Navegación España a la América

ZV
/ 1 de febrero de 2020
/ 12:38 am
Síguenos
01234
Navegación España a la América

Más

Varios fueron los intrépidos navegantes que acompañaron a Colón en sus viajes a la América. Algunos de ellos, trataron posteriormente aprovechar las licencias de rescates dadas en 1495. Tardaron tanto en organizarse, que al regresar de otro viaje el Almirante de la “Mar Océano” en 1498, las licencias fueron suspendidas, a raíz de los nuevos descubrimientos en los límites del Golfo de Paria, aparte que Colón reclamó los privilegios de las Capitulaciones de Santa Fe. En su último viaje Colón (1502-1504), llegó al istmo de Panamá, después de recorrer las costas de Centroamérica. El objeto de los navegantes que siguieron e imitaron al Gran Almirante cuya fallecimiento ocurrió en 1506: “..no se limitó a comprobar lo que Colón había visto ligeramente y como de paso, sino a extender los reconocimientos por rumbos más apartados y distantes, así para buscar un estrecho que facilitase el comercio de la especiería, como para averiguar y saber con certidumbre toda la extensión de las nuevas tierras, sus producciones y riquezas, la clase y naturaleza de sus habitantes y proporcionar su cultura y civilización y sus relaciones con los europeos”. Entre los navegantes pueden mencionarse Alonso de Hojeda, efectuó 2 expediciones, en la primera llevando como piloto a Juan de la Cosa, y en la tripulación iba Américo Vespucio, otra expediciones fue la de los hermanos Pinzón, la de Diego de Lepe, Rodrigo de Bastidas, Esteban Gómez, Juan Ponce de León, Hernández de Córdoba, Juan Díaz de Solís y otros.

La casa de Contratación fue creada en enero 20, 1503, integrada por un tesorero, un factor y escribano contador con facultades administrativas y comerciales. Siete años después, obtuvo jurisdicción civil y criminal en casos de comercio y navegación a las Indias Occidentales. En la misma dependencia real fue creado el cargo de “Piloto Mayor”, con facultades a examinar pilotos y obligarlos a confeccionar detalladamente cartas de marear, años después fundase la cátedra de Cosmografía. En 1520, Fernando de Magallanes, formó parte de la Armada Española -que un año antes estaba, al mando de Francisco de Almeida-, tras la pérdida de varias naves en mismo año, atravesó el estrecho que hoy lleva su nombre (al Sur de Chile) y alcanzó el océano que denominó Pacifico.
En 1537, zarpó una Armada Real custodiando cargamentos de oro y plata extraídas de los centros mineros del Perú, Centroamérica y México, con destino a España. El capitán de esta Armada Real, años más tarde sería, el primer Virrey del Perú Don Blasco Núñez Vela. Otra Armada Real fue enviada cinco años después. Entre 1564-1566, hubo necesidad que del Puerto de Sevilla salieran dos flotas distintas: una para las Islas de las Antillas, Honduras y Veracruz (México). La segunda rumbo a Panamá acompañada con naos para Cartagena, Santa Marta y otros puertos de América del Sur. Una y otra debían de pasar el invierno en América y reunirse en la Habana, durante el mes de marzo y emprender el regreso a España. El convoy de naves para tierra firme se denominó “Galeones” por el tipo de buques de guerra. “Flota”, la que iba a Veracruz protegida por dos naos de guerra, “La Capitana” y la “Almiranta”. A mediados del siglo XVI, el número de unidades en una flota era de 15 a 25 naves. A finales del mismo siglo aumentó el doble o tal vez triple el número de navíos.

El comercio se concentró en los puertos de Sevilla y Cádiz. Los puertos de América: Veracruz (México), Cartagena en Nueva Granada, Nombre de Dios más tarde Puerto Belo en el istmo de Panamá. Por poco tiempo fue permitido el tráfico con los puertos del Pacifico y las Islas de Filipinas. Esta última, fue ruta denominada “de la cerámica”, tocando el puerto de Acapulco (México), dejando algunos productos en América y lo demás llevados a España. Todo este estado de cosas cambió a lo largo del siglo XVIII. A partir del 1710, se expide en España la Real Cédula avisando que Inglaterra está otorgando a particulares, naves artilladas para efectuar corso en Perú, Lima y Panamá. Por el tratado de Utrech (1713), España reconoció el comercio libre con los Ingleses en sus colonias españolas en América. Para 1720, se trató de regularizar el comercio con Indias sobre la base anterior de Galeones y Flotas. Se sustituyó por navíos sueltos registrados aisladamente para distintos puertos en América, con escala en el Caribe en especial Cuba o Santo Domingo. En 1765, se pone fin a la política de tener un solo puerto de España a la América, abriendo para el comercio los puertos Cuba, Santo Domingo, Puerto Rico, Margarita y Trinidad. Los puertos de la Península fueron Cádiz, Sevilla, Alicante, Cartagena, Málaga, Barcelona, Santander, La Coruña y Gijón. Para 1774 fue permitido el comercio intercontinental: Perú, Nueva Granada, Guatemala y Nueva España (México). En 1776, fue extensivo el comercio con Buenos Aires y Chile. Referirse a Guatemala incluye Honduras con sus puertos de Omoa y Trujillo.

Notas
*-Fernández De Navarrete, Martin. “Colección de viajes y descubrimientos que hicieron por mar los españoles desde fines del siglo XV”. Biblioteca de autores españoles. Madrid. 1964.
*-Castillero R. Ernesto “Historia de la Comunicación Interoceánica”. Panamá 1935.
*-Ots Capdequi, José María. “Historia del derecho español en América y del derecho Indiano”. Madrid. 1969.
*Testimonio de la Real Cedula en que da noticia se han dado en Inglaterra naves a algunas particulares para armarlos y emplearles en hacer corso a El Perú, Lima y Panamá. Madrid 29 de junio 1710. Caja 26. Documento. Deteriorado. 12-noviembe 1710. 2 folios. ANH.
*-“De la Sociedad colonial a la crisis de los años 30”. (Antología de lecturas para estudiantes de Ciencias Sociales). Colección Academia, No. 3. Teg. 1973. (Articulo “Renacimiento Económico Europeo: Revolución Industrial y Expansión Oceánica”. Roland Mousnier).
*Diccionario Enciclopédico Uno Océano”. Edición del Milenio. España. 2001.

Glosario
-Capitulaciones de Santa Fe. Contrato escrito entre los reyes de España y Colón. Se prescriben una serie de privilegios al navegante y sus descendientes, poco a poco fueron incumplidos por los monarcas.
-Licencia de Rescate. Recobrar por un precio convenido o mediante la fuerza, a una persona o cosa que estaba en poder de otra.
-Paria. Golfo de la costa oriental de Venezuela.

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América