Una Honduras dolida despide para siempre a sor María Rosa (Galería)

Una Honduras dolida despide para siempre a sor María Rosa (Galería)
MG
/ 16 de octubre de 2020
/ 06:47 pm
Síguenos
01234
380
Compartido
700
Visto
Más

Una Honduras dolida despide para siempre a sor María Rosa (Galería). Honduras despidió con su corazón destrozado a sor María Rosa Leggol, de 93 años, uno de los mayores símbolos de amor y solidaridad para con la niñez desprotegida del país.

Sor María Rosa falleció la mañana de este viernes en su casa de la colonia Miraflores, rodeada de muchos de sus seres queridos, entre ellos cientos de hombres y mujeres que educó y formó.

Durante el día se realizaron varios oficios religiosos para honrar su memoria y posteriormente su cuerpo fue trasladado a la Basílica de Suyapa, donde se ofició una última misa a cargo del Cardenal Óscar Andrés Rodríguez, quien destacó el ejemplo de amor que representó en vida la religiosa

“Dichosos los que mueren en el señor y no se presentan ante él con las manos vacías (…) su memoria será bendita para siempre”, expresó su eminencia durante la homilía.

“En estos días en que Sor María Rosa estaba enferma cuanto amor a su alrededor, porque ella había sembrado amor”, agregó.

“Esta hermana religiosa que abrazó el crucifijo, que se entregó a Jesús totalmente con los votos de pobreza, castidad y obediencia, llega hasta ésta etapa llena de amor, rodeada de amor y de una cosecha enorme de tanto amor que derramó a favor especialmente de los niños y niñas, muchos de los cuales están hoy aquí”, apuntó.

El Cardenal en su sermón recordó fragmentos de la destacada vida de sor María, que desde muy joven se entregó a la labor de las hermanas escolares de San Francisco.

Finalizada la misa, sus restos mortales fueron cargados por muchos de sus hijos adoptivos hasta Jardines de Paz Suyapa, donde entre lágrimas y dolor le dieron el último adiós.

Entre aplausos y oraciones los presentes vieron descender el ataúd de sor María hasta su última morada, sin embargo, muchos coincidieron en que su legado continuará vivo en sus corazones y en todos sus proyectos que seguirán su marcha, como ella lo hubiese querido.

La “Madre Teresa” de Centroamérica como se le calificaba por más de 60 años dedicó su vida al cuido, crianza y educación de miles de infantes desamparados y en riesgo social que recogió de las calles de Honduras.

Su sepelio se produjo ocho horas después que fuera declarada muerta, debido a los protocolos establecidos por las autoridades, pues su deceso se produjo en medio de la emergencia por la pandemia del COVID-19.

María Rosa Leggol nació el 21 de noviembre 1926 en Puerto Cortés. El 13 de junio de 1949 recibió los hábitos como hermana de la orden de San Francisco.

Sus familiares recordaron que en 1966 fundó la sociedad amiga de los niños Aldeas SOS, donde se les brinda protección a la niñez desamparada.

Noticias Relacionadas: Sor María Rosa y su largo camino a la beatificación

Una Honduras dolida despide para siempre a sor María Rosa (Galería)

profilepic_mas/img/whatsapp.jpeg
Recibe La Tribuna PDF en tu Whatsapp
Suscríbete
profilepic_mas/img/telegram-2021.jpeg
Recibe La Tribuna PDF en tu Telegram
Suscríbete
profilepic_mas/img/tribuchat-2021.jpeg
Recibe más servicios con nuestro Tribuchat
Suscríbete
©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América