No hay dinero para personal de salud

MA
/ 16 de septiembre de 2020
/ 01:33 am
Síguenos
01234
No hay dinero para personal de salud
Relevo generacional

Más

Miguel Osmundo Mejía Erazo*

Los profesionales de la salud, militares, policías, periodistas, personal del Sistema Nacional en Gestión de Riesgos (SINAGER) y otros colaboradores en esta pandemia, son considerados como equipo que está en primera línea y desde luego que los más expuestos a contraer el coronavirus, pues están frente a muchos afectados sintomáticos, asintomáticos y algunos con síntomas avanzados portadores del virus que buscan ayuda médica cuando la enfermedad está bien avanzada, siendo esta una de las mayores causas de muertes junto a los que tienen otra enfermedad de base como los hipertensos, diabéticos o con problemas cardiopulmonares.
Los que llevan la mayor carga tratando los enfermos por el virus son los médicos, en cualquiera de las especialidades, enfermeras y enfermeros y todo el personal de los hospitales y centros donde se están tratando casos de COVID-19. Al momento de escribir estas líneas se ha informado la muerte de más de 45 médicos, 25 enfermeras, dos microbiólogos, 16 policías y otros empleados colaboradores de hospitales, también han perdido la vida por contagio de este virus otro personal de primera línea como militares, policías, periodistas y personal anónimo que están al frente tratando de salvar vidas a pesar que faltan insumos, equipo biomédico, medicinas, etc. Todos seguimos en espera de los famosos hospitales móviles que posiblemente estarán funcionando cuando ya no se necesiten o hayan fallecido miles de hondureños.

Siguatepeque, donde hay un hospital policlínico abandonado porque no hay personal, ya días hablaron de instalar un centro de atención o triaje, pero hasta hoy no hay nada en una ciudad muy bien ubicada, pero con autoridades locales negligentes, en vez del triaje el Presidente les fue a inaugurar una posta policial, no aprenden a la ciudad de Olanchito que han realizado esfuerzos por parte de los pobladores y personas nacidas en la ¨ciudad cívica¨ que están fuera de su ciudad natal, tienen un hospital de primera, eso están haciendo en otras ciudades, porque si nos atenemos al gobierno nos vamos a morir todos, desde el comienzo de esta pandemia se observa una completa desorganización, con supuestos ladrones que han robado dinero del pueblo causando la muerte de muchos, pero más temprano que tarde de alguna forma la pagarán.

En una forma cínica hace unas semanas el ministro Ebal Díaz manifestó: ¨vamos a dejar un sistema de salud fortalecido¨, lo que van a dejar es: una gran deuda interna y externa que la pagarán futuras generaciones, el gran número de familias enlutadas que han perdido seres queridos por falta de los hospitales bien equipados, un mal manejo en las compras de mascarillas, medicinas, los millones perdidos en los hospitales, estas informaciones han recorrido el mundo dejando una imagen de Honduras dentro de los países más corruptos del mundo. Ministro Díaz, con todo respeto, si usted es pastor no debe mentir ni aliarse con ¨pastores o apóstoles¨ que usando el nombre de la Iglesia Evangélica se hacen los sordos, ciegos y mudos frente a las denuncias de corrupción, especialmente en los dos últimos gobiernos, son sus aliados y ¨veedores de la sociedad civil¨ a cambio de “favores” ya conocidos.

Existen varias juntas interventoras que hace años están sin hacer nada, unos interventores ganan onerosos sueldos, como los del Seguro Social, la Policía Nacional y Hospital Escuela que ya no funcionan porque ¨hicieron lo que tenían que hacer¨. Señor Presidente Hernández, entienda, esto es una injusticia, ya basta de malgastar el dinero del pueblo. Cuántos funcionarios o diputados han donado por lo menos un día de sueldo para la pandemia? Todo el personal de salud debería estar pagado al día, con una buena bonificación mensual por exponer sus vidas para salvar otras con los turnos exasperantes, recuerden ellos también son seres humanos, tienen familia, gastos diarios, deudas que pagar y sobre todo el trabajo tan delicado de muchas horas que los lleva al cansancio y han denunciado que aún enfermos los quieren hacer trabajar. Otros funcionarios pueden esperar su pago, como los ministros, diputados, comisionados presidenciales innecesarios.

Finalmente debemos reconocer el trabajo de las brigadas de casa en casa, y los triajes, pero deben ser completas, si no hacen pruebas no son equipos integrales, no esperemos la cuestionada vacuna, aprendamos a vivir con el virus sin contagiarnos como han hecho los alemanes o como Colombia, con más de 24,000 pruebas procesadas de PCR diariamente, extremos difíciles pero no imposibles para Honduras.

*Profesor y periodista
mosmundo10@hotmail.com

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América