Parientes “acampan” tres días para ver a privados de libertad

Parientes “acampan” tres días para ver a privados de libertad
ZV
/ 20 de diciembre de 2020
/ 05:40 am
Síguenos
01234
Esposas de los privados de libertad aguantaron el frío y la llovizna que cayó en la aldea de Támara, con tal de ver a sus parejas de nuevo.
380
Compartido
700
Visto
Más

Por: Xiomara Mairena
Fotos: Henry Carbajal

Sin importar el frío ni la lluvia y con el anhelo de poder ver a sus esposos e hijos privados de libertad, numerosas mujeres durmieron en colchonetas durante tres días, en las afueras de la Penitenciaría Nacional Marco Aurelio Soto (PNMAS), ubicada en la aldea de Támara, en el Distrito Central.

A nueve meses de no poder visitar a sus cónyuges, debido a la pandemia de COVID-19, el día por el que tanto se manifestaron con pancartas por fin llegó. Autoridades del Instituto Nacional Penitenciario (INP) ayer cumplieron su palabra de dejar ingresar a un familiar a quien el interno pidió ver antes de la Navidad.

Desde el jueves, se les concedió a los reos poder hacer una llamada para darle la buena noticia a sus familias, que podrían recibir la visita de una persona con la que estarían de cerca, siempre respetando el distanciamiento, ante la presencia del COVID-19.

El virus hizo que se prohibiera la visita para evitar que la población carcelaria se contagiara y hubiera más muertes por esta causa.

ESPERABA ESTE DÍA

“Estoy desde las 3:00 de la tarde del viernes, ¡Estoy alegre! Llevo más de nueve meses de no ver a mi esposo, a quien me lo sentenciaron a 15 años”, relató una de seis jóvenes que durmieron abrazadas entre sí, para protegerse del frío nocturno y aguantaron la llovizna que cayó durante la madrugada.

Con el rostro cubierto con una mascarilla y evidente emoción reflejada en su mirada, contó que “estaba esperando este día, gracias a Dios me ha manifestado las pocas veces que hemos hablado, que los han tratado bien”.

Agregó que su esposo le comentó que a los internos “les han hecho las pruebas y ha salido negativo; yo ando mi prueba que salí negativa para que no exista ningún problema que lo pueda exponer a un contagio”, manifestó la visitante.

Asimismo, dijo que solo una hora van a poder ver a su familiar, pero que se encontraban conformes, porque volverían a estar relativamente cerca. Sin embargo, lamentó no poder llevarle alimentos, sábanas, ropa, ya que solamente podían ingresar equipo de bioseguridad como mascarillas, gel antibacterial, entre otros insumos.

MUJERES SE ORGANIZARON

Las madres y compañeras de hogar de los reclusos relataron que desde el jueves pasado estuvieron coordinando cómo se iba a ingresar a la cárcel.

“Primeramente nos tocaba a los módulos de arriba y el domingo a Casa Blanca, pero se cambiaron los planes”, expresó una de ellas, mientras otra agregó que “esperamos respuesta del director, ya es demasiado tiempo, y uno ya quiere verlos”, recordó.

“Entonces nos pusimos de acuerdo a hacer ese listado para coordinar la fila y que no haya relajo, ni peleas, para que prevalezca el orden en la fila, ni que haya aglomeraciones de los visitantes; queremos evitar que se disparen las cifras de contagio por COVID-19, nos dejarán entrar de cincuenta en cincuenta”, indicó.

Algunas mamás de los internos se arriesgaron a ir y esperar afuera del recinto a que la esposa de sus hijos o las hermanas de estos lograran entrar. Tal fue el caso de una olanchana de 62 años de edad, quien cargando a su nieta en brazos, no pudo reprimir el llanto, ante el sufrimiento de no poder ver a su vástago, quien el próximo año cumplirá cinco años de purgar una condena por tentativa de homicidio.

AL CONTENER EL LLANTO
Esposa de reo: “Estábamos desesperadas por verlos”

La esposa de un privado de libertad, entrevistada por LA TRIBUNA, declaró que, ellas, como esposas y madres de algunos de los internos, se mantienen en comunicación constante a través de unos grupos de WhatsApp, “todos los meses protestamos porque estábamos desesperadas por verlos, hasta que por fin nos permitieron verlos”.

Conmovida, comentó que “a uno le da tristeza ver cómo salieron los pandoros, narcos, políticos que están saliendo con medidas y nuestros parientes nada… Bajaron las penas en algunos delitos, pero como no tenemos dinero, uno solo tiene que seguir guerreando por su familiar…”.

“… y hasta que Dios quiera y abra sus portones, uno va estar feliz con ellos afuera, de lo contrario hay que seguir estando con ellos porque no los podemos dejar abandonados”, advirtió.

“Los niños quedaron llorando en la casa porque no pudieron venir a ver a su papá, pero es entendible que no podemos arriesgarlos a venir acá”, dijo la muchacha, quien contuvo sus lágrimas, recordando que esa lucha apenas comienza, porque recientemente a su esposo lo sentenciaron a 18 años de prisión.

DATOS
El protocolo de ingreso a la Penitenciaría de Támara fue aprobado por la Secretaría de Salud y el Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager), y también exigía que los familiares de los reclusos del Módulo Casa Blanca presentaran su prueba de COVID-19 con resultado negativo en PCR, antígenos o de diagnóstico rápido, para poder ingresar a las instalaciones. Asimismo, el personal médico les realizó una evaluación para descartar cualquier tipo de sintomatología.

GRACIAS A TRABAJO CONJUNTO
Más de 300 militares mantuvieron el orden

Reanudar las visitas en la Penitenciaría Nacional, en la aldea de Támara, Distrito Central, implicó un arduo trabajo de los efectivos del 11 Batallón de Infantería, del Segundo Batallón de Infantería Aerotransportada, del Primer Batallón de Fuerzas Especiales, Base Naval de Amapala, Policía Militar del Orden Público (PMOP) y de la Base Aérea Enrique Soto Cano.

Esas instituciones, bajo el mando del actual director de la PNMAS, lograron llevar a cabo, sin ningún problema, el ingreso de los familiares a los 17 hogares que conforman Casa Blanca.

Se confirmó ayer que ingresaron 365 familiares, sin embargo, se había habilitado el ingreso de 940 personas para que igual número de internos pudieran compartir una hora con su pariente.

La portavoz del Instituto Nacional Penitenciario (INP), Digna Aguilar, detalló que los parientes de los internos ingresaron a la cárcel de manera ordenada y cumpliendo las medidas de bioseguridad establecidas en lineamientos de visita elaborados por el Instituto Nacional Penitenciario (INP).

profilepic_mas/img/whatsapp.jpeg
Recibe La Tribuna PDF en tu Whatsapp
Suscríbete
profilepic_mas/img/telegram-2021.jpeg
Recibe La Tribuna PDF en tu Telegram
Suscríbete
profilepic_mas/img/tribuchat-2021.jpeg
Recibe más servicios con nuestro Tribuchat
Suscríbete
©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América