Esposos Valladares Castellanos celebran sus bodas de oro

ZV
/ 26 de febrero de 2021
/ 12:11 am
Síguenos
01234
Esposos Valladares Castellanos celebran sus bodas de oro

Más

Hace cincuenta años, vivieron el momento más feliz de sus vidas, su boda, el doctor en Medicina y Cirugía, Evandro Valladares Valladares y la guapa doctora en Química y Farmacia Ana Guillermina Castellanos Delgado.

Los sentimientos que los unieron ese día, perduran cinco décadas después, con miles de razones para continuar manteniendo vivo ese amor.

La joven pareja llegó al altar, el 27 de febrero de 1971, en la iglesia María Auxiliadora de Comayagüela, tras un romántico noviazgo de 26 meses, lleno de hermosos detalles.

En esa fecha apenas comenzaba una maravillosa historia de amor, que se ha fortalecido con el tiempo, gran aliado para esta pareja y que les ha permitido consolidarse como los excepcionales seres humanos que son.

Les acompañaron en su boda, familiares y su selecto grupo de amigos, quienes fueron testigos de la promesa de amor que pronunciaron y que cada día cumplen plenos de amor, confianza y armonía.

Luego de la emotiva ceremonia religiosa oficiada por el padre Eduardo Campos, los recién casados, acompañados de sus invitados se trasladaron al Colegio de Abogados de Honduras, para festejar su matrimonio en una elegante recepción.

Consolidaron su matrimonio, el fruto de ese amor, el nacimiento de sus tres hijos, los hoy doctores Evandro, Eliana y el abogado Guillermo, quienes a su vez, les dieron ocho nietos, que completan su felicidad.

El especial acontecimiento en la vida de los conocidos profesionales, sus bodas de oro, será celebrado este sábado en la privacidad de su hogar, rodeados de sus hijos y nietos, quienes brindarán por la felicidad de ellos, deseándoles muchos más años juntos, como protagonistas de una linda historia de amor eterno.

A continuación el doctor Evandro le dedicó estos románticos versos a su esposa

Veintisiete de febrero
fue llenada mi ilusión,
entraste a mi corazón
desde entonces yo te quiero.
Ha sido un amor sincero
que llenó toda mi vida
y su punto de partida
lo marcaron ya las rosas
que tan frescas y olorosas
llevaban frase encendida.

Y llegó el aniversario,
los cincuenta años cumplimos
desde cuando nos dijimos:
será un amor lapidario.
Como constante rosario
rezando cuentas de amor
dando constante sabor
a ilusiones y esperanzas
y dar dichosas andanzas
con hijos alrededor.

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América