“Nacientes” y lavaderos comunitarios son paliativo a racionamientos de agua

OM
/ 13 de enero de 2020
/ 12:57 am
Síguenos
01234
“Nacientes” y lavaderos comunitarios son paliativo a racionamientos de agua
Pila ubicada en Altos de La Cabaña, donde los vecinos aprovechan para lavar su ropa y llevar un par de baldes para usos domésticos.

Más

Ante la escasez de agua que golpea a la capital, las personas se las ingenian para buscar el líquido y realizar sus actividades domésticas, como lavar ropa y demás quehaceres, debido a los racionamientos severos que ha aplicado el Servicio Autonómo Nacional de Acueductos y Alcantarillados (SANAA).

Para el caso, los vecinos del barrio La Cabaña por Arriba aprovechan el agua de un “naciente” u “ojo de agua” que es almacenada en una pila construida en la administración del entonces alcalde, César “El Gordito” Castellanos y que es de mucha utilidad para la comunidad.

Hasta ese lugar concurren personas de barrios alejados a traer agua para sus quehaceres del hogar y aprovechan para lavar su ropa, ya que no hay ninguna prohibición por parte de los vecinos del barrio.

De esta forma, la señora Regina Corea, quien reside en la colonia San Miguel de Tegucigalpa, se traslada hasta allí cada 15 días a lavar su ropa, teniendo que pagar transporte para movilizarse debido a que en su casa recibe el líquido cada ocho días.

“Mire que a los ciudadanos nos aplican esos racionamientos severos, pero no dejan de venderle a los tanqueros, quienes se aprovechan de la necesidad de la gente y venden la cisterna a 1,200 y mi pila apenas agarra cinco barriles, aunque compartamos con los vecinos el agua que sobra se la llevan y la van a vender a otros lugares”, se quejó. El costo del barril anda por los 70 lempiras o sea que es un negocio para ellos.

PILA Y LAVADEROS

Por su parte, los vecinos del barrio El Porvenir de Tegucigalpa han tenido que hacer colectas para la construcción de una pila y cinco lavaderos para utilidad comunal, ya que a ese sector llegan personas a lavar su ropa y llenar baldes con agua para uso doméstico.

José Marín Reyes fue quien tuvo la idea de impulsar el proyecto ante la necesidad de las personas que muchas veces hacen largas filas para llenar sus baldes. Reyes ha tenido que pedir colaboración a los vecinos, ya que a pesar que en el barrio hay patronato, no responde a las necesidades de la comunidad, se quejó.

Para la conclusión del proyecto, Reyes indicó que necesitaron 15 lances de tubo PVC, cemento, ladrillo y grava, por lo que solicitaron la colaboración de la Alcaldia Municipal del Distrito Central (AMDC), con algunos materiales.

En otro sector, en la calle de atrás del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS), bordeando el curso del río Choluteca, varios conductores de autobuses “rapiditos” aprovechan para lavar sus unidades de transporte y solo tienen que llevar un balde y ponerle un lazo para llenarlo y así se ahorran el gasto de pagar por lavado.

El agua es limpia ya que proviene de El Picacho, pero se desperdicia debido a que muy poca gente sabe que hay un tubo allí, cuya debiese ser mejor canalizada para beneficiar a los barrios cercanos o al mismo IHSS, en vez que se pierda en el curso contaminado del río Choluteca. (JAL)

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América