¿Qué es convivencia civil?

¿Qué es convivencia civil?
ZV
/ 23 de octubre de 2020
/ 12:04 am
Síguenos
01234
¿Habrá un secreto detrás de la vacuna?
380
Compartido
700
Visto
Más

Por: Mario E. Fumero

La afirmación del Papa Francisco sobre la necesidad de una legislación que le permita a los homosexuales “la convivencia civil y el derecho a formar una familia” ha creado un revuelo, y no tiene sentido lógico, ya que a través de lo largo de la historia las parejas homosexuales han convivido juntas como algo natural, desde la época de Sodoma y Gomorra en Génesis, y durante el imperio romano, pues siempre este hecho era normal y lógico desde el punto de vista social, y nunca se legisló al respecto, aunque la Biblia lo considera una conducta contranatural.

El otro aspecto que me llama la atención de las declaraciones del Papa Francisco es la proclamación del derecho de la pareja gay a formar una familia, cuando debería recalcar que ellos tienen el derecho a ser una pareja en su intimidad, pero que es imposible, desde el punto de vista bíblico y natural, que puedan formar una familia, ya que dos hombres o dos mujeres juntas no pueden procrear, y la familia se origina cuando una pareja de ambos sexos se juntan, y procrean hijos, los cuales dan origen a una familia que son la herencia y la persistencia de la sociedad.

No podemos negarles a los homosexuales su derecho a la convivencia natural, y debemos de respetarlos como seres humanos, y reconocer sus derechos civiles, como todo ciudadano, pero esto no da base a que se apruebe un matrimonio que va contra la ley natural y contra los valores cristianos y tradicionales del principio de una familia.

¿Qué ocurriría si aprobamos el matrimonio gay? Automáticamente abriríamos la puerta para la adopción de niños, creando en esos futuros hijos una serie de trastornos y conductas impredecibles, y por ende, aparecerá otra ley que establecerá el derecho a establecer un tercer sexo, “el neutro”, el cual le permitirá a los padres registrar a sus hijos con un sexo indefinido “neutro”, como ocurre en Australia y otros países, ya que al nacer, sea hombre o mujer, él decidirá cambiarse el sexo, y escoger el que le guste, actuando contra la naturaleza biológica.

La homosexualidad es y ha sido siempre un trastorno de la personalidad, que tiene diferentes causas, siendo la principal de todos, el abuso sexual en la niñez, y son raros los casos originados por problemas hormonales y mucho más raro los casos de hermafroditas.

No podemos negarle el derecho a la convivencia a ningún ser humano, porque todos tenemos libre albedrio, pero no vemos lógico que la jurisprudencia legalice lo que biológicamente, y cristianamente hablando, no se considera algo natural o normal, pues la ley no debe alterar las bases biológicas, y anular lo normal, por lo anormal.

Considero que las pretensiones del Papa por concederle a los homosexuales el derecho a una familia, es algo completamente contrario a la doctrina bíblica, aunque no podemos negarles el derecho a la convivencia, y en el caso de que tengan bienes materiales y el matrimonio civil les ayude a heredarlos, ambos pueden transferírselos por medio de testamentos sin un matrimonio, no siendo necesario que haya una similitud al matrimonio natural civil e históricos entre un hombre y una mujer, según lo establecido por Dios en su Palabra.

Sobre la expresión del Papa de que ellos son hijos de Dios, no me cabe duda de que todos los seres creados son hijos de Dios desde el punto de vista de la creación, incluso los ángeles también son hijos de Dios, y entre ellos también Satanás es hijo de Dios, pero esto no los hace sujetos a Dios, y, por lo tanto, siendo hijos, se convierten en enemigos del Creador, como un hijo se puede volver enemigo de su padre.

mariofumero@hotmail.com
www.contralaapostasia.com

profilepic_mas/img/whatsapp.jpeg
Recibe La Tribuna PDF en tu Whatsapp
Suscríbete
profilepic_mas/img/telegram-2021.jpeg
Recibe La Tribuna PDF en tu Telegram
Suscríbete
profilepic_mas/img/tribuchat-2021.jpeg
Recibe más servicios con nuestro Tribuchat
Suscríbete
©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América