Nuevas noticias

Nuevas noticias
MA
/ 21 de julio de 2020
/ 12:24 am
Síguenos
01234
380
Compartido
700
Visto
Más

Juan Ramón Martínez

Las observaciones que hemos hecho en el frente de “batalla” en contra del COVID-19, no son alentadoras. Las fisuras mencionadas en informe anterior, se han tornado en fracturas que amenazan la ruptura de las primeras líneas de combate, porque los mandos intermedios, disputan entre sí, escondiendo situaciones negativas al Comandante en Jefe; o aceptando órdenes indebidas que, saben que provocarán disensiones y peleas en la retaguardia. Esta, integrada por la ciudadanía, los empresarios y los militares, aunque demuestran disciplina y disposición de sacrificio, empiezan a sentir los efectos del prolongado asedio a posiciones en las cuales seguimos a la defensiva, a la espera que recursos exteriores –dinero y vacunas– vengan a salvarnos. Y los partidos políticos, en términos generales, aportan muy poco en esta tarea, en donde la parálisis de las mayorías, es la peor decisión que se ha tomado. En conclusión, no estamos haciendo bien las cosas, no porque nos falten recursos; ni respaldo de la población, sino por falta de unidad y el irrespeto a las reglas al momento de tomar y cumplir decisiones.

Como es sabido por todos, el “confinamiento”, no puede ser eterno. Necesitamos reactivar la economía, bajo otras consideraciones y con nuevos parámetros, en las que las comunidades laborales, sean las protagonistas; y el gobierno, sea proveedor de recursos frescos, disminuyendo impuestos a los empresarios para que puedan recuperar las empresas más débiles e incluso considerar el modelo que el “Estado” se vuelva socio temporal de algunas, que por su tamaño son vitales para el país. Además, el gobierno de JOH, tiene que reforzar el equipo económico, por otro integrado por los más capaces, del partido que sea. Y a los que solo se les pedirá lealtades a la nación y al pueblo hondureño. Y sin hacernos ilusiones que nos vamos a recuperar en uno o dos años, por más que CEPAL diga que, creceremos en un 7% el próximo año. Pero para aplicar las medidas económicas, necesitamos un pacto de unidad, en el que los políticos, no solo aporten el poco conocimiento que tienen sobre el tema, sino que además, estén dispuestos al sacrificio que todos los hondureños estamos sufriendo. Y postergar, sus diferencias o manejarlas sin comportamientos histéricos, que no son dignos de sus posiciones; ni tampoco merecidas por el pueblo. Es necesario un liderazgo, competente y respetado para que dirija la recuperación económica. El equipo económico actual, está rebasado por las circunstancias.

Y no goza del liderazgo suficiente para concitar el respeto de los empresarios que, desde este momento, debería estar ya preparado para cuando se generalice la reapertura de la economía. Si de mí dependiera, buscaría expertos –que los hay– para reactivar la agricultura comercial, para elevar la competitividad gubernamental y atraer inversiones, en condiciones difíciles porque todas las naciones, estarán haciendo lo mismo. Y para atender las demandas de energía adicionales, que requerirán estos esfuerzos. Al tiempo que hay que darle a la Secretaría de Trabajo, la actividad de orientar la creación de empleo para los sectores más pobres, incluso realizando tareas que no sean indispensables o urgentes. Podemos emplear miles de trabajadores, por ejemplo, en la construcción de canales para irrigar las partes bajas del departamento de Valle, aprovechando las aguas retenidas en la “represa de Nacaome”.

El Presidente Hernández, debe revisar sus fallas, fruto de un estilo artesanal de ejercer el mando. Necesitamos salir de la informalidad de gobernar vía twiter. Es necesario que, las órdenes sean por escrito. Y la obediencia de los mandos intermedios, sometida al imperio de la ley, dejando a un lado lealtades y compromisos “amigueros”. El alto mando debe revisarse, porque de lo contrario creará confusiones, como las que observamos, en que los protagonistas pelean entre sí. Y se atribuyen las culpas, unos con otros.

Finalmente, hay que reforzar el frente externo. Nombrar un canciller, experimentado y con autoridad, para manejar los temas de grandes financiamientos, evitando nombramientos improvisados en el exterior. El caso de la OEA, es un buen ejemplo de “amiguismo” que no deparará buenos frutos. Necesitamos readquirir el respeto internacional, que el país y sus gobernantes, no gozan en el exterior. Urgimos que nos respeten. Permitir que hablar de Honduras y de sus gobernantes, sea un deporte “mexicano” que, no nos merecemos, no es buena política. Tenemos que “salir” del “Rincón” de CNN.

profilepic_mas/img/whatsapp.jpeg
Recibe La Tribuna PDF en tu Whatsapp
Suscríbete
profilepic_mas/img/telegram-2021.jpeg
Recibe La Tribuna PDF en tu Telegram
Suscríbete
profilepic_mas/img/tribuchat-2021.jpeg
Recibe más servicios con nuestro Tribuchat
Suscríbete
©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América