Visita de la Reina

Visita de la Reina
ZV
/ 18 de diciembre de 2020
/ 12:04 am
Síguenos
01234
380
Compartido
700
Visto
Más

Por: Juan Ramón Martínez

Visita de la Reina. Igual que muchos compatriotas, estoy muy impresionado por la visita de la Reina Leticia de España; su sobrio desempeño y su presencia en el lugar de los hechos, para tomarle el pulso a la situación. Es la figura más destacada que nos ha visitado, cuando todavía no nos hemos recuperado de los daños que, dos huracanes le infirieron en la zona norte. Su atención a los detalles –al fin y al cabo, es una periodista profesional– y su cercanía fraterna con las personas que sufren el desamparo y los efectos de las lluvias incontrolables sobre sus vidas, nos ha conmovido. Vino como una voluntaria de la Cruz Roja española. Como una ciudadana más, a estrecharle la mano a los que sufren; a decirles que, no están solos. Y a escucharles sus sueños de recuperación. Por ello, impresionó que, caminando sobre el lodo, habló con todos los que se le acercaron, con una naturalidad que, posiblemente muchos todavía no crean que se trata de la Reina Leticia, de España, la esposa de Felipe VI, la más alta autoridad de esa Monarquía Constitucional que representa a España, la nación con la que más nos identificamos los hondureños, entre todas las europeas.

He saludado un par de veces a la Reina Leticia. La última vez fue el año 2018, en Córdoba Argentina, durante el Congreso Internacional de la Lengua, cuya inauguración correspondió a la pareja real española. Los dos soberanos, abrieron el evento y saludaron a las autoridades argentinas, encabezadas por el presidente Macri y a los directores de las 23 academias de la lengua española presentes en el acto. Allí, la Reina Leticia sonriente y distinguida, estuvo al lado de su marido el Rey Felipe VI. Elegantemente vestida, con joyas que brillaban a la luz de los reflectores, fue una contraportada de la Reina Leticia que, sabiendo de nuestros dólares, calzó zapatos de exploradora y vistió ropas sencillas para caminar sobre el fango, dándole la mano y brindando su sonrisa compasiva a los hondureños, confirmando que España, siempre estará a nuestro lado, especialmente cuando el dolor y la tragedia toque nuestras puertas. Verla al lado de nuestras autoridades, sin protocolos almidonados, al natural, la monarquía española confirmó su valía y su ajuste a los tiempos modernos.

España, es un reino muy cercano a mis afectos. Con el Rey Felipe VI nos saludamos y conversamos en Salamanca en la ocasión de la entrega, del Diccionario Jurídico Panhispánico. Allí lo escuchamos en un sobrio discurso, al lado de las autoridades de la RAE y del coordinador del diccionario Santiago Muñoz Machado. Y en Sevilla, el año pasado, nos volvimos a encontrar, en la oportunidad de otra jornada de la lengua, donde firmamos, –todos los directores de las academias–, un acuerdo con las empresas tecnológicas para vincular nuestra lengua con la inteligencia artificial. El Rey Felipe VI, firmó como testigo de honor. Como saben nuestros lectores, el Rey de España es el patrón de la RAE y como tal, preside las reuniones más formales y solemnes de esta entidad, que se desempeña como el líder de todas nuestras corporaciones que, están presentes en todos los continentes, –en América incluimos a la Academia Estadounidense de la Lengua– con excepción de Oceanía. Pero no tardará mucho tiempo, antes que se organice alguna en Australia o Nueva Zelanda, porque muchos inmigrantes latinoamericanos se están asentando en esos dos países. Especialmente centroamericanos.

Ahora cuando, el próximo año iniciaremos las celebraciones del Bicentenario de la Independencia de Centroamérica del Imperio Español, renovaremos los vínculos fraternos que nos han permitido a los hablantes del español, de ambos lados del Atlántico, reencontrarnos en la reconstrucción de la memoria común, y en el sueño para que, quienes hablamos la lengua de Cervantes, nos encaminemos a imponerle al mundo, la riqueza espiritual de nuestros pueblos, la sensibilidad de sus poblaciones y la fraternidad que nos acerca en los malos momentos. Por ello, la visita de la Reina Leticia y la decisión del gobierno español de ayudarnos económicamente, aumentando la cooperación que nos ha venido dando desde hace muchos años, es una anticipación que los españoles de allá y los de aquí, somos un solo pueblo, cuyos corazones laten al unisonó, –como el de la Reina Leticia– cuando fue testigo de nuestros sufrimientos.

Noticias Relacionadas:

Visita de la Reina

profilepic_mas/img/whatsapp.jpeg
Recibe La Tribuna PDF en tu Whatsapp
Suscríbete
profilepic_mas/img/telegram-2021.jpeg
Recibe La Tribuna PDF en tu Telegram
Suscríbete
profilepic_mas/img/tribuchat-2021.jpeg
Recibe más servicios con nuestro Tribuchat
Suscríbete
©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América