LO LLENO Y LO VACÍO

LO LLENO Y LO VACÍO
ZV
/ 27 de agosto de 2020
/ 12:37 am
Síguenos
01234
CAPITALINOS Y EL AEROPUERTOLO DOMÉSTICO Y LA SOLIDARIDAD
380
Compartido
700
Visto
Más

HOY que el encierro obligado, para evitar el contagio del virus infernal, ha obsequiado a todos tiempo suficiente para la lectura, a los que leen, y para la frivolidad, a las “chatarras de los chats” que nada trascendente intercambian y poca cosa útil transmiten, sin duda que algunos utilizaron todos estos largos meses como espacio de insondable meditación. Digamos, hablando de la nueva realidad, sobre qué hacer de la vida DC, después del coronavirus. Para muchos, de ahora en adelante, el trabajo, el negocio, las oportunidades, las limitaciones y tantas otras cosas, no serán nada parecido a lo que fueron AC, antes del coronavirus. Quizás, entonces, venga como anillo al dedo cierta noción ofrecida por expertos del pesimismo filosófico –ahora que como nunca antes se requieren copiosas dosis de optimismo– a propósito del significado de la vida. “Rumiar sobre la naturaleza y las cualidades de la vida –cuenta Arthur Schopenhauer– no conlleva práctica novedosa alguna”. “Aristóteles colocaba en tres compartimientos las bendiciones que da la vida: Las bendiciones externas al “yo”, las pertinentes al alma, y las atinentes al cuerpo”. No andaba por ruta equivocada. Hay, sin embargo, aparte de esas, otra perspectiva en el análisis.

“Está, antes que nada, la personalidad. Lo que es el ser humano. Y no se refiere solo al carácter de la persona”. “Comprende la salud –‘la vida es movimiento’, diría el filósofo griego– pero además la fuerza, la belleza, el temperamento, lo moral, la inteligencia y la educación”. “Estos serían atributos generalmente determinados por la naturaleza, y juegan un rol fundamental en la llenura de la felicidad”. “La contextura interna de la persona, o sea aquello de lo que está hecho, determina en forma preponderante su bienestar”. “Es axiomático que un mendigo saludable sea más feliz que un príncipe enfermo”. “Para Schopenhauer los más grandes placeres son los de la mente”. (“La vida del tonto, –o del flojo como lo cita el Viejo Testamento– es peor que la muerte”. Lo planteaba de la siguiente manera: “Un intelectual en completa soledad, tiene excelente entretenimiento en sus pensamientos y fantasías, pese a ninguna diversidad de placeres sociales que alejan al dundo del aburrimiento”. Una mente fértil y fecunda va a encontrar belleza hasta en lo más ordinario; mientras que el idiota no encuentra otra atracción más que en aquello que tiene enfrente”. (Como ejemplo Goethe o Lord Byron, “la fertilidad de su mente, de su vasto intelecto, les dotó de riqueza interna y de autosuficiencia para encontrar felicidad”). “En sentido contrario, si la mente es vacía, hay que buscar entretenimiento, diversión y lujos para alimentar el aburrimiento”.

(Vaya visión la del filósofo alemán; la percepción vanguardista, la universalidad del paradigma y la profundidad de sus inducciones. Y eso que en los años 1700, cuando escribió lo que dejó de legado a futuras generaciones, ni remotamente estaban próximos a inventar, como elixir de la vida presente, ni el Internet ni las redes sociales. Schopenhauer es lapidario en su veredicto. Para él “un hombre es sociable en la medida que sea intelectualmente pobre y por lo general hasta vulgar”). Lo segundo “es la propiedad o sea lo que la persona posee”. “La riqueza material puede satisfacer necesidades reales y básicas, pero no lleva más allá que a eso”. “Nunca va a satisfacer plenamente o compensar la falta de riqueza interior”. “La felicidad hay que buscarla en otro lado. Por ello es que los ricos, aunque bien materialmente, no son necesariamente felices”. Y finalmente cuenta “la posición que se tenga”. Ello es cómo nos ven los demás. “Una persona internamente satisfecha consigo mismo, poco valor dará a la opinión de otros”. “Vivirá la vida a su manera”. (Hay más para otra oportunidad, sobre lo lleno y lo vacío de la vida, pero hasta aquí, porque nos quedamos sin espacio).

profilepic_mas/img/whatsapp.jpeg
Recibe La Tribuna PDF en tu Whatsapp
Suscríbete
profilepic_mas/img/telegram-2021.jpeg
Recibe La Tribuna PDF en tu Telegram
Suscríbete
profilepic_mas/img/tribuchat-2021.jpeg
Recibe más servicios con nuestro Tribuchat
Suscríbete
©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América