Nacionalismo y democracia en Honduras

MA
/ 19 de abril de 2021
/ 12:57 am
Síguenos
01234
Nacionalismo y democracia en Honduras

Más

Marcio Enrique Sierra Mejía

El nacionalismo en Honduras puede estudiarse por períodos históricos. Desde su aparición en el año de 1902 hasta ahora en el 2021. Los nacionalistas transitan etapas politicas que van marcando una progresiva maduración ideológica. Es a partir de 1980. Que la convicción democrática como idea y proceso político de modernidad. Adquiere mayor esplendor.

Es en las postrimerías del siglo XX que en el Partido Nacional. Se producen cambios doctrinarios democráticos. Y emerge un liderazgo político con una firme actitud de ajustarse al proceso de construcción de la democracia en Honduras. Más para bien que para mal. Los nacionalistas dan un vuelco político inteligente. El cual. Facilita que la sociedad hondureña se encamine con mayor estabilidad política. Hacia la democracia representativa. Surgen nuevas fuerzas politicas. Y por fin los socialistas encuentran la oportunidad de aparecer en escena sin prejuicio político alguno. Es la convicción democrática del liderazgo nacionalista lo que le da al proceso político hondureño la vitalidad necesaria para el desarrollo del gobierno democrático representativo. Y lo que permite el reacomodo a favor de las reglas político democráticas. Bajo las condiciones de un mundo político globalizado que impone la expansión globalizante del enfoque económico neoliberal. Promovido en el mercado internacional. Desechándose todas las posturas politicas obsoletas para dar paso a la transición. Proceso que no fue viable en otros partidos políticos tradicionales.

En el caso de Honduras. Este proceso de apertura política rompió la tradicional postura de que el nacionalismo y la democracia son incompatibles. Y ha demostrado. Que los nacionalistas. Aceptan con sensatez y flexibilidad política. Los cambios para bien del proceso de fortalecimiento de la sociedad democrática. Tanto así. Que logran modernizar su dinámica interna y asumir nuevas posturas de apertura participativa. Cambio en el pensamiento económico. E identificación práctica con politicas públicas de inclusión social.

En la actualidad, sin embargo. El desempeño del partido nacional y la actitud política de sus líderes. Está enfrentando serias dificultades para encarar una postura democrática efectiva. Que los conduzca a ganar de nuevo la confianza política ciudadana. Los hechos de corrupción ocurridos en el manejo de los presupuestos públicos. Se han convertido en fertilizante de la oposición para atacarlos sistemáticamente. Y cuestionan su accionar al frente de los asuntos del desarrollo nacional. Alegan con un lenguaje lleno de odio y difamación el improcedente comportamiento público de algunos actores nacionalistas y ponen en entredicho las promesas y esperanzas del nacionalismo. Provocando que sus alegaciones impacten negativamente en la conciencia ciudadanía.

Ante un panorama político de tal naturaleza. ¿Acaso los nacionalistas no pueden realizar de nuevo un cambio cualitativo profundo en su actitud y postura democrática? ¿Qué harán para fortalecer el concepto del poder nacionalista? ¿Cuáles deben ser los principios éticos y morales que rijan el desempeño público? Tienen que revertir esa percepción de que las necesidades concretas de los ciudadanos en su vida cotidiana son mal atendidas. Y demostrar con hechos que sí se está actuando con responsabilidad social ante la ciudadanía.
Dar a conocer lo que entienden de nuestra nación o lo que lo nacionalistas quieren para ella. Acercarse a los problemas concretos de la convivencia porque han caído en un pragmatismo sin discusión y tolerancia. Contrarrestar la campaña política de que hay manipulación constitucional a favor del nacionalismo.

Nasry Asfura. Como candidato del nacionalismo debe demostrar que anhela el fortalecimiento de la democracia por convicción. Que camina por la vía política honesta que conduce al progreso de la democracia en vías de desarrollo que tenemos. Ser democrático es ser político íntegro. Anuente a trabajar con las estructuras. Creer en la autodeterminación. Y alejarse de las conductas antidemocráticas. Nunca relacionarse con movimientos y politicas de tipo sumamente dictatoriales. Ni con ideologías fascistas y tampoco nacionalsocialistas. Evitar la corrupción pública. Y actuar con transparencia. Prestigiar al país y a los nacionalistas con actitudes de administración pública honestas. No caer en posturas étnicas o culturales porque aumentan el descontento en la ciudadanía. Y debilitan la posición de poder. Proclamar un nacionalismo cívico o político que se identifica con la pluralidad política. A favor de fortalecer condiciones para que se pueda desarrollar la soberanía popular y la autodeterminación. Los nacionalistas creen que la soberanía popular o la de un pueblo que se gobierna a sí mismo. Se puede lograr a largo plazo. Cuando estén dadas las condiciones materiales e históricas para sustituir a la democracia liberal. Se debe evitar oligarquizar los mecanismos legítimos de participación ciudadana. Y gradualmente dar participación en la toma de decisiones al ciudadano. Ya no debe imperar la ideología del Estado botín. O esa mentalidad que cree que el Estado es proveedor permanente de billete. En fin. Los nacionalistas deben cambiar la actitud política para ganar las elecciones generales. Demostrar en los hechos su vocación democrática.

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América