Sube a 88% el consumo de combustibles en zona rural

MA
/ 17 de febrero de 2021
/ 02:53 am
Síguenos
01234
Sube a 88% el consumo de combustibles en zona rural

Más

En consumo de combustibles en las zonas rurales hondureñas mostró una ligera mejora de enero a la fecha, al ubicarse en 88 por ciento, mayor en comparación al menor dinamismo mostrado por las ciudades, según reportes del sector gasolinero.

Este comportamiento refleja que el efecto de las restricciones de circulación en el interior del país para reducir los contagios de la COVID-19 se han ido disipando, comentó la directora ejecutiva de la Asociación Hondureña de Distribuidores de Productos del Petróleo (Ahdippe), Saraí Silva. Además, porque el sector agro ha continuado operando bajo la pandemia.

En las ciudades principales donde se genera el mayor consumo, los datos generales muestran una recuperación del consumo de “80 a 85 por ciento y en el interior anda entre un 85 a 88 por ciento”, dijo Silva en base a estadísticas oficiales.

Esto no quiere decir “que ya llegamos a la normalidad, creo que la reactivación económica en el tema de la industria también ayuda, porque el año pasado hubo una depresión por el tema de la pandemia”, aclaró.

La representante de los gasolineros, cree que este sector recobrará la normalidad en la media en que se empiece a vacunar a la población contra el virus y se recupere la economía de la contracción del año pasado.

Sin embargo, economistas recomiendan prestar atención al efecto “rezago” de la caída del PIB -10.5 por ciento del 2020 y la incertidumbre política que podría explotar este año con los dos procesos electorales en frente.

De acuerdo a analistas, estos números de los gasolineros revelan que la economía se está reactivando desde en el sector agro, mientras que se ve deprimida en los centros urbanos del país donde el contagio del patógeno continúa en auge.

Fuente: Ahdippe

Por el lado de los precios, los distribuidores de combustibles consideran que las alzas continuarán ya que todos los factores que inciden, apuntan a más incrementos, a excepción de la depreciación del lempira frente al dólar que es el único elemento a favor en este momento.

Asimismo, y en base a datos de precios, la Ahdippe descarta que los incrementos, especialmente en la gasolina superior, eleven la canasta básica alimenticia, ya que los monitoreos muestran que no existe una relación directa entre ambos fenómenos.

No obstante, los consumidores consideran que las alzas al combustible sirven de pretexto para que algunos comerciantes inescrupulosos se aprovechen de una coyuntura como esta para aumentarle a los alimentos.

El argumento de las amas de casa coincide con el punto de vista a la inversa de Silva, argumenta que cuando los combustibles bajan, los productos de la canasta básica se mantienen elevados.

Con ello se descarta que la cotización de los combustibles tenga un impacto directo y fuerte sobre el costo de vida medido por el acceso a los alimentos de primera necesidad, según los distribuidores de petróleo. (JB)

DATOS
En las ciudades el consumo sigue deprimido en un 80 por ciento, mientras la zona rural encabeza las ventas de combustibles por arriba del 88 por ciento. Esto se explica porque en el interior las restricciones de circulación se han relajado y por las actividades agrícolas en auge como la producción de café que para enero y febrero es fuerte con la recolección de grano maduro. La normalización de las ventas de combustibles dependerá de lo pronto que comience la vacunación y consecuentemente, la reactivación económica ya que los carburantes mueven las actividades productivas.

Un leve aumento en la demanda este año reportan los gasolineros, en comparación al 2020 cuando las ventas cayeron por confinamiento y huracanes tropicales.
©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América