¡Viene un nuevo gobierno!

MA
/ 19 de abril de 2021
/ 01:02 am
Síguenos
01234
¡Viene un nuevo gobierno!

Más

Otto Martín

Qué cosas desearía yo -soñador incorregible- de un nuevo gobierno?
Me gustaría que estuviera integrado solo por gente capacitada y, sobre todo, honrada (recuerde que acabo de decir que soy un soñador).
Pero soñar es gratis y lanzar algunas ideas también.
Por ejemplo, me gustaría que el presupuesto de publicidad de Casa Presidencial y todo el gobierno fuera absoluta y totalmente transparente.

El pueblo tiene derecho a saber cuánto se invierte en comunicaciones -realmente necesarias- sobre las actividades del gobierno.
Existiendo técnicas de medición científicas que permiten determinar la audiencia de un programa de televisión o radio, así como de la prensa impresa y las redes sociales, sería deseable que el gobierno comprara los espacios que necesita utilizando esos sistemas, tal y como hacen los anunciantes privados.
Así se evitaría la tentación de pagar anuncios o patrocinar programas que nadie escucha pero que permite al gobierno ejercer algún tipo de control (la garganta económica) sobre lo que se dice o no en los mismos.
Una cosa importante sobre el presupuesto de publicidad: Debe utilizarse únicamente para divulgar programas del gobierno, nada de defender o promover ningún funcionario.
Sueño también que se conociera públicamente en qué se invierte el dinero de la Tasa de Seguridad, centavo por centavo.

El manejo de ese dinero, hasta ahora a discreción de Casa Presidencial, no debe ser un secreto, al final de cuentas se trata del dinero del pueblo y de su seguridad.
En el caso de las Asociaciones Público Privadas, me gustaría que el nuevo gobierno nos dijera quiénes son los dueños de la parte privada, no vaya a ser que por ahí se hayan colado algunos funcionarios públicos aprovechados.

Obras como el Centro Cívico, a quién pertenece la parte privada? Son hondureños? Los conocemos?
Igual el manejo concesionado de carreteras y otros como aeropuertos, etc.
No es por nada, pero a alguien mal pensado se le podría ocurrir que algunas obras -quizá innecesarias- fueron diseñadas, aprobadas y construidas con el simple propósito de autoadjudicárselas.
De paso, se suponía que la inversión y construcción del Centro Cívico evitaría que el Estado pagara alquileres para sus diferentes oficinas e instituciones; se ha avanzado algo en eso?
Cuáles alquileres enormes se han dejado de pagar para que se justifique la obra?
Sueño también que todos los funcionarios de gobierno abran sus cuentas de banco al público, creo que a todos nos encantaría saber cuánto tienen y de dónde han sacado ese dinero.

Igual sueño con que se emita una ley que obligue a que todos los empleados públicos, desde el más bajo hasta el más alto, así como sus familiares cercanos, a utilizar los servicios de salud del Estado, nada de clínicas privadas.
Lo mismo con la educación, se atrevería algún gobierno a emitir una ley que haga obligatorio que los hijos de todos los funcionarios públicos estudien en las escuelas, colegios y universidades del Estado?
Nada de colegios privados para ellos.

Garantizo que tanto la educación como los servicios de salud del pueblo mejorarían de manera casi instantánea.
Esos sueños de igualdad son un excelente material para los candidatos a competir por el nuevo gobierno, les regalo las ideas, les garantizo que conseguirían gran cantidad de votos de todos los que -como yo- aún se atreven a soñar.

ottomartinwolf2@gmail.com

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América