A la infausta y sentida muerte del señor presbítero doctor don José Trinidad Reyes.

ZV
/ 11 de julio de 2020
/ 12:48 am
Síguenos
01234
A la infausta y sentida muerte del señor presbítero doctor don José Trinidad Reyes.

Más

Elegía.
El gran ingenio del saber fecundo
Desciende yerto a la mansión del espanto
De luto amargo se ha llenado el mundo
Siguiendo el llanto

Parca inhumana, furibunda y fiera
¿Por qué robaste al Cicerón de Honduras
Dejando en polvo que se confundieran
tantas dulzuras?

¿No hallas malvados que arrancar del suelo
Que en su alma abrigan el fatal veneno
Prostituyendo la virtud del Cielo
Con crimen pleno?

¡Ay! Para siempre no verán mis ojos
La gran columna de la cristiandad
Solo se miran pálidos despojos
De Trinidad.

La iglesia santa gime desolada
Sin su gigante apoyo majestuoso
Ya reducido todo está a la nada,
¡Oh Dios piadoso!

Fiel sacerdote, y eminente poeta
Baja al sepulcro de la sombra eterna
Y el alma triste que lo busca inquieta,
Se queja eterna.

Inmenso pueblo llora en la orfandad
Y al viento rasga su clamor sensible
Sobre él se lanza cruda tempestad
Irresistible

Más ya indulgente miro en la alta gloria
El que aliviaba al pueblo lastimoso
Y es la lumbre de la sacra Historia
Reyes virtuoso.

SONETO:

Yace en la tumba aquel ministro santo
sublime ejemplo de elocuencia pura
Y del Creador la Celestial ventura
Goza por siempre lejos del quebranto
Por el gran Reyes se derrama el llanto
Que al orbe inunda de horrida amargura,
Su frente augusta en una sepultura
La noche envuelve con eterno manto
A un hombre justo de elevada ciencia

Llevó la parca, mísera traidora
Y al cielo sube de la Omnipotencia
Con ayes mil la humanidad lo llora
Que está deshecha en su feroz tormento…
…………………………………………
Más ÉL…se eleva al claro firmamento.

Tegucigalpa 23 de septiembre de 1855.

El señor presbítero doctor don José Trinidad Reyes, fue hijo legítimo y primogénito del señor don Felipe y doña María Francisca Sevilla, personas tan honradas como virtuosas. Nació en esta ciudad de Tegucigalpa a 11 de junio del año 1797, domingo día de la Santísima Trinidad, a las 5 de la tarde, fue bautizado aquí a la hora de vísperas del Corpus Cristi, aquel mismo mes, en la iglesia parroquial por el reverendo padre fray Nicolás Hermosilla, quien le dio el nombre de Juan José Sahagún de la Santísima Trinidad. Fue fraile de la Recolección y falleció llevando el hábito de San Pedro, el 20 de septiembre del presente año, día jueves a las diez de la mañana, a los 58 años, 3 meses, 9 días y 5 horas de su edad. La vida de este varón santo y sublime, digno apóstol del Altísimo, fue un modelo perfecto de todas las virtudes. Cumplió con todos sus deberes con la más plena exactitud, ni el poderoso ni el indigente, el sabio ni el ignorante se quejarán jamás de la más pequeña falta. Por tan eminentes méritos, no dudamos gozará de un distinguido y elevado asiento en las mansiones celestiales. Recibe, ¡Oh Reyes!… nuestros tiernos recuerdos y desde los cielos, donde habitas, ¡dirige una mirada compasiva a vuestros hijos! R.A.

IMPRENTA DE LA UNIVERSIDAD DE HONDURAS.

Fuente: Impreso publicado por la Universidad de Honduras. 1855.(Colaboración de Ismael Zepeda)

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América