Inusual reunión del jefe del Estado Mayor de EEUU con negociadores talibanes

Inusual reunión del jefe del Estado Mayor de EEUU con negociadores talibanes
MG
/ 17 de diciembre de 2020
/ 12:49 pm
Síguenos
01234
380
Compartido
700
Visto
Más

Inusual reunión del jefe del Estado Mayor de EEUU con negociadores talibanes. El jefe del Estado Mayor estadounidense abordó “la necesidad de una reducción inmediata de la violencia” en Afganistán durante una inusual reunión con los negociadores talibanes en Doha, mientras el presidente Donald Trump está acelerando la retirada de sus tropas de una guerra de casi 20 años.

Con el objetivo de poner fin a las “guerras interminables”, el presidente republicano saliente decidió reducir la presencia militar estadounidense en Afganistán a 2.500 soldados para el 15 de enero, dejando a su sucesor, el demócrata Joe Biden, la decisión sobre una retirada total a pesar de que las conversaciones de paz entre el gobierno afgano y los talibanes se suspendieron hasta el 5 de enero.

El general Mark Milley discutió el martes con los negociadores talibanes en Catar la “necesidad de una reducción inmediata de la violencia y de acelerar los avances hacia una solución política negociada que contribuya a la estabilidad regional y salvaguarde los intereses nacionales estadounidenses”, según un comunicado del Pentágono emitido el jueves.

Al día siguiente, durante una gira no anunciada de cuatro días por Medio Oriente, el militar de mayor rango en Estados Unidos viajó a Afganistán, donde se reunió con el presidente Ashraf Ghani, informó el ejército estadounidense.

Por motivos de seguridad, previo al primer aniversario de la muerte del general iraní Qasem Soleimani a manos del ejército estadounidense, no se difundió ninguna información sobre la gira -ni siquiera por parte de los tres periodistas estadounidenses que la cubrieron- antes de que el jefe del Estado Mayor abandonara la región.

Se trata de la segunda reunión del general Milley con los talibanes. Ya había viajado a Catar en junio, donde los talibanes tienen su centro político, pero esta primera reunión no se hizo pública.

En virtud de un acuerdo firmado con los talibanes en febrero, Estados Unidos aceptó retirar sus tropas de Afganistán antes de mayo de 2021. A cambio, los talibanes se comprometieron a no dejar que grupos extremistas se instalen en el país y a entablar negociaciones con el gobierno.

El ejército estadounidense tenía 13.000 soldados en Afganistán hace un año, y esta presencia se redujo a 5.000 en junio y a 4.500 en noviembre.

– “Punto muerto estratégico” –
El Pentágono planeaba mantener el despliegue estadounidense a este nivel a principios de 2021, mientras esperaba ver progresos en las conversaciones interafganas, pero Trump exigió que las tropas se redujeran a 2.500 elementos antes del final de su mandato, el 20 de enero.

La retirada está en marcha, según el Pentágono.

Esta retirada estadounidense está causando preocupación entre legisladores y expertos que consideran que las tropas que quedarán desplegadas no son suficientes para contrarrestar el resurgimiento de los insurgentes yihadistas. Los aliados de Estados Unidos en la OTAN mantienen sus tropas en Afganistán.

La organización anunció que decidiría sobre el seguimiento de su misión en Afganistán en febrero, después de que Biden asuma la presidencia.

Sin embargo, Afganistán se encuentra en una situación de violencia renovada, ya que los talibanes han perpetrado ataques casi a diario contra las fuerzas gubernamentales en las últimas semanas, y no es seguro que el nuevo gobierno demócrata estadounidense acepte la retirada total prevista en los términos del acuerdo de Doha.

Biden no ha presentado un plan detallado sobre Afganistán, pero durante la campaña prometió “poner fin a las guerras interminables” y repatriar a “la gran mayoría” de las tropas estadounidenses, manteniendo al mismo tiempo una misión antiterrorista en ese país para contrarrestar a Al Qaida y al grupo yihadista Estado Islámico.

Cuando era vicepresidente de Barack Obama, Biden se opuso al envío de refuerzos a este país de Medio Oriente en 2009, pero sus opiniones no prevalecieron.

La intervención en Afganistán, iniciada en octubre de 2001, ha costado a Estados Unidos más de 1 billón de dólares y la vida de unos 2.400 militares estadounidenses. Pero después de expulsar rápidamente a los talibanes del poder, acusados de albergar a Al Qaida, la organización yihadista responsable de los ataques del 11 de septiembre, la victoria nunca estuvo cerca sobre el terreno.

“Después de dos décadas de esfuerzo continuo, hemos logrado éxitos modestos”, admitió el general Milley a principios de diciembre. “También diría que al menos durante los últimos cinco o siete años hemos estado en un punto muerto estratégico.”

Noticias Relacionadas:

Inusual reunión del jefe del Estado Mayor de EEUU con negociadores talibanes

profilepic_mas/img/whatsapp.jpeg
Recibe La Tribuna PDF en tu Whatsapp
Suscríbete
profilepic_mas/img/telegram-2021.jpeg
Recibe La Tribuna PDF en tu Telegram
Suscríbete
profilepic_mas/img/tribuchat-2021.jpeg
Recibe más servicios con nuestro Tribuchat
Suscríbete
©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América