Ingrid Hsing, Embajadora de Taiwán: “Me sorprende el entusiasmo de los hondureños por salir adelante”

ZV
/ 5 de septiembre de 2020
/ 12:28 am
Síguenos
01234
Ingrid Hsing, Embajadora de Taiwán: “Me sorprende el entusiasmo de los hondureños por salir adelante”

Más

Tan divertida, como calificarse de payasa, fotogénica y la mejor cantante y tan seria como exigir el ingreso de su país a la ONU o referirse como la “otra China” a sus paisanos comunistas. En su estadía por Honduras, impulsó un sinfín de proyectos ganándose de inmediato el cariño de la gente, gracias a su personalidad electrizante, casi latinizada, sin renunciar a la costumbre milenaria de la cultura china. A pocas horas de marcharse del país (el próximo lunes para ser exactos), la embajadora Ingrid Hsing comparte sus vivencias en Honduras y revela las claves para que su país diera el salto económico hasta convertirse en uno de los dragones de Asia.

¿Del campo o la ciudad?
Me crié en la zona rural de Taipéi, pero no era nada parecido a lo que es ahora. Cuando yo era niña éramos un país muy pobre, nosotros vivíamos en un solo techo con otra familia. No había nada, solo cultivo de arroz y papas.

¿Una anécdota?
Como mi padre era militar, el gobierno nos regalaba arroz para no pasar hambre, criamos gallinas, patos y hasta chanchos.

¿Cuántos hermanos?
Somos tres, soy la mayor y tuve que cuidarlos porque mis padres vivían amarrados en su trabajo, por eso soy la jefa de mis hermanos. (Suelta una carcajada).

¿Pensó ser diplomática?
Nunca lo pensé, solo quería estudiar. Me alumbraba con velitas, por eso tengo miopía. En los años 70, todo mundo se quería ir a los Estados Unidos.

¿No se quiso ir?
No se me presentó la oportunidad porque no tenía plata, el pasaje era muy caro.

¿Tiene otra faceta?
Canto muy bien, en mi época no existía el karaoke, pero me aprendía la letra de las canciones.

¿Fue a discos y tuvo muchos novios?
No tuve la suerte de la época de ahora, imagínese que vi el primer karaoke en Costa Rica en 1990.

¿Qué estudió?
Historia.

¿Cómo ingresa al servicio exterior?
Unas amigas me animaron a tomar el examen para la Cancillería y lo chistoso es que a mí me seleccionaron y a ellas no.

Como historiadora, ¿sabe de dónde proviene ese dicho “un cuento chino”?
Yo escuché la frase en España, pero no sé de dónde salió, quizá porque nuestra cultura, tradición y lengua es muy extraña y la gente dice “un cuento chino”, cuando no entiende algo.

¿Casada?
Sí. Conocí a mi esposo en España. Es de Taiwán y tenemos dos hijas. Pronto, una de ellas me hará abuela por primera vez.

¿Cuáles son las costumbres de un buen ciudadano chino?
El respeto a nuestros padres y jefes, cederles el puesto a los mayores, ojalá los jóvenes de hoy en día lo sigan haciendo.

¿Cómo salió Taiwán de la pobreza?
Por dos factores: Primero, desde la familia, los padres deben ser exigentes para educar a sus hijos para una vida mejor. Segundo, las políticas de los gobiernos enfocadas en la salud y la educación.

Hoy por hoy, ¿cuánto ha avanzado Taiwán en el mundo?
A pesar que nos excluyeron de la ONU por la otra China (comunista), no nos hemos rendido, seguimos fortaleciendo las relaciones diplomáticas, unos se nos retiran, pero otros nos aceptan.

¿Por qué los acusan de la diplomacia del dólar?
La famosa diplomacia del cheque, dicen, pero yo pregunto, ¿si los países ricos también ayudan a los países pobres, como lo hacemos nosotros, cuál es la diferencia? Nos manipulan negativamente por esa confrontación con China Continental y siempre que hacemos algo por nuestros países aliados nos señalan que estamos comprando amistades. Cuando fuimos pobres, recibimos apoyo de los demás y por eso sabemos lo importante que es ayudar.

Muchos fondos de Taiwán han ido a parar a bolsillos de particulares en la región, ¿han cambiado las reglas de entrega de esos fondos?
Totalmente, los países receptores disponen de los mecanismos de control y por nuestra parte todo nuestro apoyo es transparente. En algún tiempo estos líderes hicieron algo feo, pero logramos salir y ahora hay más transparencia con nuestros aliados.

¿Por qué el rezago de América Latina?
Tiene que ver mucho la ideología de los gobiernos, pero también tiene que ver mucho el trabajo de la gente.

¿Es correcto decir China Popular?
Sí, solo que para nosotros solo existe nuestro país, la República de China, se fundó mucho antes que la otra China, como resultado de la guerra civil, después de derrotar la última dinastía, Muchuria. Así nace la República de China, el 1 de enero de 1912. En ese momento, el territorio chino era un solo, continental y Taiwán, pero, al final, perdimos la guerra civil frente a China comunista en 1949, porque los rusos les ayudaron y nos expulsaron de la China Continental.

¿No hay problema decirle Taiwán a su país?
La verdad que hoy en día me molesta un poco porque el nombre oficial de mi país sigue siendo República de China.

¿Su papá peleó en esa guerra?
Sí, peleó en la guerra contra Japón en la frontera con la India, pero después huyeron a Taiwán junto con un millón de civiles y el general Chiang Kai-Shek.

¿Cómo han soportado el acoso de China comunista reclamando la isla?
Es muy difícil, desde un principio, la otra China nos molestaba mucho, invitando a nuestra gente a regresar, pero el general Chiang Kai-Shek tuvo que tomar medidas para que eso no pasara. Ahora, somos un país soberano con una democracia muy abierta.

¿Cree que algún día se juntarán las dos Chinas?
Solo depende de la sabiduría de nuestros paisanos, pero la verdad nadie quiere la guerra, queremos la paz. Siempre hubo una separación, pero no confrontación.

¿Qué significado tiene una mujer en la presidencia de su país?
Es un triunfo para las mujeres y para ella misma porque, a decir verdad, hasta hace poco tenemos mujeres en nuestro gabinete. Yo soy la primera embajadora china en América Latina. En ese sentido, América Latina va más adelante que nosotros.

¿Hasta cuándo seguirán exigiendo el ingreso a la ONU?
Por siempre, porque es un derecho, fuimos fundadores de la ONU con Chiang Kai Skek junto a Estados Unidos e Inglaterra, peleamos con los aliados en la II Guerra Mundial, lastimosamente, por la política de la otra China, nos echaron sin justicia. Somos un país soberano, la otra China nunca nos ha desaparecido.

¿Había oído hablar de Honduras antes de venir?
Sí, porque ya días trabajaba en América Latina, incluso, ya había visitado Honduras cuando dirigí la Oficina de Comercio para Centroamérica y llevé muchas misiones comerciales.

¿Qué impresión se lleva de los hondureños?
Yo escuchaba comentarios negativos, por eso siempre quise conocer personalmente este país. Caos y adversidades hay en todos los países, pero hay que tomarlos como retos para trabajar juntos. Me sorprende la simpatía de los hondureños y el entusiasmo por salir adelante.

¿A cuánto asciende la cooperación en Honduras?
Es difícil estimarla en 80 años de cooperación, pero tenemos mucha cooperación técnica, becas, proyectos grandes, programas de capacitación, es muy difícil calcular todo esto.

¿En la pandemia?
Hemos ayudado con insumos médicos, ya llevamos más de dos millones y medio de dólares, a parte de la ayuda a varias ONG y otras entidades.

¿Cuál fue su experiencia con “Done un Aula”?
Me encanta ese programa, abrazar a los niños, es un proyecto fantástico, gracias a Rodrigo Wong Arévalo, que nos dejó participar del proyecto.

¿Algún lugar especial que le gustó de Honduras?
Recorrí muchos rincones encantadores, pero la verdad que me gustó mucho la amistad y la confianza de los hondureños, la calidad humana para tratar a las personas extranjeras.

¿Es complicado aprender mandarín?
Es más complicado aprender español porque ustedes conjugan mucho los verbos, nuestra gramática es más fácil.

¿Qué consejo les deja a los políticos hondureños de cara a las elecciones del próximo año?
La democracia siempre tiene su lado negativo y positivo pero el pueblo tiene que tener confianza, tienen que respetar los resultados, a veces hay peleas entre los diferentes candidatos, eso pasa en todos los países, pero después de las elecciones deben salir más fortalecidos.

¿Son buenos estudiantes los hondureños becados?
Muy buenos, ahora, solo uno está excluido porque no está asistiendo a las clases.

¿Sus logros en Honduras?
Nos enfocamos en la salud, educación, cooperación técnica, pero lo más importante fue acercarme con los catrachos.

¿Cuál es su nombre original?
Debe saber que en nuestra cultura van primero los apellidos y después el nombre y no se puede separar como sucede con ustedes que a Juan Carlos le dicen Juan o Carlos. Mi nombre es Hsing Hing-Hue y siempre van juntos.

¿Qué hará en Taiwán?
Voy a jubilarme después de casi 45 años en el servicio exterior, cuidar a mi padre, iré a ver a mis hijas a Estados Unidos y otra a Canadá.

¿Volverá a Honduras?
Quién sabe.

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América