La segunda vuelta electoral, una necesidad impostergable

La segunda vuelta electoral, una necesidad impostergable
MA
/ 26 de agosto de 2020
/ 01:19 am
Síguenos
01234
La segunda vuelta electoral una necesidad impostergable
380
Compartido
700
Visto
Más

La segunda vuelta electoral, una necesidad impostergable, Ernesto Paz Aguilar

La SVE es un procedimiento para alcanzar un cargo de elección popular que requiere obtener más de la mitad de los votos válidos. La SVE es un clamor nacional y una necesidad impostergable para estabilizar el sistema político y fortalecer la gobernabilidad democrática.

El multipartidismo es una realidad incontrastable y nadie en su sano juicio lo puede negar. Esta realidad es el argumento central para que el Congreso Nacional apruebe la SVE. A partir del 2009, Honduras transitó del sistema bipartidista al multipartidista y para el proceso electoral del 2021 podrían haber hasta 19 candidatos a la Presidencia de la Republica.

En la actualidad existen al menos tres tipos de SVE que se adaptan a la realidad de cada pais: sin barrera; con mecanismo de acceso simple; y, mecanismo de acceso compuesto.
En el primero, los dos candidatos más votados pasan a la SVE y gana el que obtiene la simple mayoria; en el segundo, mecanismo de acceso simple se produce cuando ningún candidato obtiene la mayoría absoluta (más del 50%), y la SVE se realiza entre los dos candidatos más votados. Esta modalidad existe en Brasil (1988), Chile (1989), Colombia (1991), Ecuador (1979-1998), El Salvador (1983), Guatemala (1985), Perú (1979), República Dominicana (1996) y Uruguay (1996).

Por último, el mecanismo de acceso compuesto que establece ciertos requisitos. En el caso de Argentina (1994), gana en primera vuelta el candidato que obtenga el 45% de los votos afirmativos o más del 40% y con una diferencia de más de 10 puntos con el segundo candidato. Si ninguno logra superar estos requisitos, se realiza una SVE. En caso contrario, para acceder a una SVE el resultado de la primera vuelta entre los dos candidatos debe ser menor al diez por ciento. Un mecanismo similar existe en Ecuador (1988), Nicaragua (1987), donde se exige una diferencia de 5% y Costa Rica (1949), aunque en esta última basta con el 40%.

El objetivo fundamental de la SVE es maximizar la legitimidad de origen y fortalecer la gobernabilidad democrática. La legitimidad de origen se refiere a la capacidad de las autoridades de hacerse obedecer sin utilizar la fuerza del Estado. La SVE es tambien, una suerte de desempentre los dos candidatos más votados.
La SVE puede convertirse en un mito que conduce a muchos a hacer castillos en el aire, porque no favorece ni afecta, a priori, a ninguna fuerza política. En sus resultados, influye mucho la coyuntura política de cada país y el perfil de los candidatos. Lo que podemos sacar en limpio es que los electores pueden votar de varias maneras: en primer lugar, por quien se considera será un buen gobernante; en segundo lugar, en contra de alquien que no quiere que los gobierne; o, por el menos malo. La última opción es abstenerse.

¿Existen antecedentes de la SVE en Honduras? Sí, una forma sui generis de de SVE existió desde 1894 hasta 1957. En efecto, la Constitución de 1894 estableció en sus articulos 103 y 90 inciso 10: “El Presidente y el vicepresidente de la República, serán electos popular y directamente, y su elección será declarada por el Congreso, como queda prescrito… “En caso de no haber mayoría absoluta, hacer la elección de presidente, vicepresidente… entre los ciudadanos que hubieren obtenido para cada cargo mayor número de sufragios populares. Se trataba de una SVE indirecta realizada por el Congreso. Esta dosposición fue derogada por la Constitución de 1957, no sin antes haber provocado dos sangrientas guerras civiles (1903 y 1924) y un golpe de Estado (1956). El artículo 194 de la Constitución de 1957 estableció: El Presidente de la República y los designados a la Presidencia serán electos conjunta y directamente por el pueblo, por simple mayoría de votos…”. La Constitución vigente, en su articulo 236 reproduce el contenido del artículo precedente.

La SVE es una necesidad impostergable para dotar al país de un presidente que represente a la mayoría de los ciudadanos y de conformar un gobierno de reconstrucción nacional. El más alto grado de la prudencia humana, dice Beacon, consiste en escoger bien el momento en que es preciso comenzar y en sembrar a tiempo. Este es el momento. El fruto maduro cae al más ligero céfiro, aunque antes haya resistido los embates de la tempestad. Las nubes no producen siempre la tempestad, pero si se suceden frecuentemente, vendrá al fin una que la haga estallar.

Noticias Relacionadas: EEUU sanciona a la presidenta del ente electoral de Venezuela y 3 políticos

La segunda vuelta electoral una necesidad impostergable

profilepic_mas/img/whatsapp.jpeg
Recibe La Tribuna PDF en tu Whatsapp
Suscríbete
profilepic_mas/img/telegram-2021.jpeg
Recibe La Tribuna PDF en tu Telegram
Suscríbete
profilepic_mas/img/tribuchat-2021.jpeg
Recibe más servicios con nuestro Tribuchat
Suscríbete
©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América