Testigos del caso Keyla ante ATIC: A policías los pusieron a lavar las dos celdas

ZV
/ 15 de febrero de 2021
/ 12:30 am
Síguenos
01234
Testigos del caso Keyla ante ATIC: A policías los pusieron a lavar las dos celdas
Los 18 elementos policiales que están en calidad de investigados, ya fueron evaluados por Medicina Forense y todavía falta que los interrogue la ATIC.

Más

Ya se cumplió una semana de haberse dado la muerte de la enfermera Keyla Patricia Martínez Rodríguez (26), y los agentes de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC), culminaron con la toma de declaraciones de las personas que estuvieron en la celda junto con el doctor que acompañaba a la occisa, puesto que todos violentaron supuestamente el toque de queda.

Los interrogatorios realizados por los agentes de la ATIC, revelaron situaciones que sucedieron tras ocurrir el crimen de Keyla Martínez, ya que los pusieron a lavar las celdas, por lo que se contaminó la escena donde ocurrió el hecho que se investiga.

De igual forma, los agentes continuaron con el procesamiento de más prueba científica, también al análisis de las declaraciones, así como antecedentes de otros casos contra miembros de la carrera policial.

En la Fiscalía de esa localidad los agentes tuvieron acceso a una denuncia interpuesta por dos mujeres que fueron objeto de abuso por parte de los policías asignados a esa estación policial.

Las denunciantes relataron que hubo abuso porque los uniformados intentaron meterse a la celda para abusar de ellas, sin embargo, por temor a ser asesinadas se fueron huyendo del país.

Otro de los insumos que obtuvieron los agentes fue el celular de Keyla que será objeto de análisis por parte de especialistas del Departamento Técnico Científico de la ATIC, el cual fue entregado por la abogada Irma López, quien representa a la familia de la joven.

En menos de 48 horas de haberse suscitado la muerte de la joven Keyla Martínez, la Dirección de General de Medicina Forense (DGMF), del Ministerio Público (MP), confirmó mediante un comunicado que la autopsia preliminar revela que la causa de la muerte fue por asfixia mecánica y se ordenó otros exámenes para verificar la hipótesis que la manera de muerte fue homicida.

ANÁLISIS A SOSPECHOSOS

El fiscal a cargo del caso, Héctor Contreras, realizó peticiones ante la jueza, Lissien Knight Reyes, del Juzgado Primero del departamento de Intibucá para que se realizara la juramentación de los primeros cuatro peritos de Medicina Forense para que evalúen en calidad de investigados a 18 elementos de la Policía Nacional por el caso de la muerte de la joven estudiante de último año de enfermería profesional en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Keyla Patricia Martínez Rodríguez, hecho ocurrido entre la noche del sábado 6 y la madrugada del domingo 7 de febrero pasado, en la Unidad Departamental Policial 10 (Ude-10) de La Esperanza, Intibucá.

Contreras, quien está asignado a la Fiscalía Especial de Delitos contra la Vida (FEDCV), tiene bajo la lupa a los 18 elementos de la policía en calidad de investigados por el delito de asesinato, de acuerdo con la solicitud en ese despacho judicial a la que se tuvo acceso.

La petición del fiscal fue entregada a las 8:30 de la mañana del 10 de febrero del 2021 y la misma fue admitida por la juez que conoce la causa. Es de mencionar que los peritos juramentados para realizar las evaluaciones corporales a miembros de la carrera policial, dividieron en dos grupos a los investigados, cada uno por nueve personas y desde el jueves comenzaron con la toma de muestras de sangre para comparación de ADN y extracción de elementos pilosos y ayer culminaron con esa pericia científica.

Los peritos forenses efectuaron la evaluación clínica consistente en examen corporal con la extracción de muestras de sangre para determinar perfil genético y comparación de ADN, extracción de elementos pilosos para comparación de tricología, en la sede del Centro Integrado (CEIN), en el barrio Los Dolores de Tegucigalpa, tras haber sido trasladados a la Dirección de Medicina Forense.

Los resultados de los análisis realizados estarían siendo entregados la próxima semana al fiscal que lidera el caso.

SON 18 POLICÍAS

Los primeros nueve elementos evaluados fueron el subinspector de la policía Brayan Isaac Banegas López, inspector de policía Darling Jonas del Cid Álvarez, y los agentes de policía Danilo Vásquez Sánchez, Jarol Rolando Perdomo Sarmiento, Marvin Carmelo Manueles Reyes, Gerson Esteban Figueroa López, Manuela Judith Suazo Morazán, Norman Anael Ventura Galeas y Raquel Sarahí Núñez Reyes.

El viernes desfilaron por el CEIN los agentes de policías Sacarías Domínguez García, Elmer Leonel Domínguez Hernández, Marlon Antonio Aguilar Cárcamo, Tomás Gáleas Moreno, Jorge Alexander Vásquez Bautista, Marvin Rodríguez Blanco, Emerson Antonio Cabrera Castillo, Luis Fernando Bueso Flores y Erasmo Licona Martínez; todos en calidad de investigados.

JUZGADO DE INTIBUCÁ

La calificación del delito que se maneja en el Juzgados Primero de Letras del departamento de Intibucá y en la Fiscalía, se mantiene por el delito de asesinato, sin embargo, el fiscal a cargo del caso, podría modificar, ratificar o ampliar el mismo de acuerdo a lo que tenga en su poder en concepto de investigación.

Es de precisar que esa sede judicial de Intibucá es en la que se estaría conociendo la causa penal y será el lugar donde se estaría presentando el requerimiento fiscal correspondiente.

YA ESTABA MUERTA

El personal médico que fue tomado en cuenta como parte de la investigación, entre doctores y enfermeras del hospital “Enrique Aguilar Cerrato”, hasta donde fue llevada la joven Martínez en horas de la madrugada del domingo en un intento por salvarle la vida supuestamente, rindieron ya sus respectivas declaraciones a los agentes, a efecto de que nos dieran las valoraciones médicas, fenómenos y lesiones que pudieron observar al momento en que su cadáver se encontraba en esas instalaciones a la espera de que se realizara el levantamiento legal.

La doctora Patricia Zúniga, quien era la encargada de la guardia médica en el hospital esa noche, detalló a los agentes que cuando ellos reciben a la joven Keyla Martínez evidentemente se encontraba sin vida, pero procedieron hacerle la evaluación que corresponde que fue ver si presentaba signos vitales, revisar sus pupilas las cuales ya estaban dilatadas, se le hizo un reflejo corneal a ver si respondía, pero tampoco, evaluación de los pulsos, la frecuencia cardiaca, sin embargo había ausencia de los mismos, ya se encontraba muerta.

“Nos llamó la atención que los policías que tienen experiencia en primeros auxilios, y les preguntamos porque si es evidente que está muerta la traen, pero ellos lo primero que preguntaron fue que cuánto tiempo creen que tiene de muerta, pero yo les pregunté qué fue lo que pasó, dónde está la familia, convulsionó, vomitó, entonces dijeron que eran patrulleros de calle y que de la jefatura habían sido llamado para trasladar a una joven que se les puso mal, que ella estaba detenida por violar el toque de queda”, relató la médico.

Continuó que en la evaluación que le hicieron a la joven les llamó la atención la cianosis en una oreja (oreja morada), “que pudo ser por una compresión o un trauma directo, evidencia de sangre no tenía sin embargo a mí no me corresponde hacer una evaluación exhaustiva, porque hay un perito forense, lo que nos corresponde es llamar al Ministerio Público para que ellos hagan el levantamiento respectivo, entonces procedimos a cubrirla y trasladarla a la morgue del hospital”.

La galeno dijo que le tocaron la parte posterior del cuello (la nuca) y se encontraba fría, por lo que a su criterio, tenía más de media hora de estar muerta, ella no falleció en el traslado, ella murió antes”.

CONTRADICCIONES

Sobre las declaraciones brindadas por el doctor Edgar Velásquez, quien fue detenido con la joven Keyla Martínez la noche del sábado 6 de febrero, en las que manifestó ante los medios de comunicación, así como a las autoridades correspondientes, sobre las frases que según él decía su amiga antes de fallecer, las mismas están siendo corroboradas y analizadas para descartar si miente o dice la verdad ya que despertó ciertas dudas sobre lo que realmente ocurrió tras el arresto.

El jueves pasado trascendió en horas de la noche, las declaraciones ante diferentes medios de comunicación televisuales del doctor Velásquez, sin embargo minutos después circuló en las redes sociales un video donde se muestra como se encontraba de alterado el galeno, y la ahora occisa tratando de calmarlo.

“ALGO ILÍCITO”

El subinspector de la Policía Brayan Isaac Banegas López, investigado en este caso, y quien fue parte de la detención de Keyla y de Edgar Velásquez dio a conocer mediante un reporte por escrito a sus superiores que cuando ellos se acercaron al automotor color blanco y a bordo de la patrulla RPM les preguntaron qué hacían a esa hora y si no tenían conocimiento que se decretó una restricción de salida, y se dieron cuenta que el conductor se acompañaba de una señorita.

“En ese momento, el ciudadano (Edgar Velásquez) nos dijo: ya nos vamos, pero de una manera prepotente y quiso arrancar en marcha el vehículo, por lo que dije: amigo no me falte al respeto, estoy hablando con ustedes, entonces bajamos de la RPM y solicitamos que se bajara del vehículo que íbamos a realizar un registro personal y de su vehículo, porque a través de la acción que hizo, quería huir, me dio la impresión de que podría transportar algo ilícito, pero el ciudadano no accedió tratándonos mal, mientras que mis compañeras Judith Suazo y Raquel Núñez abordaron a la señorita, quien tranquilamente se bajó del vehículo y se identificó con el nombre Keyla Patricia Martínez Rodríguez”, detalló uno de los oficiales.

Continuó que “el ciudadano no se identificaba aún sin bajar del vehículo diciendo de manera prepotente que él era doctor y que si en un momento él se encontraba de turno en alguna clínica y si alguien de nosotros carecía de atención médica no nos atendería, después de repetirle varias veces que bajara del vehículo lo hizo y se identificó como Edgar José Velásquez Orellana”.

RIÉNDOSE Y CANTANDO

En el reporte de lo ocurrido esa noche de la detención, se plasmó también que “el policía Gerson Figueroa y Jarol Perdomo trasladaron al ciudadano Edgar José Velásquez Orellana a la celda, mientras que mis compañeras Judith Suazo y Raquel Núñez trasladaron a la señorita Keyla Martínez al baño ya que solicitó necesitarlo, luego que salió del mismo la ingresaron a la celda de féminas en la cual la única persona que ingresaba como yo, estaba de oficial de servicio, por lo que le ordené al policía de guardia Jarol Perdomo, que nos turnaríamos para realizar la constante supervisión de las celdas y los detenidos, relevándonos tal y como los hacíamos en todos los turnos, ya que es una consigna no dejar sin supervisión las celdas ni los detenidos”.

“Así estuvimos en el momento de que el policía Jarol Perdomo fue a supervisar las celdas, todo estaba bien, luego llegué yo y la señorita Keyla Patricia estaba acostada, tranquila, riéndose y cantando, estuve con el policía Jarol con las celdas, luego yo me fui hacia la guardia a supervisar mientras Jarol Perdomo se quedó en las celdas, después Jarol llegó a la guardia ya que yo iría a relevar, le dije que fuera nuevamente a supervisar”.

“Llegó corriendo a la guardia, reportándome que la señorita Keyla Patricia estaba colgada en la celda, en ese momento salí junto a Jarol Perdomo haber lo que pasó, pero él (Jarol), la había soltado, porque aún tenía signos vitales, de igual manera yo revisé y tenía signos vitales”, detalla el informe.

Siguió indicando que trasladaron a la joven en la patrulla RPM 724, “al hospital Enrique Aguilar Cerrato, y fue recibida por la médico en turno Patricia Zúniga, yo no fui porque tenía que reportar al subcomisionado Melvin Alvarenga Deras, luego los policías que acompañaron el traslado me reportaron desde el hospital que la señorita Keyla Patricia ya había fallecido, por lo que hice las coordinaciones con la DPI, para realizar el levantamiento correspondiente, trasladándome en la RPM 625 acompañándome con el inspector del Cid”. (XM)

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América