FNAMP tras la pista de “artesanos” que modifican armas a pandillas

MA
/ 19 de abril de 2021
/ 03:25 am
Síguenos
01234
FNAMP tras la pista de “artesanos” que modifican armas a pandillas
En la colonia Nueva Esperanza fue capturado “Little Boy” supuesto gatillero y adiestrador de sicarios en poder de un fusil con silenciador sofisticado.

Más

Líderes y miembros de las estructuras criminales Mara Salvatrucha “MS-13” y de la pandilla 18, al verse acorralados en operativos han adoptado la estrategia de modificar potentes fusiles y pistolas automáticas, con silenciadores y otros artefactos, para evitar decomisos y capturas, alertó la Fuerza Nacional Antimaras y Pandillas (FNAMP).

Lo anterior quedó en evidencia, el fin de semana con la captura de un pandillero conocido en el bajo mundo como “Little Boy”, supuesto “gatillero” a quien se le decomisó un fusil de asalto con un sistema de silenciador sofisticado que en ataques armados contra víctimas de extorsión y rivales.

Con este fusil de asalto, la FNAMP contabiliza en el 2021, el decomiso de 117 armas de fuego, entre AK-47, M-16, R-15, incluyendo escopetas.

Se incautó municiones de diferentes calibres, las que eran utilizadas para cometer hechos violentos relacionados con disputas y control de zonas, las que terminan en algunos casos en homicidios múltiples. “Gracias a estos operativos diarios se aporta a la reducción de muertes violentas en el país”, indicó un analista antipandillas.
Este experto de la FNAMP en combate frontal contra “maras” y pandillas, sospechó que las organizaciones criminales contratan talleres artesanales clandestinos, para modificar sus armas de fuego, en un intento de volverlas más potentes y sofisticadas.

De esta forma tratan de evolucionar en su actuar criminal, pero la FNAMP continúa reforzando los trabajos de inteligencia e investigación para sacar de circulación esas armas y encontrar los talleres artesanales.
A la fecha se han decomisado fusiles de asalto con miras de alta precisión que según especialistas permite disparar desde largas distancias, similar a francotiradores.

En el 2020, la Fuerza Nacional Antimaras y Pandillas sacó de las calles 357 armas cortas y largas, de distintos calibres con todo y municiones.

También se han decomisado armas de fuego artesanales fabricadas en talleres clandestinos y que, en pruebas realizadas por técnicos en balística, se determinó que funcionan de forma limitada, pero no se descarta que traten de mejorar la precisión.

Se han decomisado además silenciadores para fusil con características sofisticadas, y con ello las organizaciones criminales buscan reducir el impacto de las detonaciones sin llamar mucho la atención al momento de cometer hechos violentos.

Todo este escenario con organizaciones criminales que tienen en su poder armas automáticas y de alto poder, pone al descubierto las nuevas capacidades adoptadas para mantener sus acciones delictivas.
“Esto obedece a la presión que durante años se les ha venido ejerciendo desde los cuerpos de seguridad del Estado”, agregó el experto de FNAMP.

“Recordemos que en la década de los 90 utilizaban las famosas chimbas para cometer sus crímenes y protegerse de las bandas criminales rivales, 30 años más tarde han logrado armarse de forma impresionante, a tal grado que se han decomisado granadas de fragmentación consideradas armamento bélico”, concluyó el analista. (JGZ)

Actualmente los equipos especiales de FNAMP andan tras la pista de varios talleres clandestinos, donde los pandilleros están modificando sus armas de asalto.
Solo este año suman 117 fusiles, escopetas, pistolas y revólveres, en su mayoría modificados.
Las fuerzas del orden y de antipandillas han detectado crímenes cometidos en absoluto silencio, adiestrados por especie de francotiradores.
©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América