Trump y Biden se lanzan a la conquista del medio oeste

Trump y Biden se lanzan a la conquista del medio oeste
ZV
/ 30 de octubre de 2020
/ 08:05 pm
Síguenos
01234
380
Compartido
700
Visto
Más

El presidente de EE.UU., Donald Trump, y el aspirante demócrata a la Casa Blanca, Joe Biden, estuvieron inmersos el viernes en un frenesí de mítines y actos en estados del medio oeste de país, vitales de cara a los comicios del próximo 3 de noviembre, con el ex vicepresidente liderando las encuestas nacionales con ocho puntos de ventaja.

El mandatario durante la jornada ofreció mítines en Waterford Township, en Michigan; Green Bay, en Wisconsin; y Rochester, en Minesota; mientras que Biden tuvo actos en Iowa, Minesota y Wisconsin.

En Michigan, Trump aprovechó para meterse no solo con Biden, sino también con la gobernadora demócrata de este Estado, Gretchen Whitmer, que en octubre fue objetivo de un supuesto plan para secuestrarla o asesinarla por parte de una milicia de ultraderecha, tras haber sido blanco frecuente de las críticas de Trump por su gestión de la pandemia.

Trump, mantendrá invariable su política migratoria hacia México con restricciones en las fronteras y límites de asilo si es reelegido, según dijo en una entrevista con el diario mexicano El Universal publicada el viernes.

Para el mandatario estadounidense, el tema migratorio, el tráfico de personas, la seguridad y el comercio seguirán siendo “una prioridad” en la relación con su vecino latinoamericano.

Con México “tenemos un gran acuerdo para trabajar juntos y evitar que personas de todo el mundo usen a su gran país como un colchón para entrar a Estados Unidos”, señaló Trump en la entrevista realizada vía correo electrónico.

“Al controlar mejor nuestras fronteras, estamos avanzando en el combate a las drogas y tráfico de personas”, añadió el gobernante de 74 años, según la traducción del periódico.

En enero de 2019, ambos países sellaron los Protocolos de Protección del Migrante, donde se estipula que los demandantes de asilo deben esperar en México el trámite de sus solicitudes en Estados Unidos.

El magnate, quien llegó al poder en 2016 blandiendo una dura retórica antimexicana, no aludió, sin embargo, al muro que levanta Estados Unidos sobre los 3,145 km de frontera con México.

El candidato demócrata a la Casa Blanca, Joe Biden, pidió “sacar” al actual presidente y candidato republicano, Donald Trump, con el voto, para acabar con su “cruel” agenda antinmigrante.

“Todo lo que tienen que ofrecer son cuatro años más de retórica de odio y división y políticas que terminarán con el papel histórico de Estados Unidos como símbolo de libertad y prosperidad, y como un faro de esperanza para quienes huyen de la violencia y la opresión en cualquier parte del mundo”, afirmó Biden en un comunicado.

A su juicio, la “agenda antinmigrante” de Trump no representa los valores estadounidenses y criticó que este gobierno elige ” la crueldad y la exclusión en todo momento”, sin importar si se trata de quienes huyen “del brutal régimen socialista de (el presidente Nicolás) Maduro en Venezuela”.

Entre las víctimas de la política antinmigrante de Trump, el candidato demócrata citó a los “soñadores”, los jóvenes que llegaron como indocumentados en la infancia y “que nunca han conocido otro país que no sea Estados Unidos”, o “los miles de niños que fueron arrancados de los brazos de sus padres en nuestra frontera sur”.

Para Biden, quien fue vicepresidente del gobierno de Barack Obama (2009-2017), la agenda migratoria de Trump “está diseñada para hacer una sola cosa: dividir nuestras comunidades con retórica barata y xenófoba, y demonizar a aquellos que buscan hacer solicitudes legítimas de asilo en Estados Unidos”.

“El único Estados Unidos en el que cree Donald Trump es un Estados Unidos dividido. Yo creo en Estados Unidos de América, un Estados Unidos que se fortalece por su diversidad, orgulloso de nuestra herencia como nación de inmigrantes y donde las familias son inseparables”, agregó.

El plan “Batalla por la nación”, como Biden ha bautizado su conjunto de propuestas para llegar a la Presidencia, incluye un apartado dedicado a asegurar los valores de EE.UU. “como nación de inmigrantes”.

Biden asegura que en sus primeros 100 días frenará una serie de decisiones vigentes, entre ellas las anunciadas contra el asilo, la referida a la “carga pública” -que permite denegar visados o permisos de residencia a migrantes ante la posibilidad de que requieran recurrir a programas oficiales de ayuda- o la que tiene que ver con prohibiciones de viaje o vetos migratorios.

Dirigiéndose a los trabajadores de un sector clave en Michigan, la industria automovilística, el presidente acusó a Biden de haberles perjudicado cuando fue vicepresidente de Barack Obama (2009-2017).

Biden “está destrozando su industria, pero yo la he traído de nuevo y lo están haciendo muy bien, y ahora, sorprendentemente todavía no sé cómo lo he hecho, la producción de automóviles está siendo más alta que antes de la pandemia. ¿Podría alguien en el negocio automovilístico explicármelo? Porque lo atribuyo completamente a mí”, se vanaglorió Trump.

En ese sentido, destacó que el sector “lo está haciendo bien”, pese a la pandemia y las medidas ordenadas por Whitmer para frenar la expansión del coronavirus.

FIN DE LA PANDEMIA

Trump aseguró además en su mitin que el fin de la pandemia “está a la vuelta de la esquina”.

“Está a la vuelta de la esquina (…) y tendremos disponible de forma gratuita una vacuna, y el motivo es que esto no fue su culpa. No fue culpa de nadie. Fue culpa de China”, subrayó el mandatario, quien auguró que EE.UU. regresará a la normalidad en siete meses.

Horas más tarde, en su siguiente mitin en Wisconsin, Trump volvió a insistir en que el final de la COVID-19 “está a la vuelta de la esquina”, pese a que este estado ha sufrido un repunte de casos del 41% en los últimos catorce días, de acuerdo al diario The New York Times.

Aquí, el mandatario volvió a hacer hincapié en sus promesas sobre la vacuna y ridiculizó a Biden por respaldar las restricciones para evitar la expansión de la pandemia.

Biden “está listo para un confinamiento, es decir, ustedes ya están en un confinamiento. Puede que no lo noten tanto. Hey, gobernador, debe abrir su estado aquí”, dijo Trump en referencia al gobernador de Wisconsin, el demócrata Tony Evers.

El presidente se mofó, asimismo, de su rival en las elecciones por centrar gran parte de su campaña en las críticas a la gestión de Trump de la crisis sanitaria.

Por su parte, Biden aprovechó sus intervenciones en actos electorales el viernes para dudar de la estabilidad intelectual de Trump, e hizo alusión en ese sentido a la afirmación del mandatario, cuando en 2018 dijo que era “un genio muy estable”.

“Es el mismo tipo que dijo, por cierto, piensan que me lo estoy inventando, cuando fue aconsejado sobre el aumento de los huracanes que llegan por el Atlántico debido a las aguas templadas, él dijo ‘a lo mejor deberíamos arrojar un arma nuclear sobre ellas”, ironizó Biden, quien apostilló “Dios mío”.

El demócrata reiteró sus críticas al presidente por el manejo de la crisis sanitaria, en concreto por el impacto que ha tenido en Iowa: “La feria del Estado de Iowa tuvo que ser cancelada por primera vez desde la II Guerra Mundial, y Donald Trump se ha rendido”, lamentó.

Por otro lado, Biden se quejó de que su oponente “esté haciendo todo para desanimar” a la gente para que vote.

De acuerdo a datos de la cadena CNN, más de 6 millones de personas han sufragado en la votación anticipada en los estados clave de Iowa, Michigan, Minesota y Wisconsin.

Según el promedio de sondeos RealClearPolitics, Biden aventaja a Trump en todos esos estados con una diferencia de 1.2 puntos en Iowa,, 6,6 en Michigan; 6,4 en Wisconsin y 4,7 en Minesota. (EFE/AFP)

profilepic_mas/img/whatsapp.jpeg
Recibe La Tribuna PDF en tu Whatsapp
Suscríbete
profilepic_mas/img/telegram-2021.jpeg
Recibe La Tribuna PDF en tu Telegram
Suscríbete
profilepic_mas/img/tribuchat-2021.jpeg
Recibe más servicios con nuestro Tribuchat
Suscríbete
©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América