Con clases virtuales y sin descuento en colegiaturas, institutos privados reiniciarán año escolar

ZV
/ 17 de agosto de 2020
/ 05:50 am
Síguenos
01234
Con clases virtuales y sin descuento en colegiaturas, institutos privados reiniciarán año escolar

Más

Recargo de intereses y cobros injustos en matrículas y colegiaturas así como la negación de traslados, acceso a los exámenes e incluso a la obtención del título, en plena pandemia, forman parte de las denuncias contra algunos institutos privados, tramitadas por la Fiscalía Especial del Consumidor y del Adulto Mayor con la Secretaría de Educación.

LA TRIBUNA atiende las quejas de padres de familia, quienes creen que, si bien la educación virtual es una opción a la presencial para evitar contagios de sus hijos, deben haber ajustes en el pago de las colegiaturas en los institutos privados, ya que lo virtual no es equivalente a lo presencial.

Hay denuncias también por abusos registrados en cobros de altos intereses moratorios, la negación de títulos por los atrasos de la colegiatura, ya que los padres también están enfrentando una situación económica raquítica, por la COVID-19.

“Tenemos una denuncia contra un instituto equis por altos cobros de intereses y la canalizamos porque no es justo que ante la gravedad de la pandemia, haya colegios que cobren excesivos intereses a los padres de familia, tampoco es justo que no dejen entrar a un alumnos a exámenes por atrasos en los pagos”, señaló una fiscal consultada sobre estas inconformidades.

“Otro aspecto que es denunciando es que los colegios no están cumpliendo con los estándares de enseñanza, no es lo mismo la clase virtual que las clases presenciales, pero como le digo, hay un trámite administrativo para que esas instituciones cumplan con la obligación de darle respuesta al ciudadano”, detalló.

“Incluso tuvimos una acercamiento con la Fiscalía del Consumidor, con la Dirección de Protección al Consumidor y la Secretaría de Educación porque hay institutos que funcionan de manera ilegal, perjudicando a ciudadanos que ni siquiera pudieron entrar a la universidad porque no les extendieron el título (por su condición de ser ilegales) y la responsabilidad es de la Secretaría de Educación, por no haber supervisado que esos institutos y en otras denuncias, si cumplieron, pero los colegios ilegales andan de un barrio a otro para huir de la supervisión”, afirmó la fuente.

CAMINO ADMINISTRATIVO

La fuente de la Fiscalía manifestó que “hay varias denuncias, pero como son aspectos administrativos, se enviaron a la Secretaría de Educación para que ellos intervengan en la solución del problema. Si no se llega a una solución administrativa, entonces la Fiscalía interviene en el asunto. Es un trámite de ley, que no se queda sin solución”.

“La Fiscalía del Consumidor siempre mantiene el contacto con la Secretaría de Educación y la Dirección de Protección al Consumidor, para atender las denuncias y nos ha tocado atenderlas en esta pandemia, no hemos descansado porque la ciudadanía debe sentir que estamos para salvaguardarle sus derechos”, confirmó la fuente.

“La Secretaría de Educación tiene una unidad especial que recibe todas las denuncias a nivel nacional, ahora por la pandemia hay un correo en el cual estamos conectadas todas las instituciones y ellos están siendo supervisados. En Tegucigalpa, hay varios distritos y los supervisores, incluso antes de la pandemia, supervisaban los institutos, en este momento, por la situación de la pandemia, siempre se reciben las quejas y denuncias y se les está dando seguimiento”, dijo.

“Hay gente que no está trabajando y que tiene a sus hijos en los colegios, donde no están cumpliendo los estándares de las clases mínimas, porque no están dando la jornada completa, todo es virtual y hay problemas y la gente no puede quedarse callada”, reconoció la fuente.

Por otra parte, hay situaciones muy particulares, de alumnos que no tienen computadora en la casa, el acceso a internet es limitado “y no es justo que cobren intereses cuando la gente no tiene ingresos o son limitados; si un padre no tiene una computadora, cómo le van a exigir los institutos privados; también sabemos, que hay institutos que le dieron la computadora a los alumnos que no tenían, eso es bueno, pero no se puede exigir más al padre de familia”, señaló.

CLASES POR ZOOM

Las clases en el sector privado bilingüe comienzan, en este mes, bajo la modalidad virtual, debido a la pandemia. En realidad, la mayor parte de las clases son impartidas por Zoom, aunque los institutos que sí tienen infraestructura y matrícula altos, cuenten con las licencias para plataformas educativas.

LA TRIBUNA ha constatado, a través de las quejosos padres de familia, que precisamente, no es lo mismo atender a los alumnos y padres, de manera presencial, que virtual, pero los cobros por la educación no han sido reducidos, aunque los servicios educativos sí.

Los institutos tienen distintas tarifas educativas, que responde al nivel de educación que proporcionan a los papás. No obstante, a que los estándares del servicio han cambiado, confirmó una madre, cuyo hijo ha sido bloqueado en la plataforma de Zoom por atrasos en el pago, que a su vez fueron generados, porque la mayor parte del tiempo los cónyuges fueron suspendidos de sus empleos, debido a la pandemia. Ahora, proponen al instituto hacer un compromiso de pago para que su hijo no sea privado de la educación.

DESESPERANTE SITUACIÓN

Seis de cada 10 padres de familia pasan por una situación económica “preocupante” o “desesperante” y el 3.1 cree que sus hijos no continuarán sus estudios, según la reciente encuesta publicada por el Observatorio Universitario de la Educación Nacional e Internacional (Oudeni) de la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán (UPNFM).

Detalla que 1.4 millones de estudiantes, en especial de la zona rural, carecen de herramientas para cumplir con las clases en línea.

A la situación económica de los padres se suma la falta de energía eléctrica en todo el país, donde las interrupciones son hasta de ocho horas. Hay estudiantes que no se pueden conectar a clases, debido a la falta de energía y a la inestabilidad del servicio de internet, que también es caótico.

Desde hace tres meses, las instituciones educativas permanecen cerradas, por la pandemia, aunque las clases se retonaron de manera virtual en las instituciones que sí pudieron acceder a estas plataforma. Aunque, la mayoría de alumnos y maestros, se conectan por WhatsApp y Zoom.

Los alumnos reciben tres horas diarias de clases y los docentes asignan muchas tareas, que al final, son los padres de familia con su hijo, quienes se cargan de actividades académicas. La situación se complica en las familias donde hay cinco alumnos en clases, ya que no en todos los hogares cada quien tiene una computadora o un celular inteligente para recibir las clases.

Una madre con un hijo en clases vive un calvario, no digamos una que tenga cinco hijos en escuelas o colegios. El 52 por ciento de la población vive en pobreza, eso significa que no hay recursos ni para comprar un celular, menos una computadora, señala el estudio de la Universidad Pedagógica.

CONECTIVIDAD LIMITADA

“Estos indicadores educativos muy bajos se complican en el contexto de la pandemia sanitaria, en el que la gran mayoría de países están intentando usar medios virtuales para desarrollar la actividad educativa, pero Honduras padece de una conectividad a internet muy limitada entre la población, lo que dificulta aún más la implementación de esa estrategia”, precisa el estudio de la Universida Pedagógica Nacional.

De 57 mil padres encuestados, 56,678 conestaron las preguntas de la encuesta, que permitió este estudio. Todos tienen hijos en el sistema educativo, la mayoría vive en zonas urbanas, el 80 por ciento tienen a sus hijos en el sector público y el 20, en el privado.

Los padres de familia aceptan y justifican el confinamiento, por la pandemia, pero señalan que la situación económica que enfrentan es preocupante porque sus ingresos disminuyeron y eso afectará la vida de la familia, principalmente, la de sus hijos en edad escolar.

El 92% de los padres se conecta por la red del celular. Solo el 38% tiene acceso a una computadora y a conexión permanente de internet en la casa. Este acceso a conectividad incide en la educación de los menores.

Entre los hallazgos, el estudio indica que hay una gran diferencia entre la calidad y la frecuencia de las actividades educativas en relación a las condiciones de conectividad a internet en el hogar.

“Y dada la baja conectividad predominante en la sociedad hondureña, buena parte de los menores se están quedando fuera de estas actividades educativas”, señala el estudio.

Acceso a internet de la población
Computadora en casa 13.8%
Internet “fijo” en casa 16.6%
Internet “permanente”(plan) en teléfono móvil 3.3%
Internet “eventual” (prepago) en teléfono móvil 29.2%
Servicio de televisión “por cable” u otros análogos 58.5%

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América