Invasiones avanzan en colonia “El Periodista”

ZV
/ 27 de enero de 2020
/ 02:17 am
Síguenos
01234
Invasiones avanzan en colonia “El Periodista”

Más

La colonia “El Periodista”, ubicada en Comayagüela, contiguo a Los Ángeles y América, está afectada por personas inescrupulosas que han cercado terrenos que fueron comprados en 1968 y donados a los periodistas por el entonces jefe de Estado, general Oswaldo López Arrellano.

Las fotografías muestran el terreno cercado la semana anterior por hombres que dijeron tener “escrituras” y que están en la manzana, donde tienen sus predios los herederos de los periodistas Carlos Rigoberto Soto (QDDG), Raúl Barnica (QEPD) y Juan Ramón Mairena.

En una casa de adobe habita María Decideria Sierra, quien tiene unos 40 años viviendo en el lugar, con sus hijos nacidos en la colonia “El Periodista”, y son personas de escasos recursos económicos que sobreviven como miles de hondureños.

Además en el perímetro donde se ha cercado, arriba al asignado al periodista José Ochoa y Martínez (QDDG), el predio podría corresponder a los herederos de Francisco Flores Paz, periodista sampedrano o al fotógrafo Efraín Retana, quienes también fueron favorecidos con la donación que hizo el general López Arellano a los periodistas.

PERIODISTAS

Se verificó que los mismos invasores trataron de apoderarse de otros terrenos en la parte alta de la colonia “El Periodista”, donde periodistas afectados con el apoyo de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI), echaron abajo los cercos trazados en sus propiedades.

Todo indica que la situación de esta colonia, que debería estar poblada por periodistas, es toda una telaraña, porque entre los beneficiados por López Arellano aparecen los también comunicadores ya fallecidos Donaldo Castillo Romero, José Francisco Martínez, Saúl Morel, Alejandro Alfaro Arriaga, por ejemplo, y es posible que sus herederos lo ignoren.

Incluso en la misma cuadra, donde viven los herederos del laureado poeta Roberto Sosa, fueron asignados dos predios para una iglesia y centro comunal de la colonia.

También se llega a una calle donde tienen terrenos Juan Carlos Guardiola, Arturo Sagastume, Ventura Ramos y los hermanos Héctor y Pedro Aplícano y otros.

De igual manera, en la calle frente a la Casa de la Asociación de Prensa Hondureña (APH), actualmente alquilada a una escuela, ya hay varias viviendas legalmente, pero un terreno que estaba libre, después del asignado al fallecido poeta y escritor Óscar Acosta, ya fue cercado el año anterior.

La colonia tiene también un área verde, que podría estar invadida, o bien vendida con escrituras que podrían ser falsas. Incluso, en agosto del 2019, se incendió una vivienda en la parte alta de la colonia y el Cuerpo de Bomberos aparentemente verificó la acción sin que trascendieran mayores detalles.

LA APH

El presidente de la Asociación de Prensa Hondureña (APH), Carlos Ortiz, dijo que tiene conocimiento de las invasiones y que los responsables son personas que se dedican a tales actividades.

Informó que el 15 de agosto del 2019, por una invasión abierta en la colonia por parte de personas que ignora quiénes son, interpuso una denuncia ante el Ministerio Público (MP), que asignó la investigación del caso a la DPI.

“Aquí hay invasiones bajo dos esquemas, uno: ha habido lotes de terrenos de colegas periodistas que tienen escrituras públicas y los otros lotes de terreno que son de la Asociación de Prensa Hondureña y nosotros como APH desde el 2015 hemos iniciado el proceso con el Instituto de la Propiedad (IP), para lograr constancia de libre gravamen”, explicó Ortiz.

“¿Qué significan las constancias de libre gravamen?”, planteó, para contestarse que “no hay escrituración, han aparecido 16 lotes de terreno,de los cuales hemos seguido el proceso, luego nos fuimos a la Procuraduría General de la República a solicitar una opinión referente a esos lotes”.

“La opinión (de la Procuraduría) fue que los lotes de terreno le corresponden a la Asociación de Prensa Hondureña”, indicó Ortiz sobre el tema.

También dijo que: “por lo tanto (la APH) puede hacer uso de los mismos, la venta de los mismos, 16 lotes”.

Así, indicó que en 2015, la APH a través de un diario, hizo un llamado a quienes fueron favorecidos con la donación de los terrenos y casi nadie llegó a presentar sus escrituras. “Entonces, significa que no funcionó, que hay desidia, que no hay interés, porque muchas de las personas a las que fueron donados los terrenos ya no existen”, agregó.
Ante la consulta: “¿pero quedaron sus hijos…?”, respondio: “sí, pero no escrituraron, volvemos al tema inicial que los instrumentos 1 y 2, llamémoslo así, pasó el período de tres años estipulados para poder escriturar”.

“Por eso está la opinión de la Procuraduría, que si existe constancia de libre gravamen significa que no hay escritura, esos lotes vuelven a propiedad de la APH”, apuntó.

Se le preguntó a Ortiz: “¿cuándo se aprobó por parte de la APH la venta de terrenos?”, y respondió que “en el año 2015, en una asamblea realizada en la ciudad de Siguatepeque”. (Miriam Mercado).

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América