Apología a Yuval Noah Harari

MA
/ 17 de febrero de 2021
/ 01:24 am
Síguenos
01234
Apología a Yuval Noah Harari

Más

Federico Rosa
Artista (MA Fine Arts, UCL)

“Esta es la mejor razón para aprender historia: no para predecir el futuro, sino para liberarse del pasado e imaginar destinos alternativos”.

-Yuval Noah Harari, “Homo Deus: Una Breve Historia del Mañana”.

En varios diarios de Honduras corrió el año pasado la noticia de que el notable escritor, historiador y profesor israelita, Yuval Noah Harari, autor de los best-sellers “Sapiens”, “Homo Deus”, y “Lecciones para el Siglo 21”, vaticinó, al estilo de adivino, que Honduras y otros países en vías de desarrollo, cesarían de existir para el año 2050. Esta supuesta cita fue indicada por Armando Euceda, director de Programas de Posgrado de la UNAH y, se afirmó que esta predicción, un tanto inusual para un historiador del calibre de Harari, se dio en una entrevista realizada con el CEO de Facebook, Mark Zuckerberg.

Curiosamente, en otra entrevista con “Euronews” en 2019, se le preguntó a Harari sobre el futuro de la Unión Europea, la cual tenía elecciones por aquel entonces; específicamente, se le preguntó si en 10 ó 15 años existiría la UE como tal. El afamado profesor de Historia en la Universidad de Jerusalén, refutó la pregunta atestando que su trabajo no es el de predecir, “como historiador lo único que sé es que no se puede predecir tales cosas; a menudo suceden las cosas más inesperadas; eso es lo único seguro de la historia”. ¿Por qué entonces, haría una predicción tan nefasta (e insólitamente con una fecha tan exacta) sobre Honduras?

Es cierto que, en la entrevista con Zuckerberg, Harari mencionó varias veces a Honduras como ejemplo de un país en peligro de bancarrota, entre otros, como México, Yemen, Zambia y la Ucrania. La cita que quizás conmovió a quienes la vieron se basa en comentarios relacionados con el crecimiento de la Inteligencia Artificial, el cual, para preocupación de Harari, se puede convertir en una carrera “a quién llega primero” entre las potencias globales tales como China, EEUU o Gran Bretaña. Esto traería graves consecuencias para países como el nuestro, ya que no tenemos manera alguna de cómo competir con tales potencias y, según Harari, la pregunta es más bien retóricamente, “¿qué pasaría con nuestros países en 20 ó 50 años?”. Nuestras economías y sistemas educativos no se darían abasto por la falta de trabajo en rubros de índole tecnológico. En ningún momento se refiere al año 2050, ni a Honduras como un territorio que cesaría de existir como nación. El autor israelita admite que él es historiador, por lo que no está en el negocio de hacer predicciones.

Definitivamente, Harari se preocupa por los futuros de países en vías de desarrollo y recalca la desigualdad tanto política como económica de nuestro mundo. En la misma entrevista, describe cómo el enojo de la población en el centro de los Estados Unidos, en un estado como Indiana, por ejemplo, causa que las cosas se muevan políticamente. Por otra parte, problemas en Honduras o Yemen ni se registran fuera de ellos. Esta desigualdad, de acuerdo con él, se reforzará si la competencia hacia la hegemonía por Inteligencia Artificial se realiza sin tomar estas irregularidades en cuenta, ya que se concentraría aún más el poder y dinero en menos países, dejando a otros, como el nuestro, en situaciones todavía más precarias, ya que rubros como la labor manual, serían
irrelevantes. Sería, de acuerdo con Harari, una situación posiblemente peor que la Revolución Industrial, en la cual un puñado de países concentraron su poder y riqueza, y luego se expandieron a colonizar el resto del mundo; una decisión catastrófica tanto para los ecosistemas como para el desarrollo de los demás países y sus culturas, muchas de las cuales se extinguieron a raíz del impacto de la colonización.

Estas son advertencias y no predicciones que el historiador Yuval Noah Harari ha proclamado. Las declaraciones del señor Euceda posiblemente fueron tomadas fuera de contexto, pero lo cierto es que en la entrevista de Harari, que se cita como predicción apocalíptica, Harari no menciona una fecha de extinción para Honduras ni para ningún otro país, no es un adivino con una bola de cristal, con la cual predice la destrucción o nacimiento de países y naciones. Es un historiador, y como historiador se basa en hechos y datos, cosa que las interpretaciones sobre sus proclamaciones lastimosamente, no han hecho. El porqué de este fenómeno de tergiversación podría dar fuente a otras hipótesis más oscuras sobre nuestros intelectuales y medios de comunicación.

Por los momentos, lo tendremos como un error de dedo relativamente inofensivo.

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América