La UNAH se reinventa en su 173 aniversario

ZV
/ 20 de septiembre de 2020
/ 05:20 am
Síguenos
01234
La UNAH se reinventa en su 173 aniversario
La conectividad ha permitido a la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), salvar sus actividades en la educación superior del país.

Más

La Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), conmemoró ayer el 173 aniversario de fundación al servicio de la formación superior de la población hondureña, impartiendo educación pública, gratuita y de calidad.

En el aniversario desarrollado en medio de la pandemia de COVID-19, autoridades, estudiantes, docentes y empleados mantienen diversas labores a distancia o por vías tecnológicas, asistiendo la comunidad universitaria a una reinvención para salvar los períodos académicos y graduaciones de miles de profesionales en diferentes carreras.

En la actualidad, la UNAH cuenta con 115 programas de estudio, 63 de grado: 12 técnicos universitarios, 51 licenciaturas y 52 posgrados que comprenden 31 maestrías, 17 especialidades, dos subespecialidades y dos doctorados.

La matrícula del segundo período académico 2020 reportó el ingreso de 72,896 estudiantes, 41,734 mujeres y 30,962 hombres, demostrando que la pandemia no tuvo el impacto negativo que se preveía para la educación superior, gracias al diseño de aulas virtuales.

Aún en plena pandemia en el 2020, hasta el segundo trimestre del año, más de 2,100 egresados han recibido su título, entregados bajo estrictas medidas de bioseguridad.

En cuanto a la cobertura nacional, la UNAH cuenta con diez facultades, ocho centros regionales, igual número de Centros de Recursos de Aprendizaje de Educación a Distancia (CRAED), y además posee cinco telecentros.

FUNDACIÓN

La historia registra que varios jóvenes hondureños, amigos y alumnos del padre José Trinidad Reyes llamados Máximo Soto, Alejandro Flores, Miguel Antonio Rovelo, Yanuario Girón y Pedro Chirinos, decidieron fundar una sociedad de estudios que inauguraron el 14 de diciembre de 1845, bajo el nombre de “Sociedad del Genio Emprendedor y del Buen Gusto”, precursora de la Universidad Nacional.

El 10 de marzo de 1846, la “Sociedad del Genio Emprendedor y del Buen Gusto”, de carácter privado, recibió protección del gobierno bajo el nombre de “Academia Literaria de Tegucigalpa”, dirigida por el padre Reyes.

Para 1847, el presidente Juan Lindo y el padre Reyes coincidieron en la conveniencia de transformar la Academia en Universidad del Estado, razón por la cual en los meses siguientes se hicieron cambios y nombramientos para adecuar la nueva estructura académica.

Fue así como el 19 de septiembre de 1847, se inauguró solemnemente la Universidad Nacional en ceremonia pública encabezada por el mandatario Lindo y el rector José Trinidad Reyes, considerados justamente como fundadores de la primera casa de estudios superiores del país.

La Universidad Nacional funcionó por varios años en el Convento San Francisco, situado en el actual parque “José Cecilio del Valle” de Tegucigalpa.

Desde la rectoría del presbítero José Trinidad Reyes, hasta la actual administración del doctor Francisco J. Herrera Alvarado, la UNAH ha venido modernizándose tanto en infraestructura y conectividad como en la ampliación de la oferta académica, sobre todo para estar a tono con la globalización y salvar sus actividades debido a la pandemia.

DATOS
Luego de tener su sede en el Convento San Francisco de Tegucigalpa, la Universidad Nacional pasó al edificio contiguo a la iglesia La Merced, en 1896, donde permaneció hasta que fue trasladada a la actual Ciudad Universitaria, cuya construcción inició el 30 de junio de 1965. En la foto, estatua del fundador José Trinidad Reyes en Ciudad Universitaria.

REINVENCIÓN
Campus virtuales rescatan períodos

Pese a la pandemia de COVID-19, se ha logrado salvar períodos académicos gracias a las salas o campus virtuales donde los docentes imparten sus clases.

Se trata de una plataforma de clases en línea que tiene la UNAH, para que los alumnos y catedráticos se mantengan en actividades académicas sin importar las distancias a las que se encuentren, ya que la mayoría de alumnos recibe el conocimiento desde sus lugares de origen. Los jóvenes pueden conectarse con las clases con sus teléfonos móviles, tablets, laptops o computadoras y solo se requiere tener acceso a internet y quienes no tienen el servicio en sus casas, se van a los parques de sus municipios o lugares donde consiguen Wi-Fi gratis.

Desde allí se conectan al campus virtual con sus compañeros y docentes, para recibir sus clases a diario, además de hacer exposiciones y videoconferencias, también realizan los exámenes y reposiciones.

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América