ATMÓSFERA INFLAMABLE

ATMÓSFERA INFLAMABLE
MA
/ 22 de diciembre de 2020
/ 12:20 am
Síguenos
01234
SERVICIOS DIGITALES TRANSFRONTERIZOS
380
Compartido
700
Visto
Más

LOS generales son reservados. Raras veces emiten declaraciones. Sin embargo el secretario de Ejército, Ryan McCarthy y el jefe del Estado Mayor del Ejército James McConville, sorprendieron el fin de semana pasado con una manifestación pública: “No hay papel alguno de la milicia estadounidense para determinar el resultado de una elección en los Estados Unidos”. Lo anterior alusivo a una supuesta conversación que tuvo lugar en la Casa Blanca, presuntamente acariciando la posibilidad de imponer la ley marcial para anular las elecciones. La última vez que el gobierno federal impuso la ley marcial fue en Hawái en 1941 después del ataque japonés contra Pearl Harbor. Consecuencia del avispero revuelto en los medios de comunicación por la filtración de la noticia, varios asesores palaciegos corrieron a ofrecer entrevistas negando dicha posibilidad. El propio Trump, madrugó a desmentir lo que hicieron trascender los medios de comunicación con un Twitter: “Ley marcial = Noticias falsas. ¡Son solo más noticias mal intencionadas!”.

El diario The New York Times reporta de la siguiente manera: “Ayer en una reunión en la Casa Blanca, Trump consultó sobre la idea de repetir las elecciones bajo supervisión militar, que había sido propuesta por su antiguo asesor Michael Flynn en televisión”. “De acuerdo con el periódico, en esa reunión -en la que estaba presente Sidney Powell, abogado de Flynn-, el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, y el asesor presidencial Pat Cipollone rechazaron con firmeza esa alternativa”. La especie fue tomando cuerpo cuando el general retirado del ejército Michael Flynn, que acaba de recibir un indulto presidencial, en “una entrevista en el canal ultraconservador Newsmax, argumentó que el mandatario tiene poder para desplegar las Fuerzas Armadas de EE. UU. en los estados clave donde ganó Biden para repetir allí las elecciones”. “De acuerdo con The New York Times, que cita a dos fuentes conocedoras del asunto, en un momento del encuentro del viernes en la Casa Blanca, Trump se interesó por la idea que había formulado Flynn anteriormente”. “CNN también afirma que esa idea surgió durante la reunión; pero explica que las palabras de Trump no dejaban claro si realmente apoyaba la idea de invocar la ley marcial”.

Ya las repetidas manifestaciones impulsadas por la Casa Blanca sobre el masivo fraude electoral, –que su equipo de abogados litiga en los juzgados– han tenido un impacto negativo en la confianza de la sociedad en su sistema democrático electoral. Solo sopesar la posibilidad de invocar la ley marcial colocaría el sistema institucional en mal predicamento. “En EE. UU., el presidente y los gobernadores de cada uno de los 50 estados del país tienen poder para invocar la ley marcial; pero el jefe del Ejecutivo no lo puede hacer de manera unilateral y necesita la aprobación del Congreso”. Sin embargo aun cuando lo anterior sea el criterio jurídico de un centro de justicia en una universidad norteamericana, ahora todo se juzga bajo el prisma interpretativo de cada cual. Regando combustible en la atmósfera inflamable que niega la realidad y alienta sospechas sobre lo que antes era aceptado –una vez que el Colegio Electoral emite su veredicto– como hechos consumados. Hoy –como si no tuvieran suficiente con lo que el coronavirus ha hecho de las sociedades mundiales– todo aparenta estar patas arriba y nada pareciera colocado en su lugar.

profilepic_mas/img/whatsapp.jpeg
Recibe La Tribuna PDF en tu Whatsapp
Suscríbete
profilepic_mas/img/telegram-2021.jpeg
Recibe La Tribuna PDF en tu Telegram
Suscríbete
profilepic_mas/img/tribuchat-2021.jpeg
Recibe más servicios con nuestro Tribuchat
Suscríbete
©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América