El valor de la amistad y la importancia de cultivarse con los demás en amor

El valor de la amistad y la importancia de cultivarse con los demás en amor
ZV
/ 14 de febrero de 2021
/ 12:39 am
Síguenos
01234
Un peluche, un detalle de ternura.
380
Compartido
700
Visto
Más

Autor: Luis Alonso Gómez Oyuela
Email: luisgoyuela15@gmail.com

DANLÍ, El Paraíso. “Cultivo una rosa blanca en junio como en enero para el amigo sincero que me da su mano franca. Y para el cruel que me arranca el corazón con que vivo. Cardo ni ortiga cultivo; cultivo una rosa blanca” (José Martí). Este poema es uno de los más célebres del escritor y poeta cubano José Martí. Es un poema sobre el valor de la amistad y la importancia de cultivarse con los demás, un amor sincero, puro. Cultivar para aquel que es leal, franco y sincero. No obstante, al referirse a aquel que le arranca el corazón, es decir, al desleal, al pérfido, afirma que para él también cultiva una rosa blanca.

La importancia de no guardar rencores alivia y sana el alma. Trae paz al corazón y serenidad impregnada en el amor de Dios. Dios nos amó primero y también nos dio su amistad, así lo dijo Jesús. Amaos los unos a los otros como yo os he amado. Vosotros sois mis amigos. Así que el día de la amistad nació en la eternidad bajo el impulso de Dios para el mundo.

Dice el autor del libro de los Proverbios: “En todo tiempo ama al amigo, porque en tiempo de angustia es mejor el amigo que el hermano”. Un verdadero amigo no esconde lo que piensa de ti, ni lo que siente por ti, ni tiene doblez alguna. Es simplemente, sincero. Esto significa que puedes confiar en él, o en ella, que no tendrá ninguna duda de lo que pueda decirte.

“Quien tiene un amigo, tiene un tesoro”. Así reza el refrán y así es. Pero claro, esto, siempre que el amigo en cuestión, sea un amigo verdadero; porque, en muchas ocasiones, y seguro que lo sabes, utilizamos la palabra amigo con demasiada ligereza. Esas amistades con los que vivimos momentos inolvidables, tanto por buenos como por malos. Esas personas que, sin ser de nuestra familia, nos aceptan como somos, nos escuchan, nos apoyan y nos quieren.

En general, parece que le damos mayor importancia a la familia y a la pareja, que a los amigos. Los amigos no representan obligatoriedad en ningún sentido; ni un compromiso, ni una atadura, o por lo menos, no deberían representarlo. Pero sí que han de cumplir una serie de características, para considerar a una persona, un amigo de verdad.

No creo que haga falta poner la definición de un “amigo”. Pero, sí quiero ponerte una definición que escuché alguna vez, y que me pareció muy buena. “Un amigo es el que, cuando haces una fiesta lo llamas y viene, y cuando sabe que tienes un problema, viene sin que lo llames”. (www.psicologoencasa.es).

El día de San Valentín es una festividad católica que se celebra el 14 de febrero en conmemoración de las obras realizadas por este santo en Roma, que están relacionadas con el concepto del amor y afectividad (Wikipedia). Esta festividad comenzó el siglo V. Con el paso de los años esta celebración cambió el rumbo. Ahora es netamente comercial. Es la ocasión propicia para regalar a la esposa, a la novia, novio o amigos algún detalle, quizá inesperado. Normalmente, entre las parejas lo más llamativo son las flores naturales. Las flores despiertan sentimientos maravillosos entre las parejas.

Hasta hace algún tiempo no era usual que los hombres compraran flores. A los jóvenes no les motivaba ir a la floristería a comprar; les daba pena llevar un ramo de flores, pero dejaron la timidez. Ahora abarrotan estos negocios, además, de las flores, llevan bombones y peluches, todo aquello que despierte sentimientos.

¿Pero dónde quedan los amigos? ¿Es usual que un amigo regale flores a otro amigo? Vean ustedes hasta dónde llegan los prejuicios. ¿Flores entre machos? No puede ser, pero si eres una persona con la suficiente madurez, alejada de prejuicios machistas, seguro que te sentirás complacido con un ramo de flores en este día de la amistad.

Les cuento una pequeña anécdota personal. Un amigo, hombre de negocios, político, muy macho como decía que lo era, estaba de cumpleaños. Pensé que podía regalarle algo especial. Pedí ayuda a una amiga para buscar un regalo que le gustara al amigo. Me dijo: cómprele un ramo de flores. ¿Flores? ¡Ni lo piense!- Sí, flores, aunque no lo crea a los hombres también les gustan las flores. Fui a la floristería y compré un ramo de gladiolas. Cuando se las entregué, me dijo, este es el mejor regalo que he recibido en toda mi vida. Las guardó en su escritorio hasta que se secaron.

Hasta hace poco tiempo los muchachos cuando miraban a uno de sus amigos llevando flores, les preguntaban: ¿Quién se murió? Ahora dicen: qué lindas flores, ¿las llevas a tu novia o amiga? Este día es para los detalles con los amigos, la esposa y la novia. El amor y la amistad son dos lindos sentimientos para compartir. No importa que estemos en pandemia. Ofrezcamos amor y amistad y llenemos nuestras vidas de gratitud a Dios porque Él nos amó primero y nos ofrece su amistad.

Así que este reportaje es ilustrado con las mejores flores y colores que la naturaleza nos ofrece.

profilepic_mas/img/whatsapp.jpeg
Recibe La Tribuna PDF en tu Whatsapp
Suscríbete
profilepic_mas/img/telegram-2021.jpeg
Recibe La Tribuna PDF en tu Telegram
Suscríbete
profilepic_mas/img/tribuchat-2021.jpeg
Recibe más servicios con nuestro Tribuchat
Suscríbete
©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América