Campaña en EE. UU. se vuelca en estados republicanos

Campaña en EE. UU. se vuelca en estados republicanos
MA
/ 27 de octubre de 2020
/ 10:05 pm
Síguenos
01234
Trump protagonizó un gran mitin en Michigan con promesas de proteccionismo comercial y ayuda a las industrias de combustibles fósiles. (LASSERFOTO AP)
380
Compartido
700
Visto
Más

Bristol, Estados Unidos.- El presidente estadounidense, Donald Trump, multiplica sus eventos de campaña a siete días de las elecciones con la esperanza de recuperar terreno y cambiar la dinámica, mientras su adversario demócrata pisa fuerte en terreno republicano desde donde criticó al mandatario por su gestión de la crisis del COVID-19.

En una campaña muy marcada por la pandemia y la alta participación, cerca de 67 millones de personas ya votaron por anticipado, del total de cerca de 230 millones de inscritos, lo que constituye un récord histórico.
En una apuesta de alto calibre, el demócrata Joe Biden, de 77 años, visitó el martes Georgia, un Estado que ha votado por los republicanos desde hace décadas y que nadie hubiera soñado dar vuelta, pero en el que los candidatos están codo a codo, según las encuestas.

Trump, en tanto, seguirá su ritmo frenético y viajará a Michigan, Wisconsin, Nebraska y Nevada.
En la última semana de campaña Trump, de 74 años, está exultante tras lograr una importante victoria política tras la confirmación en el Senado de su candidata para la Corte Suprema Amy Coney Barrett, con lo que busca atizar a los votantes más conservadores y a la derecha religiosa y cosechar votos en la zona central de Estados Unidos.

En tanto, desde Warm Springs, donde el presidente Franklin Roosevelt (1933-1945) acudía a aliviar los síntomas de la polio, Biden prometió que va a controlar el COVID-19.
“Podemos controlar el virus y lo vamos a hacer”, dijo Biden, en directa referencia a una declaración del fin de semana del jefe de gabinete de Trump, Mark Meadows, que afirmó: “No vamos a controlar la pandemia, vamos a controlar el hecho de que podemos tener vacunas”.

A una semana de las elecciones, Trump viajó hacia Michigan, Estado que ganó en 2016 pero que cuatro años después se inclina por Biden, según las encuestas.

Sin embargo, el mandatario cuenta con que, tal como sucedió en la elección pasada, muchos sondeos se equivoquen y al final logre dar la sorpresa el día de la votación.
Después, Trump se trasladará a La Crosse y a West Salem en Wisconsin buscando lastrar la ventaja que muestra Biden en las encuestas.

En un día cargado, también visitará Nebraska y cerrará la jornada en Nevada.
Para intentar captar votantes que abandonaron al Partido Demócrata en 2016, el expresidente Barack Obama volvió al ruedo con un nuevo mitin en Florida, otro Estado clave en la contienda.
“La última vez fuimos complacientes. Hubo gente que se puso un poco floja, la gente que dio las cosas por hechas. No podemos hacer lo mismo esta vez”, afirmó en Orlando el expresidente.

Biden, por su parte, se atrevió a cortejar a Georgia, donde un demócrata no gana desde 1992.

“¡Estas elecciones son una cuestión de supervivencia económica para Michigan!”, clamó Trump durante un mitin en el aeropuerto de Lansing, la capital estatal.

El gobernante argumentó que sus políticas comerciales traerán nuevas inversiones a la industria del automóvil de esa región y prometió que protegerá la fragmentación hidráulica o “fracking”, una controvertida técnica de extracción de gas y petróleo que tiene un peso importante en Michigan y otros Estados clave, como Pensilvania.
Trump volvió a acusar a Biden de querer “abolir la industria petrolera” y prohibir el “fracking”, a pesar de que el demócrata repetidamente ha negado su intención de restringir esa práctica.

Paradójicamente, casi al mismo tiempo, la primera dama, Melania Trump, reconoció en un mitin en Pensilvania que, a veces, no le gusta la forma en la que se expresa su marido.

“No siempre estoy de acuerdo con la forma en la que dice las cosas”, dijo despertando las risas del público, pero matizó: “Es importante para él hablar directamente con la gente que representa”.
Melania, que hasta ahora no había hecho campaña en solitario por su esposo, concentró su mensaje en la pandemia y acusó directamente a Biden de haber politizado esa tragedia.

Entretanto, Biden visitó una zona rural de Georgia, un Estado tradicionalmente republicano y donde un demócrata no gana desde 1992, pero donde las encuestas muestran una carrera más apretada en estas elecciones debido a un posible aumento de la participación de afroamericanos e hispanos.
Rodeado de pinos y banderas, Biden dio un discurso pausado y solemne en el que citó al papa Francisco y al expresidente Franklin D. Roosevelt (1933-1945), venerado en EE. UU. por haber sacado al país de la Gran Depresión y haberlo guiado en la Segunda Guerra Mundial.

Biden quiso perfilarse como el heredero de Roosevelt y prometió que ayudará a EE. UU. a superar este difícil momento histórico, definido por la polarización política, la pandemia y las protestas contra el racismo.
Como parte del impulso final, la senadora demócrata y aspirante a la vicepresidencia, Kamala Harris, protagonizará hoy dos eventos en Nevada; mientras que el expresidente Barack Obama acudió al Estado clave de Florida, donde se burló de Trump y arremetió contra él por el manejo de la pandemia. (AFP)

profilepic_mas/img/whatsapp.jpeg
Recibe La Tribuna PDF en tu Whatsapp
Suscríbete
profilepic_mas/img/telegram-2021.jpeg
Recibe La Tribuna PDF en tu Telegram
Suscríbete
profilepic_mas/img/tribuchat-2021.jpeg
Recibe más servicios con nuestro Tribuchat
Suscríbete
©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América