Arte resiliente en DH

Arte resiliente en DH
MA
/ 22 de julio de 2020
/ 12:50 am
Síguenos
01234
380
Compartido
700
Visto
Más

(De los memoriales del dolor a los colores de la resiliencia)

Ángela Marieta Sosa
Especialista en Derechos Humanos

¿Qué pensamos cuando vemos arte con enfoque de derechos humanos?, ¿qué tipo de arte estamos apreciando?, ¿cuál es el mensaje inoculado en nuestras mentes y emociones al contemplar lo que llamo “Arte del dolor”?, qué sentimos cuando asistimos a los museos que reviven las tragedias humanas, como el de la Segunda Guerra Mundial, que conmemoran a las víctimas del holocausto, como ser el campo de concentración de Sachsenhausen, ubicado en la población de Oranienburg, en Brandeburgo, Alemania, fue construido por los nazis en 1936 para confinar o liquidar masivamente a opositores políticos, judíos, gitanos, homosexuales, posteriormente también prisioneros de guerra y finalmente Testigos de Jehová; y el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, ubicado en la comuna de Santiago, Santiago de Chile, dedicado a conmemorar a las víctimas de violaciones a los Derechos Humanos durante la dictadura militar de Augusto Pinochet, y en Honduras al pasar por el puente denominado “Cuatro puntos cardinales”, en conmemoración a víctimas de violaciones a derechos humanos el 12 de noviembre del 2007, por hechos ocurridos en 1995.

Actualmente se hace una vinculación entre el arte y los derechos humanos, teniendo en cuenta el origen o proveniencia de las manifestaciones artísticas. Para el efecto, se consideran tres tipos de obras: 1. Obras originadas en una decisión judicial o estatal como medio de reparación a las víctimas; 2. Obras de arte provenientes de la propia iniciativa de los artistas; y 3. Obras o prácticas artísticas que realizan las víctimas que han sufrido violaciones a sus derechos humanos. Esta categorización parte de considerar que las obras de arte o las prácticas artísticas, relacionadas con los derechos humanos, tienen objetivos diferentes según sea su origen. Webgrafía https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=4765385

Los memoriales creados por los estados en cumplimiento de una resolución de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, o los creados a iniciativa de Organizaciones No Gubernamentales, son la expresión del dolor, por el abuso de poder, al violentar los derechos humanos de poblaciones indefensas y en desventaja en todos los sentidos. Y es necesario recordar las consecuencias de las acciones violatorias efectuadas, pero también debemos comenzar a pensar en un arte resiliente, que permita ver lo positivo de la humanidad, aún y cuando el mundo se esté cayendo a pedazos.

Se plantea que el fin del estado es reparar a las víctimas y contribuir con la garantía de no repetición; ¿y la prevención, y la resiliencia?, mientras que el fin de los artistas es manifestar su sensibilidad en relación con un tema específico que les interesa abordar; y para las víctimas, son mecanismos de resistencia y denuncia que permiten pasar del trauma individual a la conformación de sujetos colectivos con capacidad para incidir en las condiciones sociales que generan la violación a sus derechos humanos.

Pero, ¿qué hay del arte con fines preventivos? Qué busca cultivar una cultura de respeto por los DH, ¿qué hay del arte resiliente en derechos humanos? Como instrumento para sobreponernos a situaciones difíciles como las que ahora vivimos en el mundo, ¿qué hay del arte que permite conectar los derechos humanos con los valores, con la alegría, los colores, las formas, la naturaleza, el positivismo, la vida, el respeto, el amor al prójimo, el servicio a la humanidad?, simplemente no existe, todo lo que hay de arte sobre DH, nos conecta con la muerte, el abuso de poder, la maldad extrema de la humanidad sobre los de su misma especie, y aunque es absolutamente necesario recordar, también es inminente y necesario sobreponernos y crear arte positivo.

Comencemos a pensar en lo que yo denomino “El arte resiliente en derechos humanos”, que nos conduzca al renacimiento de las expresiones artísticas en este tema tan importante, desde siempre, y sobre todo en el contexto que vivimos de COVID-19, que los promotores del arte y la cultura vayan haciendo sus maquetas para exposiciones artísticas sobre cómo la humanidad se sobrepone a las violaciones estructurales de sus derechos fundamentales y cómo la reducción poblacional por muerte a causa de la pandemia lejos de hundirla sirve de impulso para continuar y renacer, a pesar de todo y todos, por todo lo manifestado, es tiempo de transitar del dolor de los memoriales, a los colores de la resiliencia, que igualmente dejará registro pero, de un dolor superado.

profilepic_mas/img/whatsapp.jpeg
Recibe La Tribuna PDF en tu Whatsapp
Suscríbete
profilepic_mas/img/telegram-2021.jpeg
Recibe La Tribuna PDF en tu Telegram
Suscríbete
profilepic_mas/img/tribuchat-2021.jpeg
Recibe más servicios con nuestro Tribuchat
Suscríbete
©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América