempos para desviarlo u omitirlo. Me pregunto ¿qué necesidad hay de filmarse cruzando azoteas en la profunda noche?… ¿demostrar la ineficiencia del sistema?, ¡pues esto no es nuevo!, antes se debería reconocer el esfuerzo que actualmente se hace para modernizar el sistema de salud.
El riesgo tomado y el sacrificio por su paciente sería aplaudible, de no haber sido un show. Pero cualquier sesgo político o material para las redes, están totalmente fuera del deber ser.

Tags:
profilepic_mas/img/whatsapp.jpeg
Recibe La Tribuna PDF en tu Whatsapp
Suscríbete
profilepic_mas/img/telegram-2021.jpeg
Recibe La Tribuna PDF en tu Telegram
Suscríbete
profilepic_mas/img/tribuchat-2021.jpeg
Recibe más servicios con nuestro Tribuchat
Suscríbete
©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América