La cortesa terrestre solo produce el 28 por ciento de oxígeno, el 40% los océanos

La cortesa terrestre solo produce el 28 por ciento de oxígeno, el 40% los océanos
ZV
/ 26 de julio de 2020
/ 12:06 am
Síguenos
01234
Parte de reserva biológica del macizo montañoso Apaguiz-Apapuerta.
380
Compartido
700
Visto
Más

Autor: Luis Alonso Gómez Oyuela
Email:luisgoyuela15@gmail.com

DANLÍ, El Paraíso. Si antes de COVID-19, el oxígeno no era noticia destacada en los medios, tampoco en el diario vivir porque todos respiramos, pero nunca nos detuvimos a pensar en el valor que tiene para la vida.

Los peces fuera del agua se mueren por falta de oxígeno, los seres humanos también morimos si no respiramos y para respirar necesitamos oxígeno. Dios lo dispuso todo, no dejo ningún detalle que no estuviera al alcance de la humanidad. Es interesante que este vasto universo Dios lo hiciera para la especie humana, le dio las riendas del universo para administrarlo y para hacerlo bien.

Encontré en las redes sociales una interesante historia que transcribo para nuestros lectores, quizá le interese y valore esta bonita e ilustrativa reflexión: ¿Cuánto vale respirar? Un hombre de 80 años caminaba por una de las calles de Estados Unidos, de repente cayó en la calle, la gente corrió en su auxilio, el hombre tenía problemas respiratorios, lo llevaron a un hospital y lo conectaron a un tanque de oxígeno.

Estuvo todo el día conectado, se recuperó y lo mandaron para que estuviera en cuarentena en su casa. El hombre al pasar por la oficina del hospital preguntó, ¿cuánto es lo que debo por 24 horas del tanque de oxígeno? La enfermera le dijo, usted debe 200 dólares; el hombre rompió en llanto para sorpresa de todos. Todos se dijeron, este hombre no tiene los 200 dólares, no puede pagar. Le preguntaron, ¿señor por qué llora, no puede pagar? El hombre dijo, sí, puedo; tengo los 200 dólares y mucho más, lloro porque si por un día de oxígeno me cobraron 200 dólares, no me imagino lo que le debo a Dios por 80 años de poder respirar gratis”.

Janeth Caselin, citando su principal fuente de información científica WWW.cinciamx.com. Al dar referencia sobre este vital elemento para la sobrevivencia humana, detalla lo siguiente: “Es muy común que la mayoría del oxígeno que respiramos proviene de los árboles y selvas, sin embargo, los ecosistemas terrestres producen solo el 28% del total que se produce en la tierra.

De acuerdo con estudios realizados, al menos el 70% es producido por plantas marinas. El océano produce oxígeno a través de las plantas fitoplancton, algas marinas, algas y plancton que viven en el océano. Estas plantas producen oxígeno como un subproducto de la fotosíntesis, un proceso que convierte en oxígeno, carbono y luz solar en azucares que el organismo utiliza para obtener energía.

Sin embargo, algunos científicos creen que los niveles de fitoplancton se han reducido en un 40% desde 1950 debido al calentamiento del océano. Los nutrientes de estos organismos llegan a la superficie como resultado de corrientes de agua que circulan agua fría, y nutrientes de las aguas más profundas a aguas superficiales más cálidas. A medida que los océanos se calientan hay menos circulación de agua caliente y fría por la cuenta trasportadora global”.

Sabido es que el oxígeno proviene de la corteza terrestre que, de acuerdo a lo expuesto arriba, los árboles y la selva generan solo el 28% y el océano del 70 por ciento hasta 1950 del pasado siglo, ahora sería solo el 40%, razón suficiente para valorar los recursos disponibles desde la creación hasta nuestros días.

Dios es el creador y sustentador de todo. La naturaleza también respira por el oxígeno. El agua lo contiene, al aire, las plantas y todo cuanto se mueve en el universo. Es triste como los seres humanos nos autodestruimos, contaminamos el ambiente, depredamos los bosques que son los principales generadores del oxígeno puro que respiramos. Contaminamos las aguas de los ríos hasta el grado que ya no se produce vida para las especies que siempre fueron una fuente de alimentos.

Los peces no sobreviven en aguas contaminadas porque requieren de oxígeno limpio. Los que antes fueron bosques frondosos ya no existen, la fauna también desaparece porque estas especies buscan espacios para poder vivir libres de contaminación. El hombre, en nombre del desarrollo económico e industrial, ahora vende el oxígeno en tanques porque la naturaleza se extingue paulatinamente. El aire que respiramos gratis, ahora con esta pandemia, nos estamos dando cuenta, cuánto cuesta vivir.

El COVID-19, solo es un despertar trágico para la humanidad. Hace más de 2 mil años Jesucristo habló de estas cosas, pocos creímos que ese momento de las pestes llegaría. Hoy la tenemos con cerca de un millón de muertos en todo el planeta y la suma continuará mientras no se encuentre una vacuna que controle el virus. Este virus es como los animales depredadores que atrapan a la presa hasta asfixiarla y causarle la muerte.

Moraleja. Mucha gente no valora todo cuanto Dios nos da; por qué entonces no comenzar este día dándole gracias a Dios por el aire que respiramos, cuántas personas no están en estos momentos buscando un respirador o un tanque de oxígeno para poder respirar y todavía no se dan cuenta que Dios los tiene en el hueco de su mano. Si tú y yo estamos bien, es suficiente motivo para darle gracias a Dios.

profilepic_mas/img/whatsapp.jpeg
Recibe La Tribuna PDF en tu Whatsapp
Suscríbete
profilepic_mas/img/telegram-2021.jpeg
Recibe La Tribuna PDF en tu Telegram
Suscríbete
profilepic_mas/img/tribuchat-2021.jpeg
Recibe más servicios con nuestro Tribuchat
Suscríbete
©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América