POESÍA INÉDITA DE LIVIO RAMÍREZ EN HOMENAJE A JOSÉ LUIS QUESADA

ZV
/ 26 de enero de 2020
/ 12:45 am
Síguenos
01234
POESÍA INÉDITA DE LIVIO RAMÍREZ EN HOMENAJE A JOSÉ LUIS QUESADA

Más

Con Vallejo

A José Luis Quesada
in memoriam

Qué pequeñez en traje de grandeza.
Qué día del cual tienes ya el recuerdo.
Qué testimonio de los huesos húmeros.
Qué jueves en las redes de la muerte.

En un soneto cabe el universo
del sufrimiento humano y se escuchan
los palos que te daban sin haber hecho nada.
¿Cuántos siglos duró aquel aguacero?

No creo que hayas muerto, aunque esté viendo
una fotografía y otras evidencias
y en Montparnasse haya una tumba

con epitafio de Georgette. No creo.
No sé de qué manera España apartó el Cáliz
y seguiste escribiendo con tinta de universo.

Petición

Poesía:
Sea siempre conmigo tu brújula salvaje.
No me niegues tus ojos de muchacha perpetua
y por ningún motivo
no abandones el sitio.
No acabes ésta guerra.

Joven Poeta

Toma nota del día.
Lee bien estos signos.
Escucha atento el pulso de las calles.
Vibre la realidad en tu cuaderno.
Mira como los sueños escalan las paredes.
La dialéctica agita sobre el mundo
su hermosa cabellera de muchacha salvaje.
Suma tu pecho al vasto, inmenso pecho.
Jura lealtad al fuego.
La vida te propone el más hermoso pacto.

Estatua de Molina

¿Por qué este bronce
a veces tiembla
o sangra?
¿Por qué sus ojos
amanecen fijos
sobre un furioso mar que ya no existe?

J. R. Molina
(1875-1906)

Molina:
Escribir entre las patas de los caballos
que lanzan contra vos.
Escribir sobre los despreciables
papeles de cobranza.
Escribir cuando el horror corroe
Las puertas de tu casa.
Escribir
cuando “eso no vale nada”,
“no sirve para nada”;
como dicen tus, nuestros enemigos.
Escribir
y no soltar la mano
ni la pluma clavada
en el centro del odio.

PINTURA ACRÍLICA

Grita la luz, relinchan los colores
y a punto de estallar esas figuras.
Lo que miras ya es parte de tus ojos.

CIUDAD NATAL

Ahora tienes seis años:
Tu palabra es de nube,
tu palabra es de yerba.
tocas el sol,
lo agitas
y todo es transparencia.
Vives en la poesía sin saberlo.

ÁMSTERDAM

Estoy en Ámsterdam
ante el último lienzo pintado por Van Gogh:
Me estremece el trigal que aún se estremece
y esas grullas que vuelan: ¿hacia dónde?,
¿Hacia dónde Van Gogh?
Me siento en Dam Square entre turistas.
Pienso en el Taller de Rembrandt
que hemos visitado esta mañana
con un respeto como religioso.
Espléndida es la calle Beethoven,
sueñan los verdes en el Vondelpark
pero en la casa de Ana Frank
aún se toca el miedo.
Ahora veo el crepúsculo intensísimo
como la voz de esa cantante amada
que hemos vuelto a escuchar en el salón.
Salimos, avanzamos,
fluye el verano por las avenidas.
Ahora el cielo cambia
Se deshojan los ojos:
Oh el gran ocaso de Ámsterdam
dando paso a la noche
de intenso azul eléctrico.

ORACIÓN

Señor: sigue creciendo la torre de Babel.
Los días están manchados de infamia.
Y son millones los crucificados.
Señor: Qué anti-evangelio.
Como niegan tu amor que repartes
segundo tras segundo.
El pan nuestro de cada día,
tú si lo das
pero ellos lo arrebatan.
Se burlan de tus ángeles que sobreviven
y hasta el recién nacido
ya tiene su corona de espinas.
Pero Señor:
tú eres la resurrección.

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América