Necesitamos de una nueva universidad

ZV
/ 31 de enero de 2020
/ 12:01 am
Síguenos
01234
Necesitamos de una nueva universidad

Más

Por: Carlos Medrano
Periodista

Me sorprende el nivel de irrespeto que algunos estudiantes (si es que son estudiantes) tienen a la autoridad constituida en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, UNAH, la tolerancia estúpida de quienes gobiernan a la máxima casa de estudios y la pasividad de toda una sociedad al ver cómo se deteriora y degrada la principal institución educativa del país.

La pura verdad es que esta sagrada institución educativa fundada en 1847 y que tiene más de 100 años de autonomía y a quien se le ha delegado ni más ni menos, el rectorar la educación superior consecuente con la Constitución de la República, se ha ido deteriorando aceleradamente desde el hecho de no contar con una autoridad legítima que los gobierne con la autoridad que una organización como esta, lo requiere.

De hecho, ya las autoridades actuales están de facto, ilegales, no cuentan con el respeto ni de los estudiantes, ni mucho menos de todos los hondureños a quienes nos preocupa profundamente el ver como nuestra querida UNAH va cayendo en una crisis total.

Este lunes 27 de enero, iniciaron las clases y también comenzó la ingobernabilidad, un grupo de encapuchados, de esos que desde algunos años han paralizado las clases con la impunidad que les permite una institución mal gobernada.

Imagínese que este grupo de encapuchados no tienen identidad, no se conoce si son estudiantes o activistas políticos, si son vagos, mareros o miembros del crimen organizado, pareciera que pretenden generar una crisis de país sin que la Policía ni las Fuerzas Armadas puedan capturar a los cabecillas y que respondan por sus actos.

Miles de estudiantes han sido perjudicados, han perdido sus periodos académicos, no han estudiado en paz y en un ambiente propicio para que sean hombres y mujeres que aspiren a ser profesionales de éxito y triunfadores.
La gran pregunta diaria en la UNAH es “habrá clases hoy”, dejándole a un grupúsculo de vándalos la suerte de tener o no clases.

Esperamos que, con la urgencia del caso, estas autoridades de facto puedan organizar unas elecciones estudiantiles transparentes y que refleje la voluntad del estudiantado, para que estos puedan conformar el órgano de gobierno en la UNAH y que de manera democrática y participativa puedan encausar a la máxima casa de estudios hacia un nuevo derrotero.

Honduras necesita una nueva universidad que responda a las exigencias que el país necesita, que esté vinculada directamente a las fuerzas económicas y sociales, que aporte positivamente a la solución de la problemática nacional, que contribuya al diálogo y la paz social y no más bien que la agrave.

Un rector apolítico, un científico que eleve el nivel académico de la UNAH y que podamos competir con otras universidades de Centroamérica, para ser más realistas. Que el próximo rector tenga vinculaciones internacionales para que nos ayuden otras universidades del mundo.

Este nuevo personaje que dirigirá la UNAH debe de tener los más altos estudios académicos, ser un hombre de diálogo, de concertación, privilegiar la academia antes que la construcción de edificios, que su meta sea elevar el nivel intelectual de los muchachos que a diario llegan a buscar el pan del saber.

carlosmedrano1@yahoo.com

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América