¿Espíritu navideño… es posible conservarlo en tiempos de crisis?

ZV
/ 1 de diciembre de 2020
/ 12:03 am
Síguenos
01234
¿Espíritu navideño… es posible conservarlo en tiempos de crisis?

Más

Poco a poco nos acercamos a la Navidad, en un año pleno de incertidumbre ante las situaciones que nos ha tocado vivir, que son de sobra conocidos para todos.

Es fácil decir que nuestro espíritu navideño está apagado o que sencillamente dejó de existir ante las situaciones adversas que nos han acompañado a lo largo del año.

Pero si analizamos detalladamente las distintas aristas de esta temporada, lo que celebramos es un nacimiento y no cualquier nacimiento, sino que el del redentor del mundo.

Quizá este detalle, olvidarnos del peso religioso de la Navidad, hace que caigamos en depresiones, angustia, o tormentosa nostalgia y lejos de alegrarnos caigamos en abismos emocionales.

Para el padre Tony Salinas, cristianizar la Navidad es buscar dentro del propio ser la realidad íntima de la presencia de Dios en nuestras vidas, es permitirle a Dios que nazca en nosotros”.

Desterrar de nosotros los malos deseos, ser más humanos, fraternos, amigos, buscar la felicidad aun inmersos en la crisis, buscar q otros sean felices, poner en práctica la verdadera cristiandad, es la verdadera Navidad, expresa el prelado.

Si la consideramos una fiesta familiar, social o hasta empresarial, con una absoluta desvinculacion del aspecto religioso, quizá por ahí comience a perderse la esencia del espíritu navideño.

Para el siquiatra Javier Uclés los hondureños celebramos con excesos dos épocas paradógicamente relacionadas con Dios: la Semana Santa y Navidad.

Para nuestro entrevistado para revivir el verdadero espíritu navideño, es necesario involucrarnos de manera sana en los festejos de la temporada, cada quien de acuerdo a sus posibilidades.

“El hecho de que muchas personas hayan puesto su árbol y Nacimiento, les ha hecho sentirse mucho mejor, los gastos deben ser moderados ya que el aspecto económico también es importante, para evitar caer en el consumismo”, explica. “Estamos viviendo una Navidad atípica , por lo que arrastramos problemas que involucra la salud emocional, asimilando todavía luto, no habran reuniones como en la magnitud de años anteriores, sin embargo debemos celebrar en la medida de nuestras posibilidades, con modestia, con amor y cuidando nuestras vidas.

Volver a la realidad, no vivir en el pasado, dejar a un lado la amargura y el pesimismo, tener sentimientos positivos, no al odio, el respeto a los demás, son factores esenciales para potenciar nuestro espíritu navideño.

De esta manera podemos relacionar la Navidad con su esencia que es amor, alegría felicidad, olvidándonos de los derroches.

Pero sobre todo “ser solidarios y practicar la SOLIDARIDAD con el prójimo como lo hacía Jesucristo y lo manda la Biblia recordando que solidaridad es dar , compartir , regalar algo a otra persona o familia sin esperar nada a cambio”, concluye Uclés.

Lo más importante es agradecer cristianamente por lo que tenemos, hacer un recuento de nuestras bendiciones y retomar la esencia de la Navidad, festejar un nacimiento plenos de amor y felicidad. (A.F)

©2023 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América